El inicio de la administración Biden 

¿Qué pasará con los recortes de impuestos de la era Trump?

Parte de las decisiones del ex presidente republicano, se mantendrán vigentes.

Foto: Reuters
Foto: Reuters

Los demócratas han pasado años prometiendo derogar la Ley de Empleos y Reducción de Impuestos de 2017, que los republicanos aprobaron sin un solo voto demócrata y se estimó que costó casi US$ 2 billones durante una década. El presidente Joe Biden dijo durante un debate presidencial en septiembre que iba a "eliminar los recortes de impuestos de Trump".

Biden está ahora en la Casa Blanca y su partido controla ambas cámaras del Congreso. Sin embargo, él y sus ayudantes se están comprometiendo con solo una reversión parcial de la ley, concentrándose en disposiciones que ayuden a las corporaciones y a los muy ricos. Es una posición que Biden ocupó durante toda la campaña y que aclaró en el debate de septiembre al prometer derogar solo en parte un recorte de tasas corporativo.

En algunos casos, incluidos los recortes que ayudan a los estadounidenses de clase baja y media, buscan hacer permanentes los cortes de impuestos temporales de Trump.

Biden todavía quiere aumentar los impuestos a algunas empresas y personas adineradas, y sigue decidido a recaudar billones de dólares en nuevos ingresos fiscales para compensar los programas de gastos federales que planea proponer, incluso para infraestructura, producción de energía limpia y educación. Sin embargo, gran parte de los nuevos ingresos podrían provenir de esfuerzos para gravar la inversión y los ingresos laborales para las personas que ganan más de US$ 400.000, de forma que no están relacionadas con la ley de 2017.

Biden no incluyó ningún aumento de impuestos en el plan de estímulo de 1.9 billones de dólares que propuso la semana pasada, que estaba destinado a frenar la pandemia y ayudar a las personas y empresas a soportar el dolor económico que ha causado.

Su nominada para secretaria del Tesoro, Janet Yellen, le dijo a un comité del Senado esta semana que el presidente postergaría la revocación de cualquier parte de la ley tributaria hasta más adelante en la recuperación, lo que probablemente signifique como parte de un gran paquete de infraestructura que está configurado para dar a conocer el próximo mes. Los legisladores republicanos cuestionaron repetidamente a Yellen sobre los planes fiscales de Biden, advirtiendo que la derogación de los recortes de 2017 dañaría a los trabajadores y empresas estadounidenses y empujaría a las empresas a enviar empleos al extranjero.

Yellen dijo que Biden había dejado en claro que "querría derogar partes de los recortes de impuestos de 2017 que beneficiaron a los estadounidenses de mayores ingresos y a las grandes empresas". Pero agregó que "ha dejado muy claro que no apoya una derogación completa".

Biden podría terminar consolidando gran parte de los recortes de impuestos de Trump a medida que retrocede. Para cumplir con una restricción presupuestaria que era necesaria para aprobar la ley de 2017 sin votos demócratas, los republicanos establecieron recortes de impuestos para las personas que expiraran a fines de 2025. En la pasada semanas, en respuesta a las preguntas del senador republicano Chuck Grassley por Iowa, Yellen dijo que trabajaría con el Congreso para hacer permanentes los recortes de impuestos para las familias que ganan menos de US$ 400,000 al año.

Tal medida probablemente reduciría los ingresos fiscales que Biden podría reclamar de sus cambios propuestos al impuesto Trump en al menos la mitad y hasta dos tercios, según cálculos de The New York Times. Los cálculos utilizaron análisis del Comité Conjunto de Impuestos del Congreso, el Centro de Política Fiscal, el Comité para un Presupuesto Federal Responsable y el Modelo de Presupuesto Penn Wharton de la Universidad de Pensilvania.

En total, durante una década, los cambios propuestos por Biden a la ley podrían generar solo $ 500 mil millones en ingresos adicionales. Por el contrario, ha propuesto aproximadamente US$ 2 billones en aumentos de impuestos no relacionados con la ley, según los cálculos del modelo presupuestario.

No todas las intenciones de Biden para las disposiciones de la ley son claras. En la campaña, dijo que eliminaría una limitación que Trump impuso a la deducción de los impuestos estatales y locales de los impuestos sobre la renta federales, conocida como SALT, una medida que perjudica principalmente a los residentes de mayores ingresos de estados con altos impuestos como Nueva York y California. .

Yellen no se comprometió con tal derogación esta semana, y les dijo a los legisladores que "estudiaría y evaluaría el efecto del límite SALT en los gobiernos estatales y los que dependen de sus servicios". La derogación del límite reduciría aún más los ingresos fiscales federales.

La ley de 2017 redujo los impuestos para las personas físicas y redujo la tasa corporativa del 35% al 21%. Creó una nueva deducción para los propietarios de ciertos negocios, como las sociedades de responsabilidad limitada, cuyos propietarios pagan impuestos sobre sus ganancias a través del código tributario individual. También modificó la forma en que Estados Unidos grava los ingresos que obtienen las empresas en el extranjero, lo que, según los republicanos, las alentaría a invertir y crear empleos en Estados Unidos.

La mayoría de los trabajadores estadounidenses recibieron al menos una pequeña reducción de impuestos según la ley. Sus beneficios fluyeron en gran medida a las personas con altos ingresos: las estimaciones iniciales del Comité Conjunto de Impuestos sugirieron que más de una quinta parte de los ahorros fiscales de la ley en 2021 se destinarían a personas que ganan US$ 500,000 al año o más. Se prevé que esa proporción aumente drásticamente para 2026 si los recortes de impuestos individuales expiran según lo programado.

Los demócratas denunciaron la ley como un obsequio a los ricos y ha luchado por lograr una popularidad generalizada. Una encuesta en línea para The Times realizada por la firma de investigación SurveyMonkey encontró el mes pasado que los estadounidenses seguían divididos en partes iguales sobre si apoyan o se oponen a la ley. Solo 1 de cada 5 encuestados estaba seguro de haber recibido una reducción de impuestos.

Durante la campaña presidencial, Biden propuso billones de dólares en aumentos de impuestos para las corporaciones y los ricos, pero sus planes no llegaron a una derogación total de la ley tributaria de Trump. Dijo que aumentaría los impuestos sobre la renta a los niveles anteriores a Trump solo en el nivel superior, un aumento del 37% al 39,6%. Pidió aumentar la tasa del impuesto corporativo al 28% desde el 21%, donde Trump la estableció, aún por debajo de la tasa máxima del 35% que precedió a la ley.

Incluso el plan fiscal internacional de Biden, que está destinado a fomentar la inversión nacional y la creación de empleo al mismo tiempo que obtiene ingresos de las grandes corporaciones, funcionaría dentro de los límites de lo que hicieron Trump y los republicanos en 2017. En lugar de descartar la reforma, Biden duplicaría la tasa de impuestos, al tiempo que se elimina una nueva exención que, según los demócratas, fomenta la inversión empresarial en el extranjero.

El resultado es que los recortes de 2017 de Trump regirán la política fiscal en los próximos años, dijo George Callas, director gerente de Steptoe, un bufete de abogados en Washington, quien ayudó a redactar la Ley de Empleos y Reducción de Impuestos como asesor del presidente Paul Ryan de Wisconsin. . Callas dijo que el plan Biden "de alguna manera concede que la nueva arquitectura del sistema fiscal internacional que creó la TCJA está siendo aceptada como la arquitectura en el futuro".

El senador Ron Wyden de Oregon, presidente entrante del Comité de Finanzas, que será el punto de partida en el Senado para cualquier cambio fiscal que Biden quiera hacer, dijo en una entrevista que sus principales prioridades fiscales coincidían en muchos aspectos con las de Biden.

Incluyen limitar una deducción para las personas con altos ingresos que dirigen empresas que no están organizadas como corporaciones y revisar la exención para la inversión en activos comerciales calificados en el extranjero, la disposición que los demócratas dicen que fomenta la deslocalización, aunque republicanos como Callas no están de acuerdo. Wyden también quiere aumentar los impuestos a los herederos de grandes fortunas y a los ingresos por inversiones para las personas con altos ingresos, a través de una variedad de vías.

"Hay una amplia franja de demócratas del Senado que están de acuerdo en que el proyecto de ley de 2017 fue un regalo" a las corporaciones ricas y multinacionales, dijo Wyden. "Ciertamente, existe apoyo para revertir la provisión de tarifas corporativas, ya que la tarifa individual se incrementa nuevamente".

Los republicanos ya han comenzado a montar una defensa de esas partes de la ley, tanto dentro como fuera del Congreso, advirtiendo que los cambios que propone Biden impulsarían a más empresas a mudarse al extranjero.

"Aumentar la tasa de Estados Unidos o hacer que el régimen internacional sea más oneroso tendría un efecto adverso en la competitividad global de Estados Unidos", dijo Rohit Kumar, co-líder de la Oficina Nacional de Impuestos de PwC y ex subjefe de personal del senador Mitch McConnell de Kentucky, quien fuera el líder republicano durante el debate sobre la reducción de impuestos.

"Hacer ambas cosas sería un doble golpe que, en última instancia, perjudicaría a los trabajadores estadounidenses y a cualquiera que tenga una pensión o 401 (k) invertido en empresas estadounidenses", dijo Kumar.

Los republicanos del Congreso también han impulsado, como parte de los esfuerzos de estímulo económico durante el último año, varios cambios a la ley que redactaron y aprobaron. Por ejemplo, relajaron las restricciones que la ley imponía a la capacidad de las empresas para deducir las pérdidas operativas de los impuestos de años anteriores, con el fin de reducir sus facturas fiscales.

Esas disposiciones por sí solas equivalen a un cambio de US$ 160 mil millones en la ley, que es más dinero de lo que Biden podría esperar recaudar en una década al revertir el recorte de Trump en la tasa impositiva máxima sobre la renta para los ricos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados