Innovación

Agrónoma creó su empresa de snacks e "indignó" a multinacionales

La chilena Carolina Echenique contó su historia en el seminario de OMEU; en solo ocho años logró con su empresa Tika llegar a una decena de mercados y tener un 8% de participación en el chileno

Echenique. "Revolucionamos y nos colamos por donde los grandes no supieron ver". Foto: Gentileza OMEU.
Echenique. "Revolucionamos y nos colamos por donde los grandes no supieron ver". Foto: Gentileza OMEU.

Tika, en quechua, significa flor. Y florecer era el camino que debía transitar Carolina Echenique. Hoy su empresa de snacks artesanales alcanzó a 6.000 puntos de venta en su país, captó un 8% del mercado local y sus productos también llegan a una decena de países, incluidos EE.UU., China y Uruguay, aunque le llevó bastante tiempo encontrar su rumbo.

La empresa utiliza como materias primas vegetales, tubérculos e ingredientes en general que en Chile nunca se habían usado en la industria y crea alimentos que están certificados libres de gluten, sin químicos ni saborizantes artificiales.

«Cambiamos paradigmas, cambiamos conceptos. Llevábamos 30 años en Chile comiendo papas blancas, llenas de aceite, de sal, de saborizantes», resaltó Echenique al disertar el martes en el seminario anual del programa Más Emprendedoras, que impulsa la Organización de Mujeres Empresarias del Uruguay (OMEU).

Grandes empresas y multinacionales eran su competencia. «Revolucionamos y nos colamos por un orificio chiquitito que los grandes no supieron ver. Creamos este nicho maravilloso de chips de otros vegetales, que tenían colores, naturalidad, espontaneidad, hablaban de nuestra tierra e integraban a pequeños agricultores», añadió la empresaria, de una formación universitaria muy diversa.

Echenique descubrió que las papas de colores —de las que se cultivan 268 variedades en el sur chileno (en el Archipiélago de Chiloé)— presentan pigmentos naturales y «en 500 años de historia nadie había pensado en emplear estas materias primas industrialmente». Así logró ganarse la confianza de 68 mujeres que ahora viven de la agricultura, mientras que antes acostumbraban a ver que lo que no se vendía en las ferias «terminaba en las bocas de los chanchos».

Riesgos. Su proyecto implicó "competir en una industria imposible". Foto: Gentileza OMEU.
Riesgos. Su proyecto implicó "competir en una industria imposible". Foto: Gentileza OMEU.

Hoy el 70% del contenido del snack «Tika Chiloé» se elabora con vegetales que producen estas mujeres y varias de ellas ni siquiera han ido a Puerto Montt, la ciudad grande más próxima al archipiélago. «La idea es que sea el 100%», adelantó.

Echenique no tenía grandes presupuestos para invertir en marketing, apostó a diferenciarse en los procesos de fritura, horneo y en el aceite. Montó un laboratorio, se puso a hacer pruebas y optó por envases con una estética distinta (no los tradicionales metalizados) y sistemas de «abre fácil» y doy pack.

La idea de su empresa comenzó hace ocho años mientras dormía, con un «maravilloso sueño» mientras transitaba el duelo por la muerte de uno de sus hijos. Cuando llegó al producto final entendió por qué había estudiado ocho químicas en la universidad, por qué cursó biología y agronomía. También comprendió por qué le había servido acompañar a su esposo mientras realizaba su MBA en Harvard, aunque en aquella época se había sentido perdida por tener que abocarse a las tareas de hogar. «Es como decía Steve Jobs, los puntos se van conectando», aseguró.

el dato

6

Son los puntos de venta que tiene la empresa en Chile, además de exportar a una decena de países en cuatro continentes.

Su proyecto implicó «competir en una industria imposible». El precio de sus productos equivalía a «tres veces» el de una papa frita convencional, pero logró triunfar a base de «un sello innovador». Incluso ganó en su país el premio Product Of the Year.

«Indignamos a los gigantes. Eso es lo que más me gusta: fuimos capaces de indignar a las multinacionales que con tremendos presupuestos y áreas y todo tipo de gerencias y gente especializada lograban productos fantásticos. Nosotros logramos con pasión y garra dar una fuerza grande a un producto que no sabíamos si la gente iba a entender o le iba a dar un valor», dijo con orgullo la empresaria.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º