EMPRESAS

Un accidente en la ruta disparó una idea de negocio: la "historia clínica" de autos usados

La empresa argentina Motortale fue creada en marzo por tres compañeros de facultad; ya tiene 22 millones de datos y cubre el 70% del parque automotor: en promedio, posee tres datos por vehículo registrado

Los tres creadores de Motortale: Lucas Abriata, Tomás Galuccio y Tomás Ventura. Foto: La Nación/GDA.
Los tres creadores de Motortale: Lucas Abriata, Tomás Galuccio y Tomás Ventura. Foto: La Nación/GDA.

Tomás Galuccio y su papá iban por la ruta entrerriana cuando se les atravesó un auto que destruyó casi por completo la camioneta en la que viajaban. Salieron ilesos y pudieron gestionar el desastre con el seguro. Un año después, encontraron su antiguo vehículo estacionado cerca de su casa: estaba reconstruido y tenía una vida nueva. «Quien lo maneja hoy, ¿sabrá lo que le pasó en el pasado?», se preguntaba el estudiante universitario.

Mientras tanto, su compañero de la facultad, Lucas Abriata, hacía crecer su canal para «fierreros» en YouTube, donde tiene más de 45.000 suscriptores.

Reseñas de autos, curiosidades y coberturas de eventos de automovilismo, todo en clave youtuber. La carrera que eligieron, Economía en la Universidad Di Tella, los cruzó: se hicieron amigos y compartieron sus historias de cuatro ruedas.

Sumaron a un tercer compañero, Tomás Ventura, y crearon una empresa de «investigación» de autos usados. Se llama Motortale, inició actividades este año y promete un informe del vehículo que el usuario quiera comprar a cambio de un pago único. El potencial comprador visita la web de la compañía, ingresa la patente del rodado y por U$S 17 recibe un documento y conoce, entre otros datos, si su objeto de deseo funcionó a gas, si fue taxi, si sufrió siniestros y si tiene multas.

«Así podés buscar y tener mucha más información, en vez de tener que confiar en la palabra del vendedor», resume el emprendedor.

Galuccio detalla que «hay muchos datos públicos, pero también otros que no se podrían conseguir de otra manera». Por ejemplo, para saber si un auto tuvo un siniestro, la startup prepara un registro «crowdsourced», es decir, con ayuda de quien quiera sumarse.

Tomás Galuccio creó Motortale. Foto: La Nacion / GDA.
Tomás Galuccio creó Motortale tras un accidente de tránsito en la ruta entrerriana. Foto: La Nacion / GDA.

A través de una línea de WhatsApp, Galuccio y sus socios reciben fotos de autos accidentados de cualquier persona que los encuentra en la calle. En la imagen debe estar visible la patente del vehículo. De esa manera, la compañía elabora una base de datos de accidentes. Ya participaron más de 500 personas, que mandaron 35.000 fotos.

Los emprendedores tienen entre 22 y 23 años y recibieron ayuda de sus padres para juntar recursos necesarios para empezar. Tomás Galuccio es sobrino de Miguel, ex-CEO de YPF y creador de la petrolera Vista, con inversiones en Vaca Muerta. Asegura que, si bien su tío no participa, es buen consejero cuando lo necesitan.

El lanzamiento de Motortale fue el 10 de marzo. A esa altura, la compañía ya tenía recolectados seis millones de datos; hoy tiene 22 millones y cubre el 70% del parque automotor. En promedio, posee tres datos por vehículo registrado.

«El lanzamiento fue bastante medido. Teníamos como objetivo validar el producto con clientes. En otras palabras, fue un lanzamiento beta. Lo hicimos solamente través del canal de YouTube de Lucas Abriata, el socio influencer», explica Galuccio. La compañía ya vendió más de 100 informes de vehículos y apunta a facturar US$ 90.000 el primer año. «El próximo paso es tener acceso a bases de datos de servicios de reparación oficiales y de aseguradoras para extender el alcance de los informes».

Por el momento, Tomás Galuccio asegura que la mayoría de sus clientes son hombres de entre 28 y 35 años, pero que eventualmente planean apuntar a que el caudal de pedidos llegue en su mayoría de parte de las concesionarias de usados. «Queremos lograr la transparencia en el mercado», cierra el emprendedor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error