Opinión

Proyecto de Ley de transparencia del FA

Mujica llegó al gobierno con un extraordinario slogan de campaña que prometía: “un gobierno honrado, un país de primera” y que reflejaba a la perfección las aspiraciones de los uruguayos.

Gonzalo Ramírez
Gonzalo Ramírez

Cinco años antes, Vazquez había interpretado correctamente las aspiraciones del pueblo, al que le prometió: “voy a hacer temblar las raíces de los árboles”. La gente quería cambios. Las campañas electorales generan una realidad paralela, donde el marketing se pone al servicio de la demagogia y se utilizan frases que apelan a lo emocional para lograr seducir a los electores. Algunos apelan al miedo como recuerdo del sufrimiento, al enojo o al resentimiento, otros a los sueños pendientes, al deseo, pero son pocos los políticos que dicen las cosas tal cual son, sencillamente, porque no suma decirle a la gente lo que no quiere escuchar. Hoy todo se ha multiplicado por diez, el miedo al sufrimiento, el enojo y los deseos incumplidos son miles y por eso las frustraciones son campo fértil para que germine cualquier discurso, desde la promesa más demagógica hasta la campaña más sucia. Sin embargo, a lo único que le temen los políticos es a la prensa, porque es el “poder” independiente capaz de desenmascararlos, poniendo en blanco y negro las inconsistencias de las promesas y la falsedad de las acusaciones.

Por eso, la columna de hoy es para denunciar un acto de demagogia, el proyecto de ley “para combatir la corrupción” presentado por los 16 Senadores FA que en su primer artículo reza: “Declárase de interés general la adecuación de prácticas de actuación en la función pública, para el fortalecimiento de la transparencia en la Administración Pública. La presente Ley tiene por objeto regular las conductas de los funcionarios públicos…, en un marco de profesionalización, transparencia, eficacia y eficiencia, de prácticas honestas y responsables de actuación.”
El proyecto de ley, es una compilación de normas y principios jurídicos, de rango constitucional y legal que están plenamente vigentes en nuestro país, por lo que no es más que una “bomba de humo”, para intentar distraer la atención de los uruguayos en momentos en que Sendic insiste con ser candidato y tratar de colocar al FA bajo la bandera de la honradez y probidad administrativa.
Pero eso es imposible, porque hace unos días Mujica se sentó junto a Sendic en un acto político del FA, y si bien alegó que era por solidaridad, fue un gesto de claro apoyo político al ex Vicepresidente, quien representa todo lo que dicen repudiar, los senadores firmantes de ese proyecto del Ley. A su vez, el proyecto de ley que reafirma la honestidad y probidad en la función pública, se da de bruces con la carta que firmó Mujica en apoyo a la supuesta honestidad de Cristina, donde afirma: “que la persecución política que vive la ex presidenta desnuda una estrategia global de ataques al campo popular y progresista que pretende construir mejores realidades para todos”. Ni él se lo cree. Recordemos que solo la hija de Kirchner, tenía cuatro millones seiscientos mil dólares en efectivo guardados en un cofre.

Pero hay más contradicciones, porque el proyecto de ley reitera una regla consagrada en la Constitución, que prohíbe el abuso, exceso o desviación de poder. Recientemente el TCA por Sentencia 287/2018 anuló el Decreto del PE, 248/2015 por desviación de poder. El propio Ministro de Trabajo y Seguridad Social no había logrado en el ámbito de la mediación colectiva, que una empresa privada y su sindicato de base llegaran a un acuerdo para solucionar un conflicto. Pero como el MTSS legalmente solo tiene competencias para mediar entre las partes y no para imponer a una de ellas, las condiciones que reclama la otra - en el caso el sindicato-, se decidió en Consejo de Ministros resolverlo mediante la aprobación de un Decreto. Este Decreto inclina la balanza y satisface el interés del sindicato al asegurarle al personal dependiente eventual, el pago de 13 jornales como mínimo al mes y está viciado por desviación de poder. ¿En qué consistió la desviación de poder? Se invocaron motivos falsos para motivar el Decreto, ya que el único y verdadero motivo, era que el PE había resuelto zanjar el conflicto colectivo de trabajo, obligando a la empresa a aceptar lo que pedían los trabajadores. El MTSS no tenía competencias para hacerlo. Es la historia de siempre, con un Ministro de Trabajo que no es imparcial.
Pero existen otros antecedentes de desviación de poder, como la sentencia del TCA, que anuló una Resolución de ANCAP que había sancionado a un Contador Delegado del Tribunal de Cuentas, luego que este denunciara ante distintos jerarcas del Ente, entre los que estaba incluido al Sr. Raúl Sendic, la existencia de irregularidades en la aprobación de facturas en la Planta de Portland. El Ente había motivado el acto, alegando que el Contador tenía problemas de relacionamiento con sus compañeros, cuando el único motivo era impedirle que siguiera cumpliendo su función de contralor y denunciando irregularidades. La honestidad no se predica, se practica y por eso, el proyecto de Ley comentado, es pura demagogia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)