entrevista a RAFAEL RAVIOLA - GERENTE GENERAL DE HOTEL DEL LAGO

"Abrir 12 meses es una lucha de costos"

Está al frente del hotel ubicado en Laguna del Sauce, que con 5 hectáreas de jardines y una piscina enorme supone un gran desafío para balancear la ecuación del negocio y mantener los servicios durante todo el año

Rafael Raviola, gerente general de Hotel del Lago.
Vea el video.

Tiene 52 años y es oriundo de Salto. Estudió hasta segundo año de Derecho, pero su carrera desde los 27 se desarrolló en hotelería. La cadena Barceló lo llevó a Laguna del Sauce (Maldonado) a gerenciar el Hotel del Lago en 2002 y desde entonces está vinculado a los propietarios del complejo. El nivel de ocupación la temporada pasada fue de 93% y se prevé que la próxima sea aún mayor. Las cinco hectáreas de jardines y la enorme piscina de 1.700 m3 hacen que estar abiertos dando servicios todo el año sea «un sacrificio», pero Raviola dice que el hotel busca apuntar más a los eventos sociales y al público empresarial, con la meta de crecer un 10% en 2018. Es soltero y en su tiempo libre disfruta de leer.

Es gerente general hace muchos años, pero en algunos períodos no estuvo al frente del hotel. ¿A qué se debió?

Estaba trabajando en Termas del Arapey con Barceló y cuando la cadena tomó por tres años la concesión del Hotel del Lago en 2002 me trajo a trabajar a Punta del Este y comencé como gerente. Luego, retiró la marca de Uruguay (tenía hoteles en Arapey, Colonia y acá) y yo seguí trabajando con el propietario del hotel como gerente. Eso fue hasta 2008, cuando fui a trabajar a San Pedro del Timote, pero no me adapté a la modalidad de hotel turístico. Entonces, volví en 2010 y seguí hasta 2013. Ese año me ofrecieron alquilar un hotel para trabajarlo yo. Lo hice tres años, pero realmente no es redituable cuando hay que abonar un alquiler todos los meses; se hace muy cuesta arriba. Por eso, di un paso al costado y volví en 2016.

Así que siempre tuvo las puertas abiertas...

Sí, gracias a Dios, sí. En esos lapsos estando afuera siempre estuve en comunicación con el propietario y con la operativa.

¿Qué cambios grandes tuvo el hotel desde 2002?

Cuando ingresé teníamos solo 35 habitaciones y al año y medio se habilitaron las otras. Hoy tenemos 75. También se puso una piscina climatizada. Hubo muchos cambios. En un principio, la idea era hacer un hotel para golfistas, porque tenemos el club de golf al lado, pero la cadena Barceló se orienta mucho a las familias y a la recreación. Eso llevó a que el hotel sea más de familia que de golfistas. Hoy, el 85% o 90% de los huéspedes son familias con niños. Y en invierno y fines de semana están también los matrimonios mayores, con un perfil más de descanso.

¿Cómo varía el nivel de ocupación entre la temporada y el resto del año?

Le soy bien sincero: cuando recién comenzamos, entre semana a veces éramos nosotros y no había más nadie. Y el hotel estaba abierto con todos los servicios. Cuando llegaba el fin de semana y teníamos 40 o 50 huéspedes estábamos felices. Ahora entre semana estamos con una ocupación de 30% o 40% y los fines de semana con 100% en invierno. La temporada pasada fue excelente, la mejor desde que estoy en el hotel. Cerramos con un 93% de ocupación y se espera que la próxima sea mejor. En invierno nuestro público es un 87% uruguayo: viene los viernes de tarde y se queda hasta el domingo al mediodía o de tarde.

¿Y el público en temporada?

Varía. Desde mediados de diciembre hasta los primeros días de enero se nota mucho el europeo. Después, el 80% es argentino, brasileño. El chileno es más de febrero para nosotros. Está creciendo el público de Colombia, Perú y Bolivia, que antes no se veía tanto. Pero siempre el fuerte en temporada es el argentino. Después de que asumió Mauricio Macri como presidente y liberó el dólar fue el boom. A la fecha, si comparamos con el año pasado, tenemos muchas más reservas y confirmaciones.

¿Qué niveles de crecimiento prevén para 2018?

De acuerdo al presupuesto que tenemos para el año que viene prevemos entre un 8% y un 10% en el alojamiento.

¿Planean expandir la capacidad de alojamiento para aprovechar esa mayor demanda?

Hay un proyecto de expansión sobre el mismo predio, con bungalows independientes para la familia y con todos los servicios del hotel. Está en estudio, pero hay, sí.

¿Cómo se vincula el hotel con los socios del club, del golf y con la urbanización?

Aunque son tres cosas diferentes, están unidas. Trabajamos todos bajo el mismo sistema. Por ejemplo, en el hotel todos los huéspedes tienen green fee gratis en el golf. Los socios del golf tienen acceso a las instalaciones del club y las instalaciones del club son instalaciones del hotel. A su vez, tienen un beneficio si hacen uso de la gastronomía o del alojamiento. Y lo mismo pasa con la gente que compra terrenos, que vive en la zona. Si se hacen socios del club, tienen beneficios.

El campo está catalogado como uno de los mejores de Sudamérica. ¿Alojan a muchos golfistas del exterior?

Recibimos muchos grupitos de golfistas, que vienen de Argentina, Brasil, Chile. Son asiduos de todos los años, sabemos que vienen de a 10 o 15 personas. Hay un grupo de Argentina que viene tres o cuatro veces al año; son 100 golfistas que toman todo el hotel. Lo que más les llama la atención es que el green fee esté incluido dentro de la tarifa del hotel, porque a ellos pagar un green fee allá les sale creo que ?US$ 80 jugar y acá no pagan nada. También estamos promocionando las 10 canchas de tenis de polvo de ladrillo. Una empresa organiza un torneo dos veces al año. En esas ocasiones, casi el 100% del hotel está ocupado por ellos.

¿Qué porcentaje de usuarios del hotel son socios del club?, ¿cómo administran espacios?

Hay alrededor de 180 familias socias. Lo que más usan son las canchas de tenis y la piscina. Hay una perspectiva de llegar a 200 familias socias. En cierta época de la temporada a veces nos sentimos un poco presionados, porque tenemos que brindarle el servicio al huésped, pero también a los socios. En esos días nublados o ventosos que la gente no va a la playa y va a la piscina, se ve la enormidad de gente que tenemos dentro del hotel. Pero son días puntuales, no es una cosa de todos los días. A veces uno siente que no brinda el servicio que le quiere brindar al huésped. Porque no hay una diversidad de: «este espacio es de socios y este es de huéspedes», vivimos en una comunidad todos juntos. De a poco nos vamos organizando.

¿Cuál es su principal fuente de ingresos?

Alojamiento. Le siguen los ingresos por eventos sociales. Hemos tenido bodas brasileñas, de argentinos, pero la mayoría son de uruguayos, de Montevideo.

¿Cuál es la modalidad de alojamiento más solicitada?

Cuando comenzó la cadena Barceló se trabajaba muchísimo con all inclusive. Hoy tenemos todas las opciones: alojamiento con desayuno, con media pensión, con pensión completa y all inclusive. El 70% de los huéspedes toman alojamiento con desayuno.

¿Es frecuente que realicen eventos empresariales?

Se trabaja muchísimo, sí. Este año hemos trabajado mejor que el pasado, notamos un incremento. En verano no tanto, es más bien en marzo, abril, mayo y después en octubre, noviembre y diciembre. Muchas empresas nos comentan que les parece fantástico que tienen todas las comodidades y están lejos de la península; no se les escapa la gente a ningún lado y logran mejor comunión y relacionamiento.

¿Cuál es la principal apuesta para el año entrante?

Como es muy larga la temporada baja, estamos apuntando más al público empresarial. A visitar empresas, a hacer nuevos convenios, y a tratar de ofrecer más nuestros salones para ciertos congresos. Si lo logramos, creo que vamos a crecer más de un 10%.

A diferencia de otros hoteles, tienen cinco hectáreas de parques y una piscina enorme. ¿Cómo incide eso en la ecuación de costos?

Sí, eso cambia mucho la ecuación. Lograr tener el hotel abierto los 12 meses es un sacrificio, una lucha continua de costos, día tras día. Es un hotel muy grande, con muchos servicios, que tiene un mantenimiento muy importante. En invierno, la ocupación es menor y a su vez la tarifa es más baja que en temporada. En verano una habitación la podemos cobrar US$ 220 o US$ 250, pero a comienzos de diciembre estaba en US$ 120. Es una diferencia importante y el mantenimiento es uno de los costos más altos que tenemos que afrontar. La piscina se mantiene todo el año. No es que termina el verano y se abandona, porque el costo de reflotarla de vuelta es muy alto, no se puede vaciar y la imagen que se proyecta con el agua verde no es la mejor. Además, las fiestas las hacemos arriba, con vista a la piscina iluminada, que da un marco impresionante. Entonces, hay que mantenerla todo el año.

En carpeta: otra piscina y áreas solo de adultos

Los hoteles suelen hacer encuestas de satisfacción, ¿qué sugerencia reciben en forma más recurrente?

Nuestra piscina externa es enorme, pero cuando los fines de semana estamos con 100% de ocupación, hay momentos en que la climatizada se hace chica, realmente. Hay un proyecto en estudio para hacer una nueva piscina y poder separar un poco a las personas que vienen en matrimonio para estar tranquilas de las que vienen con niños. Esa es una de las sugerencias más generalizadas que recibimos. En el restaurante también nos pasa. En las vacaciones de julio o de septiembre, vienen matrimonios a descansar y se sienten «invadidos» por niños. Los fines de semana llegamos a tener alojados 40 o 50 niños. Se hizo todo un cerramiento en el frente de uso exclusivo para personas sin niños, y la idea es sectorizar otra parte más, porque nos queda chico eso. También tenemos recreadores que si ven que los niños están corriendo los invitan a bajar (a otra sala) mientras que les aprontan la comida o lo que sea… Hay padres que lo aceptan y padres que no, que quieren que el niño se quede con ellos. Hay que ser flexibles también en eso.

cifras del negocio

110

Personas trabajan en el hotel durante los meses de verano (en temporada baja desciende a 85). El complejo cuenta con 75 habitaciones y brinda servicios para eventos sociales y empresariales.

CIFRAS DEL NEGOCIO

1.700

Es la capacidad en metros cúbicos de la piscina, «la más grande de Uruguay», aseguró Raviola. El hotel destaca también por sus 10 canchas de tenis de polvo de ladrillo y cinco hectáreas de parque.

años clave

Apuntes de carrera

1999 
Se inauguró el hotel, muy enfocado a los golfistas y tenistas, dado que se apoyaba en las instalaciones del Club del Lago, que ya tenía dos décadas abierto.

2002
La cadena española Barceló desembarcó en Uruguay con su modelo all inclusive y tomó la operación del hotel. Ese año, Raviola asumió como gerente general.

2004
Se invirtió en la ampliación del hotel, con lo que se mejoró la capacidad de alojamiento. Pasó de tener 35 a 75 habitaciones.

2017
En la última temporada, el hotel logró un nivel de ocupación muy alto, difícil de mejorar (cercano al 93%), por lo que está a estudio un plan de expansión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)