Tema de análisis

Problemas en el agro reducen el total exportado

En el primer mes de la zafra exportadora de soja, se comprueba caída en dólares del 33%.

Impacto: sin tener en cuenta las ventas de soja, las exportaciones hubieran crecido 11% en el mes. Foto: Reuters
Foto: Reuters

La catastrófica cosecha de soja este otoño marcará el cambio de tendencia en lo que venía siendo una recuperación de las exportaciones. Es posible que la foto sacada en abril de 2018 sea la última por encima de los US$ 8.000 millones y que en el resto del año se observe un descenso hacia un valor de referencia más bajo, en el orden de US$ 7.500 millones. La situación no será peor porque hay un empuje al alza de algunos rubros que vienen evolucionando positivamente. El impacto de las menores exportaciones sobre el resto de la actividad económica y en las ciudades se sentirá en la segunda mitad del año a través de la menor facturación de los sectores proveedores de servicios e insumos para la producción agrícola.

En el gráfico superior del cuadro adjunto se presenta la evolución del total exportado en períodos de doce meses móviles. Es claro el impacto negativo provocado por la fuerte caída en el precio de las materias primas a mediados del 2014. El total exportado pasó de US$ 9.500 millones a tan solo US$ 7.000 millones hasta mediados del año 2016. Desde ese entonces la suba fue sostenida, en particular porque la cosecha de soja del 2017 fue excepcionalmente alta.

Pero esa recuperación que se ve en la gráfica no se sostendrá en los próximos meses. En base a las solicitudes de exportación, la Cámara de Industrias del Uruguay registra una caída en mayo de -5% en relación al mismo mes del año pasado. De esta forma, se comienza a revertir la tendencia ascendente del último año y medio. Lo ocurrido en mayo refleja con claridad la coyuntura: malas noticias por la menor producción de soja y arroz y buenas por los productos de la madera, la carne bovina, la lana y los automóviles.

Exportaciones by ElPaisUy on Scribd

El primer mes de exportación sojera de la zafra mostró una caída en dólares del 33% que es el resultado de una suba en el precio del 9% y una caída en toneladas del 39%, de acuerdo con datos de Uruguay XXI.

Las estimaciones para el total se la zafra no son nada auspiciosas. La más optimista es la del Ministerio de Economía que señala que faltarán US$ 450 millones en las exportaciones este año por este concepto. Por su parte, el MGAP estimó en la primera quincena de mayo, una contracción del 59% (aproximadamente US$ 660 millones). En la última semana, la Asociación Rural del Uruguay comunicó que estima que el rendimiento por hectárea se ubicará en el orden de 900 kilos lo que representa menos de la tercera parte de la productividad del año pasado con una superficie similar. En ese caso la pérdida por la soja se ubica en US$ 856 millones.

Es posible que la realidad se encuentre entre los dos últimos escenarios, lo que implica que faltará una parte importante de la oferta de dólares que ingresan por la cuenta corriente. A estos hay que agregar la baja exportación de arroz también como consecuencia del mal clima para la producción ya que la cosecha se retrajo -24%.

Sin llegar a compensar esta mala noticia, hay algunas buenas que sirven para amortiguar el impacto negativo. Las exportaciones de carne bovina de acuerdo con los datos del INAC aumentaron 13,7% en el acumulado de los primeros cinco meses del año, producto de un mayor precio unitario (+4,6%) y la colocación de más toneladas peso canal (+8,7%). El gráfico de la izquierda en la zona media del cuadro muestra el impacto del aporte a la recuperación de las exportaciones para períodos de doce meses finalizados en abril de cada año. China es el destino de las ventas de carne bovina que gana espacio pasando del 37% el año pasado al 40% actual.

El segundo rubro dinámico es el de la madera y sus manufacturas y también es un motor de crecimiento con un aumento en los cinco meses del 36% (US$ 503 millones). En parte el destino son las Zonas Francas donde se produce la celulosa. Pero también hay mayores colocaciones de productos de madera donde China aparece al igual que la carne bovina como un nuevo comprador. Las cifras colocadas a ese destino superan varias veces las del año pasado.

En el cuadro de la derecha en la zona media del cuadro se ilustran las exportaciones en dólares de madera y productos de madera para los períodos de doce meses terminados en abril de cada año. En los últimos doce meses se superaron los US$ 1.000 millones contra algo cerca de US$ 800 hasta el momento.

Entre estos dos grupos de productos y con el papel preponderante de China se compensará parte de la menor cantidad de soja exportable, que casualmente también tiene como destino habitual China. Otro soporte del valor de las exportaciones se encuentra en los lácteos que suben 4,8%. En este caso se repite la demanda China como novedad para este año, pero también estará acompañado por las compras realizadas por Argelia. Estos dos destinos hacen que caigan las ventas a Brasil a casi la mitad del mismo período del año pasado. Por lo tanto, hay algo de caída del Mercosur y ganancia de otros destinos.

La mejora en los precios de la lana lleva a que estos productos registren un aumento del 27% en los primeros cinco meses del año contra el año pasado, ayudando por lo tanto a sostener el nivel de ventas al exterior. De todas formas, es un sector que sufre la pérdida de competitividad y pierde por los altos costos en dólares para las modalidades donde se integra más valor nacional. Por lo tanto, ha ido pasando de mercados y productos más sofisticados a un predominio de la compra por parte de China.

Dentro de los agropecuarios hay otros sectores que sostienen la exportación como ser la malta y el ganado en pie. Dentro de los que tienen origen industrial sobresale en los primeros cinco meses la exportación de plástico, de autopartes y el caso particular de los vehículos. Estos últimos suman o restan fuertemente a las exportaciones por los altos valores unitarios involucrados pero la evolución responde más que nada a negociaciones entre países y el volumen de importaciones observado. El destino principal de autopartes y automóviles terminados es la región en el marco de los convenios. La devaluación en Argentina y Brasil en el último mes suma una complicación a la evolución futura de este rubro que suele ser discrecional.

A lo largo del análisis de los sectores de actividad que exportan surge un tema común que es el aumento en la participación de China a pesar que hay una caída en la soja. En el último gráfico del cuadro se observa como en los últimos siete años hay un avance en la importancia de este gigante de Asia en detrimento de la región. Esta evolución llegó en los últimos doce meses a igualar la participación de los dos destinos (China y Asia contra el Mercosur).

La evolución del propio mercado chino con consumos más sofisticados como carne, lácteos y lana amortigua la caída que se comienzan a percibir en las exportaciones de soja. De todas formas, recién comienza la zafra exportadora de soja y en los próximos tres meses se observará en su plenitud, donde difícilmente se encuentre una cobertura total en las restantes exportaciones. Todo indica a que el 2018 y el comienzo del 2019 tendremos una tendencia a la baja en el monto exportado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º