OPINIÓN

Pandemia, entorno externo y crecimiento económico en Brasil

Esperando los datos del PIB del primer trimestre 2021.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Las previsiones para el crecimiento de la economía brasileña en 2021 se han incrementado en las últimas semanas. Según la encuesta semanal Focus, del Banco Central de Brasil, pasaron del 3% a mediados de abril al 3,5% a fines de mayo, y varias instituciones financieras y consultoras ya elevaron su pronóstico de crecimiento al 5%.

Uno de los motivos de esta revisión es el desempeño del primer trimestre, que según el índice de actividad económica IBC-Br, también del Banco Central, creció un 2,3% con relación al último trimestre de 2020, a pesar del descenso de 1,6% en marzo respecto a febrero.

El PIB del primer trimestre está programado para publicarse el 1 de junio, y las expectativas de crecimiento son de alrededor del 0,5% en comparación con el trimestre anterior y una variación nula en la comparación interanual.

Las expectativas a principios de año pronosticaban una caída de la actividad económica en el primer trimestre, principalmente por la percepción de que el número de casos y muertes por Covid-19 venía creciendo desde noviembre.

Dado que el proceso de vacunación se inició recién a fines de enero y avanza a un ritmo relativamente lento debido al suministro aún limitado de vacunas, este agravamiento de la pandemia debería haber llevado a la reimposición de medidas para restringir la movilidad personal y el funcionamiento de varias actividades no esenciales. Estas medidas, de hecho, se introdujeron en varias regiones del país, pero solo a partir de marzo y con menor intensidad que en 2020.

Además, su impacto negativo en la economía está siendo menor de lo esperado y también en comparación, por ejemplo, con el período marzo-abril del año pasado, quizás reflejando el hecho de que la economía ya se habría adaptado en parte a las nuevas condiciones sanitarias y restricciones a la movilidad, por ejemplo a través de la expansión del comercio electrónico.

Otro motivo para esperar un primer trimestre relativamente débil fue el final del programa de ayuda de emergencia para personas en situación de vulnerabilidad. Como las transferencias realizadas en 2020 fueron cuantiosas, del orden de R $ 300 mil millones (alrededor del 4% del PIB), se esperaba que hubiera una caída en el consumo de los hogares con el fin de los pagos en enero.

Este efecto efectivamente ocurrió: en el primer trimestre, las ventas minoristas reales en el concepto restringido cayeron 4,3%, excluyendo estacionalidad, respecto al trimestre anterior, y 3,9% en el concepto expandido (incluye automóviles y materiales de construcción).

Sin embargo, los servicios parecen haber compensado esta caída de las ventas comerciales y mantenido la senda de recuperación del último trimestre del año pasado (cuando crecieron un 5,8%), expandiéndose un 2,8% en el trimestre hasta marzo.

Dado que el desempeño de los servicios está muy influenciado por las actividades que se llevan a cabo en persona, se supone que la efectividad de las medidas restrictivas recientes ha sido limitada. Esto, por otro lado, ayuda a explicar la reciente aceleración de casos, muertes, hospitalizaciones y uso de UCI asociados con Covid-19. El número de casos nuevos, según la media móvil de 7 días, alcanzó un máximo de 77.000 / día a finales de marzo, se redujo a 57.000 / día a finales de abril, pero ya ha vuelto a crecer, a 66.000 / día a finales de mayo.

El número de muertos alcanzó su punto máximo a mediados de abril, con 3.100 muertes por día, pero desde entonces ha disminuido a un récord de 1.800 muertes por día a fines de mayo. El riesgo de una tercera ola proviene de la percepción de que la reciente aceleración en el número de nuevos casos ya reflejaría la relajación, quizás prematura, de las medidas de aislamiento social.

Como agravante de los riesgos de esta perspectiva, es necesario considerar que los niveles de ocupación de camas hospitalarias y UCI ya se encuentran en niveles muy altos, en contraste con lo ocurrido en noviembre del año pasado cuando comenzó la segunda ola.

Quizás el principal motivo de una revisión al alza de las previsiones de crecimiento sea el escenario internacional y, en particular, la fuerte subida de los precios de las materias primas. Los precios de la soja y el mineral de hierro, por ejemplo, registraron incrementos en las últimas semanas del 89% y 137%, respectivamente, en relación al promedio de mayo de 2020.

Este fuerte incremento en el precio de los commodities ya se ha caracterizado por muchos como un nuevo "superciclo". Si bien existen dudas sobre esta comparación, el incremento en el precio de los commodities exportados por Brasil ha generado expectativas de una repetición del período 2004-2011, en el que la fuerte mejora en los términos de intercambio (38%) permitió una aceleración del crecimiento del PIB, incluso con la crisis financiera internacional que tuvo un impacto negativo en 2009.

Detrás de esta reacción, que llevó el precio de las materias primas a niveles cercanos o superiores a los de 2011, se encuentran los comportamientos de las economías de China y Estados Unidos.

En el caso de China, este efecto refleja un fuerte incremento en la demanda de materias primas para la producción de productos manufacturados para exportación y para inversiones residenciales y en infraestructura. Además, un factor específico, ligado a la recomposición del rodeo china tras la epidemia de peste porcina que afectó la producción del país en 2019 y 2020, ha estado ejerciendo presión sobre el mercado mundial de granos, como el maíz y la soja, lo que ha llevado a fuertes incrementos de precios observados.

En Estados Unidos, por su parte, la economía apunta a una fuerte aceleración del crecimiento, reflejo de las políticas monetarias y fiscales expansivas actualmente vigentes. Las proyecciones a corto plazo indican tasas de crecimiento trimestrales anualizadas cercanas al 10% a.a en los próximos dos trimestres. En ambos casos, la tendencia es que el crecimiento se desacelere en el mediano plazo, porque la inflación en Estados Unidos ya ha comenzado a reaccionar, lo que eventualmente debería conducir a mayores tasas de interés en ese país, con los efectos conocidos en los países emergentes.

A medida que la oferta mundial de productos básicos se ajusta a la nueva imagen de la demanda, los precios tienden a adaptarse, a diferencia del período 2004-11, cuando el cambio estructural representado por la integración de China en la economía mundial mantuvo la presión sobre los productos básicos durante mucho tiempo. Así, el crecimiento de la economía brasileña, aunque con vientos de cola debido al entorno internacional muy favorable, depende fundamentalmente de las condiciones internas.

En el corto plazo, esto requiere un control efectivo del Covid-19, ya sea mediante la vacunación masiva, o mediante la adopción de las medidas restrictivas necesarias para evitar una presión excesiva sobre el sistema de salud, que tiende a afectar negativamente la actividad económica. A mediano plazo, la base del crecimiento es el reequilibrio macroeconómico, fundamentalmente por la reducción estructural del déficit público.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados