PAUL KRUGMAN

Un presidente no americano

¿Recuerdan en 2008, cuando Sarah Palin solía hablar del "verdadero Estados Unidos"? Se refería a los residentes de las zonas rurales y de los pequeños poblados, es decir, a los residentes blancos, que supuestamente encarnaban la verdadera esencia de la nación.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Manifestantes supremacistas anoche en Charlottesville. Foto: Reuters.

Ella fue duramente condenada por esas observaciones, y con razón, y no sólo porque el verdadero Estados Unidos es una tierra multirracial y multicultural de grandes áreas metropolitanas y pequeñas ciudades. Fundamentalmente, lo que hace al país es que se construye alrededor de una idea: la idea de que todos los hombres son iguales y tienen derecho a los derechos humanos básicos. Quita esa idea y sólo somos una versión gigante de una autocracia. Y tal vez en eso es en lo que, de hecho, nos hemos convertido. Por la negativa de Donald Trump a condenar a los asesinos supremacistas blancos en Charlottesville, finalmente confirma lo que se ha vuelto cada vez más obvio: el actual presidente de los Estados Unidos no es un verdadero norteamericano.

Los verdaderos estadounidenses comprenden que nuestra nación está construida alrededor de valores, no la "sangre y el suelo" de los cantos de los manifestantes; Lo que te hace un americano es tu intento de vivir a la altura de esos valores, no el lugar o la raza de la cual sus antepasados provienen. Y cuando nos quedamos cortos en nuestro esfuerzo por estar a la altura de nuestros ideales, como ocurre demasiado a menudo, al menos nos damos cuenta y reconocemos nuestro fracaso.

Pero el hombre que comenzó su ascenso político cuestionando falsamente el lugar de nacimiento de Barack Obama, claramente no se preocupa por la apertura y la inclusión que siempre han sido parte esencial de lo que somos como nación. Los verdaderos estadounidenses comprenden que nuestra nación nació en una rebelión contra la tiranía. Sienten una aversión instintiva a los tiranos en todas partes, y una simpatía subyacente por los regímenes democráticos, incluso aquellos con quienes actualmente tenemos disputas.

Pero el actual ocupante de la Casa Blanca no ha ocultado su preferencia, no de los líderes democráticos, sino de los gobernantes autoritarios, no sólo de Vladimir Putin, sino también de los receptivos turcos, como Erdogan, o Rodrigo Duterte, el líder homicida de Filipinas. Cuando Trump visitó Arabia Saudita, su secretario de Comercio se congratuló por la falta de manifestaciones hostiles, una ausencia asegurada por la represión del régimen.

Los estadounidenses de verdad esperan que los funcionarios públicos se sientan orgullosos por la responsabilidad que viene con el trabajo. No se supone que sean fanfarrones, constantemente reclamando crédito por cosas que no han hecho, como Trump alardeando de la creación de empleos que ha continuado a un ritmo más o menos igual al de su predecesor o que ni siquiera sucedió, como su mítica victoria en el voto popular.

Los verdaderos estadounidenses entienden que ser una poderosa figura pública significa enfrentar las críticas. Eso viene con el trabajo, y se supone que hay que tolerar esa crítica, incluso si se siente que es injusto. Los autócratas extranjeros pueden enfurecerse en contra de noticias poco halagüeñas, amenazar con infligir daño financiero a publicaciones que no les gustan, hablar de encarcelar a periodistas; no se supone que los líderes americanos piensen así.

Finalmente, los americanos verdaderos que consiguen alcanzar el alto cargo se dan cuenta que son sirvientes del pueblo, destinados a usar su posición para el bien público. En la práctica, siendo la naturaleza humana lo que es, muchos funcionarios han aprovechado financieramente su cargo. Pero siempre hemos entendido que esto estaba mal, y los presidentes, en particular, se supone que están por encima de esas cosas.

En resumen, en estos días tenemos un presidente que es realmente, verdaderamente, profundamente no americano, alguien que no comparte los valores y los ideales que hicieron a este país especial.

De hecho, está tan profundamente enajenado de la idea americana de que ni siquiera puede llegar a fingirlo. Todos sabemos que Trump se siente cómodo con los supremacistas blancos, pero es increíble que ni siquiera les dé una reprimenda. Todos sabemos que Putin es "amigo" de Trump, pero es notable que Trump ni siquiera pretenda estar indignado por la intromisión de Putin con nuestra elección.

Hablando de eso: no tengo más idea que nadie de lo que Robert Müller puede investigar sobre posibles connivencias entre Rusia y la campaña de Trump, los lazos financieros cuestionables, la posible obstrucción de la justicia y más. Trump está actuando muy parecido a alguien con algo grande que ocultar, pero aún no sabemos exactamente qué es ese algo.

Sea cual sea el papel que la influencia extranjera pueda haber jugado y aún pueda estar jugando, sin embargo, no necesitamos preguntarnos si una postura antiamericana, hostil a todo lo que representamos, decidida a socavar lo que verdaderamente hace grande a este país, se ha apoderado del poder en Washington. Tiene respuesta: se llama Administración Trump.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º