NEGOCIOS

Alibaba expande su imperio para parecerse a Google y su lucro cae

La compañía perdió cerca de US$ 60.000 millones en valor de mercado desde que sus acciones alcanzaron su máximo en enero.

Inversión. La inyección de Alibaba dinero valoriza a Cainiao en US$ 20.000 millones.
Online. Los ingresos por esta vía aumentaron un 60% en los primeros tres meses. (Foto: EFE)

Alibaba, el gigante de las compras online, se desconecta cada vez más. Eso está poniendo nerviosos a algunos inversores.

La compañía china reportó días atrás una caída en las ganancias de casi 30% en el último trimestre, la primera baja de este tipo en un año y medio. Una razón es que Alibaba tuvo un aumento en las ganancias el año pasado al vender sus acciones en una app de redes sociales. Otro culpable, sin embargo, fue el gran gasto en negocios de Alibaba fuera del comercio electrónico, incluida la computación en «la nube» y el comercio minorista tradicional, que a la compañía le gusta llamar «nueva venta al por menor».

Esas empresas son parte del plan de Alibaba para ampliar su imperio y convertirse en una compañía de tecnología de servicio completo similar a Google. Pero algunos inversores parecen preocuparse por el costo de dicha expansión para las ganancias de la compañía. Alibaba ya perdió unos US$ 60.000 millones en valor de mercado desde que sus acciones alcanzaron su máximo en enero.

Sin embargo, se mantienen muy por encima de su nivel hace un año, gracias a la fortaleza del negocio central de Alibaba: el online. El primer trimestre, los ingresos totales crecieron más de 60% frente al mismo período del año pasado, informó la compañía. Agregó que espera un ritmo similar de crecimiento de las ventas para el próximo año fiscal.

Para la que se ha convertido en una de las compañías de Internet más grandes del planeta, nunca es fácil descubrir cómo crecer aún más. O barato. En marzo, invirtió US$ 2.000 millones adicionales en su emporio online del sudeste asiático, Lazada, que compite con Amazon en la región. De vuelta en su casa en China, la compañía está invirtiendo fuertemente en sus negocios de entretenimiento y servicios en «la nube», los cuales pierden dinero. Y está expandiendo su huella en la venta minorista física para recopilar diferentes datos sobre los hábitos y deseos de los clientes.

Pero en comparación con ser un intermediario online, operar tiendas en el mundo real es costoso y complejo. Hema, la cadena de supermercados de alta tecnología de la compañía, ahora tiene docenas de tiendas en toda China, una gran parte de las cuales abrió solo en los primeros cuatro meses del año.

No son minimercados modestos. Una tienda típica podría contar con tanques de langostas y cangrejos vivos, un bar con cerveza de barril y una parrilla donde los filetes se cocinan a pedido. Por encima de las cabezas de los clientes circulan bolsas de comestibles en cintas transportadoras, que serán entregadas en casas cercanas.

Dejando a un lado los alimentos frescos, Alibaba también ha invertido en ser un minorista de productos electrónicos, una cadena de mejoras para el hogar y un operador de grandes almacenes. Recientemente, abrió un centro comercial en su ciudad natal, Hangzhou. Tomó control el año pasado de su filial de logística, Cainiao, y en abril del servicio de entrega de alimentos Ele.me.

Todo esto algún día podría convertir a Alibaba en el gran habilitador del comercio online y offline. Pero por ahora, son actividades nuevas y desconocidas para una compañía que se enorgullece de no poseer mucho en mercancías, almacenes, camiones de reparto u otros activos físicos.

«Me gusta Hema», dijo Tian X. Hou, fundador de T.H. Data Capital, una firma de investigación en Beijing. «Pero la gerencia de Alibaba va a tener que pensar mucho, y pasar por un montón de ensayo y error».

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º