ANÁLISIS

Recesión y recuperación en 2020 invierten el patrón de los ciclos económicos del pasado

Con la cuarentena y el aislamiento social, el brote del nuevo coronavirus afectó mucho más al sector de servicios que a la industria y casi no tuvo ningún efecto en la agricultura.

Servicios financieros. Foto: EFE
Servicios financieros. Foto: EFE

La pandemia de COVID-19 provocó una recesión mundial y luego se reanudó con patrones totalmente diferentes a las oscilaciones económicas del pasado. Con la cuarentena y el aislamiento social, el brote del nuevo coronavirus afectó mucho más al sector de servicios que a la industria y casi no tuvo ningún efecto en la agricultura. Con base en los procesos de contracciones previas de la economía brasileña, esta columna busca traer elementos que ayuden a comprender la recesión actual.

En la recesión brasileña de 2020, luego de un golpe inicial, la industria se benefició, especialmente en el segmento de transformación, por el calentamiento del consumo popular en rubros como electrodomésticos, electrónica, computadoras, celulares, muebles, material de construcción, etc. Para algunos productos finales y materias primas, hubo una reducción significativa en los inventarios, cuellos de botella en la oferta y precios altos.

Este fenómeno tuvo unas causas que fueron claras a posteriori. Los programas gubernamentales de apoyo al ingreso familiar y al empleo, con un énfasis absoluto en las ayudas de emergencia, supusieron una poderosa inyección de poder adquisitivo, que compensó con creces las pérdidas sentidas en el mercado laboral. Además, al impedirse el consumo de servicios, las familias reorientaron su consumo hacia los bienes.

Al analizar el desempeño reciente de la economía brasileña, se destaca la fuerte recuperación. Aloisio Campelo, superintendente de Estadísticas Públicas de la FGV IBRE, señala que, según datos del Monitor del PIB de la FGV IBRE, en noviembre de 2020 el PIB brasileño ya había recuperado el 87% de las pérdidas de marzo y abril, y estaba 1,7% por debajo del nivel de febrero del año pasado. En el caso de la mediana de las nueve recesiones anteriores a 2020, fechada por el Comité de Ciclo Económico de FGV IBRE (Codace), 7 meses después de su inicio, la recuperación verificada fue solo del 48% de la pérdida del PIB.

Como puede verse, después de 7 meses, la recuperación económica en 2020 fue significativamente más vigorosa de lo que podría sugerir la experiencia anterior (87% contra 48%).

Cuando se analizan los sectores del PIB desde la perspectiva de la oferta, 7 meses después del inicio de la actual recesión, la industria manufacturera registró una ganancia equivalente al 122% de las pérdidas totales. El comercio, otro sector destacado, avanzó un 112% sobre la misma base de comparación. Esto contrasta con lo sucedido, siempre en la misma comparación, con la industria y el comercio en la mediana de las nueve recesiones anteriores, con recuperación del 22% y 16% de las pérdidas, respectivamente.

Los servicios, que 7 meses después del inicio de la recesión de 2020 habían recuperado el 84% de las pérdidas iniciales, registraron un incremento del 128% en la mediana de las siete recesiones anteriores, también en el séptimo mes después del inicio. El expresivo resultado histórico se debe, en parte, al hecho de que el sector tiende a perder muy poco durante las recesiones. En la mediana de las nueve recesiones anteriores, la pérdida del PIB de servicios fue solo del 1,8%, frente a un significativo 11% en 2020.
A los efectos comparativos, la industria disminuyó, en términos medianos, 11,9% en recesiones anteriores y, esta vez, perdió 15,9% entre febrero y abril. No tan lejos.

En el patrón clásico de ciclos económicos, las recesiones y reanudaciones son impulsadas principalmente por la industria, con los servicios con el papel de estabilizador. Como se evidenció, este esquema dio un vuelco en la recesión de COVID-19.

Ahora, los servicios han contribuido significativamente a la dinámica de la caída y son el factor vital para la recuperación, ya que la industria viene mostrando una robusta recuperación.

Las características de la recesión de 2020 evidencian las razones por las que surgió de manera destacada el tema de los “invisibles”, decenas de millones de trabajadores inofensivos que no están protegidos ni por la CLT ni por los programas vinculados al Registro Único, dirigidos a los más pobres, como la Bolsa Familia. La creación de la ayuda de emergencia fue una reacción al efecto devastador del aislamiento social en los medios de vida de estas personas y familias, mostrando una brecha importante en el sistema de seguridad social brasileño. Al llegar a los servicios de manera intensiva -en particular, el subsector de los llamados “otros servicios” - la recesión del año pasado estalló en el regazo del inmenso contingente de trabajadores informales.

Según Rodolpho Tobler, economista de FGV IBRE, de los 8,8 millones de trabajadores menos en la población ocupada total (PO) en noviembre de 2020, en comparación con el mismo mes de 2019, la mitad, o 4,9 millones, eran de servicios. Cabe mencionar que, de este grupo, se restaron 4 millones del segmento “otros servicios”.

Tobler también señala que el balance de respuestas a la pregunta de "empleo esperado" en las Encuestas del IBRE sugiere que inicialmente hubo un fuerte impacto en todos los sectores, pero en el caso de los servicios, las pérdidas persistieron. Explica que mensualmente se consulta a los emprendedores si planean aumentar, mantener o reducir el número de empleados en los próximos 3 meses.

El saldo de "empleo esperado" se construye mediante la diferencia entre el porcentaje de respuestas "en aumento" y el porcentaje de "disminución". Es decir, cuando el saldo es negativo, hay más emprendedores que planean despedir que contratar.

En abril del año pasado, industria, servicios, comercio y construcción tuvieron saldos en el indicador de empleo esperado de -42,6, -45,5, -28,0 y -48,9, respectivamente.

A partir de ese momento, los saldos gradualmente se volvieron menos negativos y luego pasaron a terreno positivo entre agosto y septiembre, con la excepción de los servicios. En enero de 2021, los saldos de industria, comercio y construcción fueron de 17,8, 11,9 y 11,5, respectivamente. Por el contrario, el saldo de empleo previsto para los servicios en enero fue de solo 1,2, procedente de una lectura negativa (-1,1) en diciembre.
Según Viviane Seda Bittencourt, coordinadora de encuestas de FGV IBRE, una de las mayores dificultades de la actual recuperación económica es precisamente que los segmentos que más contratan, como “otros servicios”, se ven especialmente afectados. Así, el mercado laboral sufre, lo que alimenta la inseguridad del consumidor, cuyo índice de confianza desciende durante 4 meses consecutivos.

De cara al 2021, el sector servicios, como indican las cifras de esta columna, permanece en una situación crítica, que tiende a agravarse si se comprueba la combinación del empeoramiento en el número de casos de COVID-19 y la lentitud de vacunación.

Al mismo tiempo, existe un debilitamiento generalizado de la economía provocado por el fin de las ayudas de emergencia (aún existen dudas sobre si se creará algo que las sustituya a partir de febrero) y por el efecto negativo del aumento de la inflación sobre la renta real. El fin de los programas de mantenimiento del empleo, como el BEm (el más grande), también ha estado generando inseguridad sobre el futuro de los ingresos, al principio, y probablemente traerá desempleo en un segundo, afectando negativamente el consumo.

Aloisio Campelo informa que la confianza de empresas y consumidores aumentó hasta octubre. A partir de entonces, en el caso de los consumidores, las expectativas bajaron primero y, a diciembre, la valoración de la situación actual. Según el economista, la confianza del consumidor es un poco menos adherente al ciclo económico - después de todo, la economía se recuperó bien al final del año - y hay preocupaciones de salud, inflación acelerada y temor al desempleo. En enero, en cambio, ya se ha producido una caída, tanto por parte de consumidores como de emprendedores, de las expectativas y percepciones sobre la situación actual.

La última cosecha de indicadores económicos, tanto cuantitativos como cualitativos, indica que las asimetrías del ciclo de recesión y reanudación en Brasil iniciado en 2020 no se alivian. Hay signos de enfriamiento en la industria, cuyos indicadores de confianza se desaceleraron en diciembre y enero, pero el movimiento también estuvo acompañado de un empeoramiento en los servicios, por lo que el desequilibrio sectorial en la recuperación no ha disminuido. Debido a la importancia de los servicios en la dinámica de la recuperación, acelerar la vacunación de la población brasileña es absolutamente esencial.

(*) Investigador en FGV IBRE y Doctor en Economía en FGV EPGE. Esta columna fue publicada en la revista Cojuntura Económica del Instituto Brasilero de Economia de la Fundación Getulio Vargas (IBRE FGV).

Nota del autor: El texto es el resultado de las reflexiones presentadas en un encuentro de investigadores del IBRE. Dada la pluralidad de visiones expuestas, el documento traduce mis percepciones sobre el tema. Esta vez, puede que no represente la opinión de parte, o la mayoría, de quienes contribuyeron a la realización de este artículo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados