OPINIÓN

¿Qué queremos ver en TV? Televisión y manipulación política

Mirar en la TV entretenimientos de mala calidad, deteriora la capacidad cognitiva y hace a los votantes más vulnerables a manipulaciones políticas.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Existe abundante evidencia de que exponerse a noticieros sesgados en la TV influencia las decisiones de los votantes. Pero los noticieros en realidad representan sólo una fracción del tiempo total en el que la TV está al aire. También los shows de entretenimientos, las telenovelas o la publicidad, pueden tener efectos importantes y persistentes en el comportamiento de las personas.

Investigadores de Queen Mary University y Bocconi University acaban de publicar un estudio sobre televisión y política en la revista científica American Economic Review. Los economistas Pinottu y Tesei demuestran que los programas de entretenimiento en la TV pueden influenciar las actitudes y decisiones políticas. Para estudiar esta asociación entre televisión y política, aprovechan un hecho ocurrido en Italia que sigue teniendo impacto decenas de años después.

La red de Berlusconi

En 1980, la red de TV comercial Mediaset, propiedad de Silvio Berlusconi, tuvo una expansión muy fuerte en las municipalidades italianas. En los comienzos de esa expansión, cuando algunas de esas municipalidades tenían acceso a Mediaset y otras no, los canales de Mediaset estaban completamente abocados a entretenimientos livianos y películas. Estaba ausente todo contenido educativo, y los noticieros recién se incluyeron en esa red en 1991. Este contexto le brinda a los citados investigadores una oportunidad excelente: comparan municipalidades similares que estuvieron expuestas a los canales de Mediaset antes y después de 1985, y analizan diferencias en los resultados de votaciones durante treinta años.

Encuentran que las municipalidades que estuvieron expuestas a Mediaset antes de 1985 muestran mayor apoyo al partido de Berlusconi, Forza Italia, cuando éste se presentó a la primera elección nacional en 1994. Otro descubrimiento impresionante: el efecto de Mediaset a favor del Forza Italia se muestra persistente hasta 2008: 5 elecciones y casi 25 años después de que Berlusconi entrara en política.

El juego de los populistas

Un hecho interesante: los investigadores Pinottu y Tesei encuentran que, cuando el efecto sobre el partido de Berlusconi se desvanece, en las elecciones de 2013, las municipalidades que recibieron el influjo de la red Mediaset TV mostraron más apoyo al Movimiento Cinco Estrellas (M5S), un nuevo partido populista que se presentó por primera vez a elecciones ese año. A pesar de las diferencias ideológicas claras, M5S comparte con Forza Italia una clara retórica populista. Evidencia adicional proveniente de encuestas confirma que los votantes expuestos a Mediaset cuando eran niños, tienden a ser más receptivos a los mensajes populistas. Y los efectos son aún más grandes para los televidentes que pasaron muchas horas delante de la TV: a mayor exposición a los programas de entretenimiento de Mediaset, se vuelven aún más afines al discurso populista.

Aprovecharse del deterioro cognitivo

Para los individuos que estuvieron expuestos a Mediaset cuando eran niños, los investigadores de Queen Mary y Bocconi encuentran que la TV de entretenimientos baratos tuvo un impacto negativo en las habilidades cognitivas cuando llegan a adultos.

Esto lo midieron con test de matemáticas y lectura. Más aún: esos individuos terminaron exhibiendo menores niveles de compromiso cívico, medido con encuestas sobre interés en la política y participación en asociaciones voluntarias. Los citados profesores documentan que el partido de Berlusconi era desproporcionadamente popular entre los menos educados y menos comprometidos cívicamente: Forza Italia se vio beneficiada por el declive en la capacidad cognitiva y en las habilidades cívicas, inducido por la TV de entretenimiento. Concluyen los investigadores que los resultados de su estudio permiten afirmar que la exposición a la TV de mero entretenimiento, particularmente cuando se es niño, puede hacer a los individuos superficiales, y, en última instancia, más vulnerables a la retórica populista.

El enemigo se coló en casa

El entretenimiento de la pantalla chica transmite unos códigos culturales. Afecta nuestra capacidad de reflexionar y nos puede hacer más vulnerables a manipulaciones de políticos. Se vuelve entonces importante discernir qué programa queremos ver. Y es clave también ayudar a los otros miembros del hogar a discernir. Una buena experiencia para algunos ha sido acompañar a sus hijos a ver televisión y así intercambiar ideas que los ayuden a elegir con libertad y con criterio.

Paradoja. En casa no dejamos entrar a gente que nos puede hacer daño, ponemos alarmas y sensores. En cambio, dejamos entrar a la televisión tan tranquilos: ¿no tendremos al enemigo dentro de casa?

(*) Decano de la Facultad de Ciencias Empresariales y Economía de la Universidad de Montevideo

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)