PAUL KRUGMAN

Trump y los trabajadores

Con Steve Bannon fuera de la Casa Blanca, está más claro que nunca que la promesa del presidente Donald Trump de ser un populista luchando por los trabajadores valía tanto como cualquier otra promesa de Trump, es decir, nada.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Advirtió al gobierno afgano no ver el apoyo de EEUU como un "cheque en blanco". Foto: Reuters

Su agenda, tal como es, equivale a revertir a Robin Hood con un racismo extra: la estrategia republicana convencional de tomar de las familias que luchan para dar a los ricos, mientras distrae a los blancos de bajos ingresos atacando a esas personas.

A primera vista, sin embargo, la versión Trump de esta estrategia no parece estar yendo muy bien. El intento de revocar Obamacare fue casi una caricatura de la política de goteo hacia abajo, llevar lejos de la cobertura de salud a 20 millones de estadounidenses, mientras reducía los impuestos sobre un puñado de individuos ricos. Pero fue enormemente impopular, y parece haber fracasado en el Congreso.

El siguiente punto del orden del día, la "reforma fiscal", podría no ser mucho mejor. Una reforma verdadera, reduciendo algunas tasas de impuestos pero compensando la pérdida de ingresos cerrando la evasión, nunca iba a suceder. Los recortes directos de impuestos, que benefician a las corporaciones y a los ricos, al tiempo que incrementan el déficit, podrían todavía pasar, pero incluso eso parece dudoso.

¿Así que la agenda de Trump está muerta? No necesariamente, porque el goteo no ha sido toda la historia del asalto republicano a los trabajadores. O para decirlo de otra manera: no sólo ver el Congreso, hay que mantener los ojos en lo que las agencias federales están haciendo. Cuando se retrocede y se adopta una visión a distancia sobre las políticas de goteo hacia abajo, lo que se nota es que el fracaso legislativo de Trump es más la regla que la excepción. La elección de Ronald Reagan se suponía que había puesto a EE.UU. en camino hacia la reducción de impuestos y un gobierno más pequeño, y lo hizo, por un tiempo. Pero esos cambios se han invertido en gran medida.

De acuerdo con la Oficina de Presupuesto del Congreso, en 1980 el 1% pagó 33% de sus ingresos en impuestos federales. Bajo Reagan, esa proporción cayó brevemente por debajo del 25%. Pero a partir de 2013, el año más reciente cubierto, los aumentos de Obama habían traído a los impuestos federales sobre el 1% hasta el 34% de los ingresos.

¿Qué pasa con los programas de redes de seguridad? Algunos fueron salvajemente cortados; pero otros han crecido, mucho. Tomemos Medicaid, que en 1980 cubrió sólo el 7% de los estadounidenses de origen extranjero. Hoy ese número es de hasta un 21%. Por lo que respecta a la fiscalidad y el gasto, se podría concluir que la agenda económica conservadora ha fracasado en gran medida.

Pero mientras que los ricos siguen pagando impuestos y la red de seguridad se ha fortalecido en cierta forma, las décadas desde Reagan han sido marcadas por un aumento de la desigualdad, con salarios estancados para la mayoría, pero no los altos ingresos de una pequeña élite. ¿Cómo ocurrió eso?

La globalización probablemente desempeñó algún papel, al igual que la tecnología. Pero otros países ricos, tan expuestos a los vientos del cambio global, no han visto nada parecido. Para comprender lo que le pasó a los trabajadores estadounidenses, es necesario examinar especialmente el tipo de política que a menudo vuela bajo el radar de los medios de comunicación.

Tomemos un ejemplo, cubierto hace unos meses en un llamativo ensayo del Times: la disminución de las fortunas de los conductores de camiones, cuyo sueldo los convertía en miembros de la clase media. No más: sus salarios reales han caído cerca de un tercio desde los años 70, con la mayor parte de la declinación durante los años de Reagan. Ahora, la globalización y la tecnología no han destruido los trabajos de camiones; por el contrario, la industria se enfrenta a una escasez de mano de obra.

Lo que le ocurrió a los camioneros fue, básicamente, el colapso de su poder de negociación debido en parte a un cambio ideológico que alentó a los empleadores privados a luchar contra la sindicalización y en parte a la desregulación, que socavó la posición de los trabajadores sindicalizados.

Tomemos otro ejemplo, en el extremo opuesto del espectro: ¿alguien duda de que la desregulación financiera desempeñó un papel importante en el aumento de los ingresos en la parte superior de la distribución?

Lo que nos trae de vuelta a Trump y el efecto que tendrá en la clase trabajadora de Estados Unidos. En este momento, parece que puede tener mucho menos efecto sobre la tributación y el gasto de lo que la mayoría de la gente espera. Pero otras políticas, a menudo hechas administrativamente por las agencias federales en lugar de por vía legislativa, pueden importar mucho.

Es cierto que Trump fracasó en su intento de nombrar a un ejecutivo profundamente anti-obrero para dirigir el Departamento de Trabajo. Pero el hecho de que incluso trató de nombrar a Andrew Puzder dice mucho.

El punto es que los progresistas no deben celebrar demasiado sobre los fracasos legislativos de Trump. Mientras esté en el cargo, conserva mucho poder para traicionar a los trabajadores que lo apoyaron. Y en caso de no haberlo notado, traicionar a los que confían en él es una especialidad de Trump.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)