NEGOCIOS

Acelerador a fondo por ser el Tesla de los camiones de entrega

Nuevos fabricantes de vehículos aceleran sus planes para producir flotas comerciales eléctricas ante el auge de la demanda de los envíos; en el camino están captando millones de grandes inversores

Entregas de Amazon
El auge de los envíos activa el negocio de los camiones y entregas

Una empresa como Workhorse Group, que emplea a 130 personas y tuvo ventas de menos de US$ 1 millón en los primeros nueve meses del 2020, normalmente no atraería atención en Wall Street. Pero estos no son tiempos normales.

Workhorse tiene como objetivo fabricar furgonetas de reparto eléctricas. Su stock se multiplicó por siete el año pasado y no está sola. Varios de sus competidores comenzaron a cotizar en el mercado de valores en los últimos meses y han visto dispararse los precios de sus acciones.

Debido al éxito de Tesla, muchos inversores se han convencido de que los vehículos eléctricos no son una moda pasajera y que ya está en marcha una transición real de los motores de combustión interna. Durante un tiempo, los inversores apostaron casi exclusivamente a Tesla, pero ese capital se ha extendido a los fabricantes de vehículos comerciales como Workhorse ante la previsión de grandes pedidos de empresas como Amazon y UPS, que entregan más paquetes cada año y se han comprometido a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero.

«Hemos tenido unas 180 reuniones individuales el último año con diferentes fondos e inversores interesados en escuchar nuestra historia (...). El teléfono suena todo el tiempo», dijo el director financiero de Workhorse, Steve Schrader.

A diferencia de algunos rivales, Workhorse no es una startup y ha estado fabricando pequeñas cantidades de camiones eléctricos durante años. La compañía ha tenido problemas a veces y al menos una vez casi se quedó sin efectivo, pero los ejecutivos tienen la esperanza de que su éxito repentino esté cerca.

El interés en vehículos comerciales eléctricos es una de las razones por las que Wall Street adoptó a Nikola, una startup que apunta a fabricar camiones pesados ​impulsados​ por hidrógeno, cuya capitalización de mercado superó brevemente la valoración de Ford en junio. Incluso después de una caída de más del 75% en el precio de sus acciones, en gran parte impulsada por la afirmación de un fondo de cobertura de que la compañía había exagerado sus capacidades, Nikola tiene un valor de mercado de más de US$ 6.000 millones.

Al menos una docena de empresas que intentan fabricar vehículos eléctricos o tecnología relacionada se han hecho públicas en el último año.

Estos recién llegados que cotizan en bolsa incluyen a Hyliion Holdings, valorada en más de US$ 2.000 millones. Intenta desarrollar sistemas de propulsión eléctrica para semirremolques. Lordstown Motors, en la que Workhorse tiene una participación, trabaja en una camioneta pickup comercial eléctrica y tiene una capitalización de mercado de US$ 3.000 millones.

Arrival, con sede en Londres, planea fabricar furgonetas y autobuses de reparto eléctricos. Las automotrices coreanas Hyundai y Kia han invertido cerca de US$ 120 millones en la empresa. UPS, que también ha invertido, se comprometió a comprar 10.000 camionetas de la compañía. Se espera que comience a cotizar en el primer trimestre de 2021.

Otra empresa, Rivian, no salió a bolsa, pero ya recaudó varios miles de millones de dólares de T. Rowe Price, Amazon, Ford y otros. Está desarrollando una camioneta y un SUV para consumidores y un camión de reparto para Amazon.

La propia Tesla planea fabricar un semirremolque a batería. Está construyendo una planta en Texas para producirlo, así como una camioneta para los consumidores. Informó que espera comenzar a fabricar este año, pero advirtió que la producción estará limitada por un tiempo, por dificultades en el suministro de celdas de batería.

Hacen cuentas

Por supuesto, no hay garantía de éxito para ninguno de estos fabricantes. La competencia será dura, incluso de las automotrices tradicionales que tienen experiencia en fabricación y relaciones establecidas con grandes operadores de flotas.

Ford, Mercedes-Benz, General Motors y Fiat Chrysler planean vender camionetas y camiones eléctricos.

«No todos los jugadores van a lograrlo, pero ahora mismo hay un bombo increíble», afirmó Gregory Lewis, analista de BTIG Research.

Amazon, UPS, FedEx y otros propietarios de grandes flotas de reparto han delineado planes para reducir sus emisiones de carbono y cambiar a camiones de cero emisiones. Y, en junio, California ordenó que estas flotas comenzaran la transición a vehículos de cero emisiones en 2024.

Además de los 10.000 camiones de Arrival, UPS ha pedido 1.000 a Workhorse. Unos 350.000 camiones de reparto se venden anualmente en EE.UU. y el mercado se expande a medida que crece el negocio de las entregas.

Se espera que el Servicio Postal de EE. UU. seleccione uno o varios fabricantes para suministrar vehículos nuevos para su antigua flota a fines de marzo, un contrato que sería multimillonario. Workhorse es uno de los finalistas.

Muchas camionetas de reparto viajan 150 kilómetros o menos en un día, por lo que no necesitan paquetes de baterías grandes que alimenten a un vehículo por casi 500 kilómetros antes de necesitar una recarga. Las flotas eléctricas pueden recargarse en los depósitos durante la noche, por lo que la disponibilidad de estaciones de carga públicas no es una preocupación. Y los propietarios de flotas están dispuestos a pagar más por un vehículo eléctrico, dijo Ryan Pritchard, propietario del fabricante Pritchard Commercial. Explicó que normalmente se mira cuánto costará poseer y operar los vehículos durante 15 a 20 años.

Un operador de flota podría gastar US$ 300.000 para tener y operar un camión diesel por 20 años, pero el costo de uno eléctrico puede ser menos de la mitad, según Workhorse.

Entre su fundación en 2007 y 2019, Workhorse entregó 365 vehículos, en su mayoría camiones diésel adaptados para operar con baterías. UPS utilizó algunos como vehículos de prueba. En base a esa experiencia, Workhorse diseñó su Serie C para ser eléctrica desde cero y los analistas creen que es un fuerte competidor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados