NEGOCIOS

Apple se sumó a la lucha mundial por el cobalto

Teme escasez del mineral a largo plazo por auge de vehículos eléctricos que lo usan para sus baterías.

Autos eléctricos. Incrementaron sus ventas en un 51% en todo el mundo, durante 2017.
Autos eléctricos. Incrementaron sus ventas en un 51% en todo el mundo, durante 2017.

Apple está en conversaciones para comprar suministros de cobalto a largo plazo para sus baterías de iPhone directamente de los mineros, reportó Bloomberg el miércoles citando fuentes. El fabricante del iPhone está buscando firmar contratos para comprar varios miles de toneladas métricas de cobalto durante cinco años o más.

La tecnológica se adelanta ante el creciente mercado autos eléctricos necesitan el mineral para sus baterías.

«Los vehículos eléctricos entraron en la edad adulta en 2017, con un crecimiento de ventas del 51%» en el mundo, constatan los analistas de Macquarie, aunque creen que el freno de los subsidios estatales en China podría ralentizar este crecimiento en 2018.

Muchos países prevén eliminar gradualmente los coches de gasolina y diésel, lo que lleva a los fabricantes a prepararse para un aumento de la demanda de vehículos eléctricos.

Y eso necesita un suministro constante de cobalto, un metal que permite producir baterías más ligeras y resistentes.

El gigante de las materias primas Glencore, anunció en diciembre que estaba en conversaciones con Volkswagen y Tesla para venderles cobalto, según declaraciones de su director general Ivan Glasenberg divulgadas por Bloomberg. Glencore espera producir 63.000 toneladas de cobalto en 2020, en comparación a las 27.000 toneladas de 2017.

Las baterías eléctricas usadas en la electrónica, todavía representan el 72% de la demanda de cobalto para baterías

Aunque las necesidades de cobalto han aumentado en los últimos años por su uso en la fabricación de smartphones y tabletas, la producción sigue siendo mayor que la demanda, porque las ventas de vehículos eléctricos solo representan una pequeña parte de la industria automovilística.

«Las baterías eléctricas usadas en la electrónica de consumo todavía representan el 72% de la demanda de cobalto para baterías», explican los analistas de Darton Commodities, especialistas en comercio de cobalto, en su informe anual.

«El mercado tendrá una sobreoferta hasta que se materialicen las previsiones de crecimiento exponencial de las ventas de vehículos eléctricos, alrededor de 2020», advierten.

La apuesta de los inversores por el cobalto disparó los precios de este metal, cuya cadena de producción aún es frágil. En London Metal Exchange (LME), el mercado de referencia para los metales, el precio de la tonelada alcanzó los US$ 82.000 a mediados de febrero, su precio más alto desde que empezó a cotizar en el LME, en 2010.

Otra razón que explica la excitación en los mercados con el cobalto es que muy pocas veces procede de minas especializadas sino que se extrae en gran medida como un producto secundario de las minas de cobre y níquel. «El resultado es que las reservas probadas de cobalto dependen de la viabilidad económica de las minas de níquel y cobre», advierten los analistas de Natixis.

En consecuencia, una caída de los precios de estos metales podría reducir su extracción y, de rebote, la de cobalto, aunque el aumento de los precios de este mineral están impulsando proyectos de minas dedicadas exclusivamente a él.

Más de la mitad de la producción minera de cobalto en 2017 procedía de la República Democrática del Congo. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)