TEMA DE ANÁLISIS

Las razones que explican el comportamiento de las exportaciones en 2020

Hay un incipiente repunte en bienes, pero la exportación de servicios, específicamente en turismo es donde el país se verá más castigado.

Foto: El País
Foto: El País

Según la Organización Mundial del Comercio, el intercambio comercial mundial, medido por el volumen promedio de exportaciones e importaciones, disminuirá 9,2% en 2020 respecto a 2019. Esta caída se debe al impacto del COVID-19, pero también la tendencia de una incipiente “desglobalización” motorizada por el aumento del proteccionismo y el acortamiento en las cadenas de valor, entre otros factores.

Uruguay no ha escapado a esta dinámica. La apertura comercial ha descendido desde el máximo de 70% alcanzado en 2012 hasta 52% este año, lo que es de especial relevancia ya que las exportaciones de bienes y servicios explican un 28% del PIB uruguayo, que este año caerá un 4,1%.

El comercio de bienes en los primeros meses

En 2019, las exportaciones de bienes uruguayos crecieron 2,3% a/a, por el impulso de las cantidades que aumentaron 5,7% a/a, ya que los precios cayeron 3,2% a/a.

Desde inicios de 2020 la situación internacional cambió drásticamente con la propagación del COVID-19 y con las medidas que los países afectados fueron tomando para frenar su propagación, primero en Asia, luego en Europa y más tarde en América, que terminaron por generar un fuerte freno económico.

Las medidas adoptadas por China ante los primeros casos de Covid-19 en enero de este año incluyeron desde el cierre temporal y confinamiento de la provincia donde inició el coronavirus, hasta el cierre total de las fronteras chinas. Esto paralizó las exportaciones de insumos básicos para industrias de otros países, deviniendo en un shock de oferta a nivel mundial, pero también limitó sus importaciones, principalmente de commodities, determinando también un shock de demanda. En marzo China comenzó el proceso de “normalización” de su comercio, pero el daño ya estaba iniciado para los países con alta dependencia comercial con el gigante asiático, como Uruguay.

Los primeros cinco destinos de las exportaciones uruguayas explican 54% de ellas (en 2019 estos mismos socios concentraban casi el 60% de las ventas). China se ubica cómodamente en el primer puesto con casi 19,3% de las colocaciones uruguayas, detrás está Brasil con 12,8%, la Unión Europea con 9,0%, EEUU con 8,3% y finalmente Argentina con 4,2%, muy lejos del lugar que ostentaba antes de la crisis de 2002.

Es precisamente la alta participación de China en las ventas uruguayas la que se vio afectada al irrumpir el COVID-19, con una caída de 32% a/a en el primer trimestre y de 37% a /a en el segundo trimestre. Por su parte, las caídas en las exportaciones a Brasil y a la Unión Europea (UEM) se hicieron sentir con fuerza durante el segundo trimestre del año, 51% a/a y 38% a/a respectivamente, cuando la pandemia golpeó duramente a estas economías. Las exportaciones hacia Argentina también sufrieron el “efecto COVID-19”, con caídas exacerbadas además por la fuerte recesión y las restricciones cambiarias del vecino país que vienen desde el año pasado. Por el contrario, las exportaciones a EE.UU., principalmente carne bovina y derivados y madera, se vieron favorecidas desde el segundo trimestre del año.

Afortunadamente, en el tercer trimestre de 2020 se desaceleró la caída en las exportaciones uruguayas, pasando de 16,9% a/a a 11,7% a/a, por un menor descenso en las ventas a China, UEM y Argentina, y un crecimiento en el caso de las exportaciones a EEUU (que ya venían positivas desde el trimestre anterior) y a Brasil que revierte las caídas previas. Esperamos que en los próximos meses esta tendencia se mantenga, con un mundo que logre controlar los rebrotes del coronavirus y que lleve a que el comercio internacional se dinamice. Para todo el año prevemos una caída de 15% respecto de las observadas en 2019.

De acuerdo al relevamiento de Uruguay XXI, los productos más perjudicados en el comercio han sido los de mayor participación en las exportaciones y cuyo destino principal es China. Las exportaciones de carne bovina cayeron 16,3% en los primeros nueves meses del año respecto a igual período de 2019, en tanto que las de soja descendieron 20% y las de celulosa 31% en ese lapso.

Al agrupar las exportaciones por origen sectorial, surge que las colocaciones de productos industriales, sumaron US$ 3.437 millones al mes de septiembre registrando así una caída de 14,6% en los últimos 12 meses. Ese grupo, que explica 70% del total de las ventas externas de Uruguay, incluye manufacturas de origen agropecuario, alimentos, bebidas y celulosa, entre los más destacados.

Exportaciones se servicios

Por otra parte, las exportaciones de servicios, que representan 8,5% del PIB, fueron particularmente afectadas por el impacto de las restricciones de movilidad y cierre de fronteras sumado a la caída de poder adquisitivo de la parte más grande de sus clientes. Aquí se sintió fuerte este doble golpe al turismo que representa 4,5% del PIB.

Históricamente, la mayor proporción de visitantes a Uruguay provienen de Argentina, lo cual le valió un alto grado de volatilidad por los diferentes episodios de recesión o restricciones cambiarias que afectan el poder adquisitivo en divisas de los turistas argentinos. En 2020, esta variabilidad se vio además potenciada por el cierre de fronteras realizado para enfrentar la pandemia, lo que impidió que el turismo se desarrolle normalmente.

De hecho, en el 1trimestre de este año, el más importante estacionalmente, hubo un descenso de 8,3% a/a en el número de visitantes y de 13% a/a en el gasto corriente en dólares (-15,9% a/a sin alquileres imputados). Luego las fronteras se cerraron, y los rubros asociados al turismo en la balanza de pagos del segundo trimestre se desplomaron 63,5% a/a.


En síntesis, el impacto de la pandemia está siendo muy negativo para las exportaciones de bienes y servicios uruguayos. Poco a poco el comercio de bienes está comenzando a reactivarse, pero 2020 quedará muy golpeado por la coyuntura internacional. Sin embargo, es en servicios, específicamente turismo, donde Uruguay se verá más castigado hasta que se consiga una solución más definitiva para el COVID y las fronteras vuelvan a abrirse completamente.

(*) Adriana Haring y Juan Manuel Manias

gráficos
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados