Consecuencias de la emergencia sanitaria

Los subsidios por desempleo se mantienen muy por encima de los niveles históricos

Dos programas clave para trabajadores desempleados expirarán este mes, recortando beneficios a millones de estadounidenses.

Foto: Reuters
Foto: Reuters

Los crecientes casos de COVID-19 están cobrando un fuerte precio en la actividad económica, golpeando el mercado laboral incluso cuando las nuevas vacunas ofrecen un rayo de esperanza para el próximo año.

El número de estadounidenses que presentaron reclamaciones iniciales de seguro de desempleo se mantuvo alto la semana pasada, informó el Departamento de Trabajo. Después de caer a principios del otoño, los reclamos han aumentado y se mantienen en niveles que eclipsan el ritmo de recesiones pasadas.

Hubo 935.000 nuevas solicitudes de beneficios estatales, en comparación con 956.000 de la semana anterior, mientras que 455.000 solicitaron Asistencia por desempleo pandémico, un programa financiado con fondos federales para trabajadores a tiempo parcial, trabajadores independientes y otros que normalmente no son elegibles para beneficios por desempleo.

Sobre una base ajustada estacionalmente, el número de reclamos estatales nuevos fue 885.000, un aumento de 23.000 con respecto a la semana anterior.

La precaución del consumidor, junto con las nuevas restricciones a la actividad comercial, como las comidas en interiores, ha golpeado a la industria de la hospitalidad, el alojamiento, las aerolíneas y otras empresas de servicios. El debut de una vacuna contra el coronavirus esta semana ofrece la posibilidad de alivio, pero hasta que comiencen las inoculaciones masivas el próximo año, la economía seguirá bajo presión.

"Las empresas están cerrando y, como resultado, estamos viendo un aumento de la pérdida de puestos de trabajo, y eso es exactamente lo que temíamos durante el invierno", dijo Rubeela Farooqi, economista en jefe para Estados Unidos de High Frequency Economics. "Sin duda serán unos meses desafiantes".

A fines de noviembre, más de 20 millones de trabajadores estaban cobrando beneficios por desempleo bajo programas estatales o federales, según indican los datos del Departamento de Trabajo.

Con el debilitamiento de la economía como telón de fondo, los líderes republicanos y demócratas en el Congreso continúan las conversaciones sobre otro proyecto de ley de ayuda pandémica, algo que los economistas advirtieron que está retrasado. Sin acción, dos programas clave para trabajadores desempleados expirarán este mes, recortando beneficios a millones.

"No nos estamos moviendo en la dirección correcta", dijo Gregory Daco, economista jefe para Estados Unidos de Oxford Economics. "Con el vencimiento inminente de los beneficios, es aún más preocupante".

Los datos publicados la pasada semana mostraron una caída del 1,1% en las ventas minoristas en noviembre, un comienzo decepcionante de la crucial temporada navideña. Gus Faucher, economista jefe de PNC Financial Services, espera que el crecimiento económico sea débil durante los próximos meses antes de recuperarse más adelante en 2021.

"Hasta que no se vacune a mucha gente, la economía enfrentará una prueba difícil", dijo. "No sé si veremos una contracción absoluta o la pérdida de puestos de trabajo, pero el ritmo de mejora se ralentizará notablemente".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados