Tendencias

¿El aburrimiento puede medirse? ¿Cuánto afecta a la economía?

Los efectos de la pandemia pueden ser terribles y tediosos; una de las consecuencias del hastío colectivo es que determina las compras y la productividad

aburrirse
Aburrimiento. Tener más tiempo libre y ahorro impacta en diferentes niveles de la economía. 

Mark Hawkins es un experto en aburrirse. Cuando estudiaba para obtener el título de consejero, estaba fascinado con los artículos sobre los beneficios terapéuticos del aburrimiento. De hecho, escribió el libro El poder del aburrimiento. En su tiempo libre, le gusta sentarse en su sofá y mirar por la ventana.

«Es muy difícil, pero trato de aburrirme lo más posible», contó en una entrevista reciente.

Sin embargo, durante la pandemia, incluso Hawkins, de 42 años, que vive en Columbia Británica (Canadá) con su esposa, en ocasiones se aburrió de aburrirse. Desesperado por recibir algún estímulo, recurrió a Amazon, donde encarga «principalmente libros», como la traducción de Ursula K. Le Guin del Tao Te Ching y El libro tibetano de la vida y la muerte, de Sogyal Rinpoche.

«Recibo las cosas a las pocas horas de haberlas pedido», dijo Hawkins. «En términos de cómo está afectando la economía, queremos comprar más y más porque muchos estamos aburridos en casa, así que estamos comprando en línea».

Hay muchas formas disponibles de evaluar cómo el coronavirus afectó a la economía. La pandemia diezmó el mercado laboral, llevó la tasa de desempleo al 6,3% en enero, casi el doble de lo que era un año antes. La restricción a las actividades hizo que los estadounidenses gastaran menos dinero, lo que llevó la tasa de ahorro a niveles extraordinarios. A medida que la gente huyó a lugares con más espacio y menos personas, los precios de las viviendas aumentaron.

La restricción a las actividades hizo que los estadounidenses gastaran menos dinero, lo que llevó la tasa de ahorro a niveles extraordinarios.

Índice de aburrimiento

Otra forma en que la pandemia impactó en la economía es aburriendo a la gente.

Al limitar los compromisos sociales, las actividades de ocio y los viajes, el COVID obligó a muchas personas a llevar una vida más tranquila, sin las desviaciones normales de la monotonía diaria. El resultado es un sentido colectivo de hastío, que está dando forma a lo que hacemos y lo que compramos, e incluso en cuán productivos que somos.

«Debido a que pasamos tanto tiempo en casa estamos invirtiendo más en él», explicó Marshal Cohen, analista minorista de NPD Group, una empresa de investigación de mercado. «Y las cosas en las que estamos invirtiendo son cosas para mantenernos ocupados», puntualizó.

El impacto del aburrimiento en la economía está poco investigado, dicen los expertos, posiblemente porque no ha habido una situación moderna como esta, pero muchos están de acuerdo en que es importante. La forma en que las personas gastan el dinero es un reflejo de su estado emocional: la respuesta a «¿Cómo estás?» se traduce en paquetes de Amazon y recibos de Target.

La forma en que las personas gastan el dinero es un reflejo de su estado emocional.

El índice de confianza del consumidor es un indicador económico que en parte mide el optimismo sobre el futuro. Una medida relacionada que podría ayudar a predecir la volatilidad del mercado o las tendencias de mejoras para el hogar: un índice de aburrimiento.

Uno de los ejemplos recientes más claros de la influencia económica del aburrimiento ocurrió cuando comerciantes aficionados, muchos de ellos seguidores del foro de Reddit Wall Street Bets, se arremolinaron en acciones de GameStop, un minorista de baja calidad para los jugadores. Estos inversores llevaron sus acciones a niveles astronómicos antes de que volvieran a estrellarse. Parte de su motivación fue la idea de que podrían ceñirse a los fondos de cobertura, que habían apostado a que GameStop caería. Parte de eso fue aburrimiento.

«Estoy aburrido, tengo US$ 8.000, ¿en qué puedo invertir para obtener al menos una pequeña ganancia?», escribió un usuario de Reddit (biged42069) en Wall Street Bets, en el apogeo del frenesí del mercado de valores. La respuesta fue unánime: GameStop.

El Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes celebró el 18 de febrero una audiencia sobre la historia GameStop. La atención se centró en la volatilidad del mercado y la negociación de acciones, pero algunos testigos reconocieron que es posible que se hayan encontrado en esta situación porque la gente tenía mucho tiempo libre.

Enumerando varios factores que podrían haber atraído a los inversores aficionados a los mercados públicos, Jennifer Schulp, directora de estudios de regulación financiera en el Instituto Cato, testificó que «el tiempo en casa durante la pandemia probablemente jugó un papel determinante».

El aburrimiento es a menudo una señal de que algo no se siente significativo, explicó Erin Westgate.

Por supuesto, millones de personas han estado más ocupadas que nunca durante la pandemia. Las enfermeras, los empleados de las tiendas de comestibles y otros trabajadores esenciales apenas han experimentado el tedio del encierro. Las mujeres que dejaron la fuerza laboral para cuidar a los niños que no pueden ir a la escuela están exhaustas y abrumadas, sus días son un torrente de clases de Zoom, cenas y horas de dormir. El aburrimiento, de alguna manera, es un lujo, experimentado por aquellos que tienen tiempo vacío y sin llenar.

Y algunos grupos de personas tienen más probabilidades de experimentar aburrimiento que otros. Las personas que viven solas, por ejemplo, son más propensas a aburrirse, dijo Daniel Hamermesh, economista de Barnard College que estudió la soledad durante los confinamientos de la pandemia. «La verdadera recaerá sobre quienes están solos», dijo. «Creo que el nexo entre el aburrimiento y la soledad tiene que ser bastante estrecho».

El aburrimiento es a menudo una señal de que algo no se siente significativo, explicó Erin Westgate, profesora asistente de psicología en la Universidad de Florida, que estudia el aburrimiento. Las emociones «actúan como estas señales automáticas rápidas que brindan retroalimentación sobre lo que estamos haciendo», agregó. En el caso del aburrimiento, «es una forma en que nuestro cuerpo y mente nos alertan de que algo anda mal».

En EE.UU, el tránsito peatonal en los lugares donde la gente va a entretenerse, como cines, restaurantes y museos, se desplomó más del 50% en los primeros días de pandemia y permanece aproximadamente un 25% por debajo de los niveles pre-COVID-19.

Sin embargo, la pandemia limitó lo que podemos hacer para que las cosas se sientan bien. Casi una cuarta parte de las personas que estaban empleadas en enero teletrabajaba o trabajaba desde casa debido a la pandemia, según datos del gobierno de EE.UU.

El tránsito peatonal en los lugares donde la gente va a entretenerse, como cines, restaurantes y museos, se desplomó más del 50% en los primeros días de pandemia y permanece aproximadamente un 25% por debajo de los niveles pre-COVID-19, según un análisis de SafeGraph.

El Informe Nacional de Impacto Emocional de la Pandemia de EE.UU., realizado en mayo, dio cuenta que el 53% de los encuestados dijo que estaban más aburridos durante la pandemia que antes.

Sentirse aburrido puede resultar en diferentes comportamientos, como aumentar la búsqueda de novedades y aumentar la sensibilidad a las recompensas, remarcó Westgate. «Si se analizan los pros y los contras de una decisión, se trata de hacer que esos pros sean más destacados», concluyó.

pintar
Aumento de actividad en el hogar
Las mejoras para el hogar también aumentaron durante la pandemia. Según NPD Group, el 81% de los consumidores en EE.UU. compró para arreglar su hogar en los seis meses que terminaron en noviembre. Sherwin-Williams tuvo récord de ventas en el cuarto trimestre y durante el año, en parte debido al sólido desempeño en sus negocios de repintado residencial y de bricolaje.

También hubo un aumento en ventas de videojuegos para mantenernos ocupados, así como productos para aliviar el estrés de la pandemia, incluidos libros de autoayuda, velas y dispositivos de mensajería. Las ventas de moldes para pan aumentaron casi un 60% el año pasado.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados