CAMBIO CLIMÁTICO

Petroleras se adaptan al calentamiento

Las grandes compañías asumen los cambios climáticos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Las inversiones petroleras ya se redujeron 22% en 2015. Foto: Archivo

En un mundo que se calienta, la industria del petróleo ya no parece tan grande.Una superabundancia mundial de petróleo y gas natural provocó que los precios se tambalearan en los dos últimos años y las ganancias se están evaporando. Los estándares para mejorar el rendimiento de los combustibles automotores amenazan con, finalmente, deprimir el consumo de petróleo, y, gradualmente, están surgiendo flotillas de vehículos eléctricos en China y otros mercados importantes.

Quizá lo más perturbador para las compañías petroleras en el largo plazo es el objetivo —el cual acordaron, prácticamente, todos los países del mundo en diciembre, durante una conferencia sobre el clima en París— de mantener a raya el aumento en las temperaturas promedio mundiales de más de dos grados Celsius por arriba de los niveles preindustriales.

Fatih Birol, el director ejecutivo del Organismo Internacional de Energía, ha dicho que para alcanzar ese objetivo, es posible que nunca se quemen dos tercios de las reservas mundiales de carbón, petróleo y gas natural que todavía están bajo tierra, si no se da un improbable avance tecnológico en el manejo de las emisiones de carbono.

La industria del petróleo ha experimentado crisis, auges y quiebras en el mundo por más de un siglo, y son pocos los expertos en energía que creen que enfrente una amenaza existencial en el futuro inmediato. El mundo todavía necesitará petróleo y gas durante décadas, y los descensos normales en los yacimientos existentes obligan a que se siga perforando. Desde luego que es casi seguro que se aproxima el cambio.

"Cualquier compañía de energía en el mundo que formula su estrategia sin considerar las políticas sobre el cambio climático está cometiendo un gran error", dijo Birol en una entrevista.

Las proyecciones de la demanda futura mundial de petróleo del Organismo Internacional de Energía incluyen una posibilidad en la que la demanda podría caer en más de 20% de los niveles actuales, a 74 millones de barriles diarios para el 2040, si se establecen las medidas para mantener al calentamiento mundial a los niveles propuestos en la conferencia de París. A medida que baja precipitadamente la quema de carbón y la energía renovable crece sistemáticamente, la demanda de gas natural aumentará solo modestamente para el 2040, aun mientras crece la población mundial, si el mundo verdaderamente quiere lidiar con el cambio climático.

Al mismo tiempo, Exxon Mobil, Royal Dutch Shell y muchas otras compañías están invirtiendo muchísimo dinero en el gas natural como una respuesta con menos carbono a las crecientes necesidades globales de energía. Perciben al gas como un combustible limpio para el futuro.

Es probable que los gobiernos necesiten ser más proactivos en el desplazamiento de la energía nuclear, la cual, prácticamente, no tiene carbono, dicen muchos expertos. Se va a requerir que se equipe a las centrales eléctricas que funcionan a base de carbón, con costosos sistemas de captura y secuestro del carbono. Los precios más altos de los combustibles basados en el carbono se necesitan en países como Estados Unidos para deprimir la demanda y alentar las inversiones en energía nuclear, y captura y almacenamiento del carbono.

Se deben desarrollar biocombustibles avanzados para producir combustibles renovables sin competir con el suministro de alimentos Son necesarias baterías mejores y más baratas para hacer asequibles los coches eléctricos, en tanto que es necesario que haya más estaciones de recarga.

Todas esas estrategias son caras, están políticamente cargadas o son técnicamente desafiantes. Serán necesarios los grandes avances científicos.

Varias compañías de petróleo y gas ya se han movilizado rápidamente para reducir las emisiones de metano, un potente gas invernadero, de sus operaciones de exploración y transmisión. Incluso, algunos ejecutivos visionarios hasta han sugerido que su producción de gas natural podría, al final, ser una importante fuente de hidrógeno para las celdas de combustible porque el metano es rico en hidrógeno. Sin embargo, es solo el inicio. Con su capacidad científica y de ingeniería, así como su fuerza en capital, muchas compañías petroleras tienen la capacidad de modernizar sus planes de negocios si y cuando se vean obligados a hacerlo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados