Negocios

Accesorios uruguayos para el mundo

La cadena Lolita crece con la marca Symphorine; tendrá tres tiendas en el país y planea internacionalizarse.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sello propio. La estética de los locales evoca a las florerías de París. (Foto: Cortesía Symphorine)

La empresa uruguaya Lolita continúa con su expansión no solo mediante la apertura de nuevas tiendas, sino que ahora se diversifica en una nueva categoría como los accesorios, a través de su nueva marca Symphorine.

Bijou, carteras, sombreros, billeteras, prendas de cuero, entre otros productos —fabricados tanto a nivel local como en el exterior—, componen el mix de la marca, explicaron los responsables del proyecto a El Empresario.

«Lanzamos Symphorine porque detectamos que a nivel global no había una marca de accesorios de moda que tuviera un ADN romántico femenino», analizaron.

Symphorine comenzó a gestarse hace un año y medio y debutará en el mercado local con tres tiendas propias: la primera abrirá a inicios de agosto en el shopping Tres Cruces; la segunda estará instalada en el shopping Melancía (en Rivera) y se inaugurará el 1° de septiembre, mientras que la tercera funcionará desde octubre en Punta Shopping.

Una segunda fase del proyecto implica la internacionalización de la marca, a partir de febrero o marzo del año próximo. Esta estrategia se apoyará en el sistema de franquicias. La mira está puesta en los países donde ya opera Lolita, con prioridad en los mercados de Brasil, Paraguay, Bolivia, Perú, Ecuador, Nicaragua, Guatemala, Costa Rica, Puerto Rico, Sudáfrica y Dubái.

El proceso de internacionalización se irá ajustando de acuerdo al desempeño de la marca a nivel local. Para ello, buscará posicionarse en el mercado no solo a través de sus productos sino también mediante la localización y la arquitectura de sus puntos de venta.

ADN francés.

La nueva marca es descrita como «femenina, delicada y sensible, con su foco puesto en los detalles».

El perfil de público al que apunta Symphorine son las «mujeres jóvenes, cosmopolitas, que siguen las tendencias sin perder el buen gusto» y que «buscan diferenciarse a través del uso de accesorios de moda», enumeraron desde la empresa.

La diferenciación es una idea fuerza que guía a la compañía.

«Lo que logramos es lanzar una marca de accesorios que no estuviera basada en ninguno de los conceptos que actualmente existen en el mundo, queríamos que fuera totalmente innovadora y disruptiva». Así, apuesta a hacer de sus accesorios un sinónimo de moda y «no un commodity» para sus consumidores.

Un sello distintivo que propone Symphorine es su relación simbólica con el mundo europeo, en particular con imágenes que evocan a Francia y su espíritu bohemio.

Por ejemplo, hay una deliberada analogía que asocia la marca con las flores —Symphorine es el nombre de una especie francesa— y las florerías parisinas, algo que se refleja tanto en el cuidado con que se presentan los productos en la tienda así como en la decoración escogida.

En los locales resalta el uso de colores desaturados, cercanos a los tonos pasteles, y la aplicación de detalles minimalistas como parte de la decoración. También destaca el uso de texturas nobles en los materiales tanto en lo arquitectónico como en el mundo gráfico y el packaging de la marca, concluyeron. Con esa impronta saldrá al ruedo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados