OPINIÓN

Reanudación lenta

El crecimiento, proyectado por el IBRE (Instituto Brasileiro de Economía - Fundación Getulio Vargas) del 1,1% en 2019 (revisado a 1,2% después de que el PIB creció 0,4% en el tercer trimestre de este año) frustró las expectativas.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

En diciembre de 2018 esperábamos un crecimiento para 2019 de 2,4%. No fue pequeña la decepción.

Caminamos para tres años consecutivos de recuperación, con un crecimiento anual del 1%. Todo indica que este es nuestro potencial de crecimiento, por lo tanto, podríamos ser pesimistas sobre el crecimiento en 2020. Como ya fue dicho el crecimiento del 1,8% para 2020 (el pronóstico IBRE) es bajo. Es decir, no estoy de acuerdo con la evaluación de que el potencial de crecimiento de nuestra economía es del 1% anual. Trabajo con un crecimiento del 2,5% para 2020. Es difícil obtener el número correcto, pero la diferencia entre el 1,8% y el 2,5% indica que hay una aceleración, según mi percepción, que los modelos no captan.

Creo que ocurrieron dos fenómenos. El primero fue un proceso lento de ajuste de las empresas. El sector privado en estos tres años redujo su deuda y aumentó el margen. En resumen, ha pasado por un largo proceso de ajuste de su balance y sus costos. Por supuesto, este proceso lleva tiempo, y no hay mucho que la política económica pueda hacer mientras tanto, principalmente debido al estado de las cuentas públicas trituradas, para activar la economía. Esencialmente, es necesario esperar el ajuste. Eso es lo que ha pasado.

El segundo fenómeno fue una serie de conmociones que provocaron una ligera reanudación en 2018. Además de las dificultades con las opciones de gestión de políticas del presidente Bolsonaro, se produjo el impacto de la caída de la producción de Vale, tras el desastre ecológico de Brumadinho, que redujo en gran medida la producción de la industria minera en el primer y segundo trimestres del año, y el empeoramiento de la crisis argentina con impactos muy fuertes en las exportaciones, especialmente de productos manufacturados.

El PIB de la minería extractiva cayó un 6,3% en el primer trimestre del año en comparación con el cuarto, ya considerando el ajuste de estacionalidad, y un 3,8% en el segundo trimestre en comparación con el primero. Más del 10% de disminución de la actividad en la primera mitad del año, para un sector que representó el 4% del PIB en 2018, lo que significa 0,4 puntos porcentuales.

Las exportaciones a Argentina, tanto en los 12 meses como en el año, disminuyeron en un 40% en comparación con el mismo período del año pasado. La caída anual de las exportaciones de US$ 4 mil millones representa aproximadamente el 0,2% del PIB. En conjunto, con los efectos de Vale y Argentina, tenemos algo así como 0,6 puntos porcentuales menos en el PIB en el primer semestre. Esto corresponde, por ejemplo, al efecto esperado en la actividad de lanzamiento de FGTS (Fondo de Garantía del Tiempo del Servicio, destinado a los trabajadores) durante el cuarto trimestre de 2019 y principios de 2020.

Con respecto a los ajustes de las empresas, el profesor Carlos Rocca ha estado monitoreando cuidadosamente los balances de las principales compañías abiertas y cerradas, y ha registrado el ajuste. No parece estar completo, pero el sector privado brasileño ha recorrido un largo camino en ese sentido. El ingreso neto de las compañías públicas, excluyendo Vale y Petrobras, y de las compañías más grandes cerradas en 2009 fue del 3,1% del PIB. Desde este pico, cayó a 1,5% en 2013 y 0,2% en 2015, luego aumentó a 1,2% en 2016 y 2,3% del PIB en 2018. Además de la recuperación de ganancias, hubo una caída significativa en apalancamiento. Para el mismo universo de empresas, la deuda como porcentaje del patrimonio neto fue de 0,84 en 2005. Se elevó a 1,35 en 2015 y luego disminuyó a 0,95 en 2018. Es decir, una parte significativa del ajuste del patrimonio de las empresas ya ha ocurrido.

Vale la pena señalar que el ajuste de la rentabilidad, del 0,2% del PIB en 2015 al 2,3% en 2018, no muy lejos del pico anterior del 3,1% en 2009, se logró principalmente a través del ahorro de costos, porque estos fueron años de recuperación anémica de la economía. Puede ser que parte del ajuste sea que las compañías más eficientes ganen mercado sobre las menos eficientes. Este siempre será uno de los elementos importantes para construir las condiciones de un próximo ciclo de aceleración.
Además, hay factores que acelerarán la demanda en los próximos trimestres. Además de la liberación de los fondos FGTS, que generarán algo así como 0,6 puntos porcentuales de estímulo a la demanda, estamos en medio de un ciclo de caída de las tasas de interés básicas. La caída del riesgo con la aprobación de la reforma de la Seguridad Social contribuye a aumentar la inversión. Finalmente, habrá subastas a fin de año para nuevos bloques pre-sal, lo que debería ayudar a acelerar el crecimiento de la inversión para 2020.

A mi juicio, la aceleración que debería darse en 2020 no generará un largo ciclo de crecimiento. Solo pondrá la economía funcionando entre 2% y 2,5% por año. Creo que sostener tasas de crecimiento más altas, alrededor del 3% al 4% por año, requerirá una mejor solución al nuevo contrato social, así como un conjunto de reformas más ambicioso.

Estas mejores condiciones del sector privado para sostener un aumento de la inversión, en respuesta a un aumento de la demanda, sugieren que la apuesta realizada en la edición anterior de la Coyuntura Económica de FGV sobre la oportunidad de estimular la demanda con el aumento de la inversión pública de la Unión en 2019 y 2020, siempre cumpliendo el límite de gasto. Este paquete, un ligero aumento en la inversión pública, el lanzamiento de FGTS, una reducción en las tasas de interés, ganancias de confianza con la aprobación de la Seguridad Social y una mayor inversión en el sector de prospección y producción de petróleo, podría llevar a la economía a un nivel más alto mientras esperamos los efectos de la privatización y las concesiones en la inversión, por un lado, y una mejor definición del nuevo contrato social, por el otro.

(*) Investigador Asociado en Fundación Getulio Vargas, Instituto Brasileiro de Economía.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)