ENTREVISTA A DAVID OLDER

Nuevos hábitos impulsan a los inversores a juegos online

Con US$ 120 mil millones de facturación anual, supone el segmento de entretenimiento más importante.

Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País

Las nuevas tecnológicas, basadas en el cliente y en satisfacer sus necesidades de entretenimiento, parecen ser las grandes ganadoras en el mercado publicitario global, y también en materia de inversiones. Las firmas asesoras de inversiones las incluyen como una gran oportunidad. Es el caso de la francesa Carmignac; David Older, especialista en la selección de valores ligados a la comunicación, los medios y la tecnología de dicha compañía, lo destaca como una de las grandes apuestas en la actualidad. A continuación, un resumen de la entrevista.

—La tendencia empresarial en el sector TMT (tecnología, medios y telecomunicaciones), ¿puede convertirse en el principal segmento de inversión a corto plazo?

—La reducción del endeudamiento, el crecimiento de la población y la revolución tecnológica están propiciando un contexto de inflación reducida y crecimiento escaso que crea un perfecto caldo de cultivo para los títulos de crecimiento, que deberían seguir anotándose rentabilidades superiores. En este contexto, el sector tecnológico continúa siendo clave para nuestras inversiones y hemos identificado las tendencias más prometedoras, no solo en el sector tecnológico, sino también en cualquier otro afectado por esta revolución. Nos aseguramos de que nuestras inversiones se concentran en las empresas más innovadoras que pasan inadvertidas para el consenso.

En los últimos años, hemos desarrollado notablemente nuestros conocimientos en materia de inversiones reforzando nuestro equipo en los sectores de comunicación, medios, Internet y tecnología de la información, cuatro sectores clave en nuestro posicionamiento, que darán forma al mundo del mañana.

—Por tanto, las tendencias tecnológicas ponen de manifiesto un sector muy interesante para la inversión...

—A lo largo de los últimos años, el sector tecnológico ha sido uno de los grandes beneficiarios del contexto de escaso crecimiento. Los valores tecnológicos orientados al crecimiento cotizan con prima respecto del PER estimado del mercado (NdeR: el valor que surge de la división del precio de acción de una empresa determinada en el mercado bursátil, entre el valor del beneficio neto de la empresa). No obstante, ante modelos de negocio que se basan en la ruptura con los tradicionales, creemos que estas valoraciones están justificadas. Además, atendiendo a nuestra previsión de leve ralentización cíclica en EE.UU. y China —que debería extenderse progresivamente a Japón y Europa— los valores tecnológicos orientados al crecimiento deberían seguir despuntando.

—¿Cuál es la diferencia entre el dinamismo del sector tecnológico a comienzos de siglo —que terminó con una burbuja— y el actual?

—La situación es diferente. La burbuja de valoraciones que afectó a los títulos tecnológicos en 1999/2000, tuvo como protagonistas a compañías centradas en servicios empresariales. Ahora se trata de empresas orientadas al consumidor, lo que conlleva un alcance disruptivo mucho mayor y ha restado cierta ciclicidad al sector tecnológico. Además, su alcance es mucho más internacional en la actualidad. Hace quince años, esas empresas solo vendían a países desarrollados. Los principales actores tecnológicos han conseguido ampliar de manera constante su mercado potencial. Hoy en día, Facebook cotiza a 25 veces sus beneficios de 2018, y además estos están experimentando un alza del 65 % este año. Todavía queda mucho crecimiento por llegar.

—O sea que, ¿podríamos definir un tipo de empresas tecnológicas "tradicionales" que ya no son el principal negocio del sector?

—Tras ser firmas centradas en servicios empresariales con un mercado objetivo limitado, hoy en día las tecnológicas se centran en el cliente y ofrecen múltiples oportunidades para los inversores (en comercio electrónico, redes sociales, la nube, inteligencia artificial, juegos, banda ancha, salud, industria, etc.). Por tanto, nuestra exposición a este sector es extremadamente diversificada en términos geográficos, de negocio y de capitalización bursátil. Los gestores de fondos deben ofrecer a sus clientes algo más, no limitarse a incorporar pesos pesados a sus carteras. Así pues, procuramos equilibrarlos con algunas firmas menos conocidas; títulos de mediana capitalización en los que podemos identificar algún aspecto que pasa inadvertido para el consenso. En los mercados emergentes, están despuntando algunos actores como Mercadolibre o 58.com en China (un mercado online especializado en ofertas de empleo e inmobiliarias).

—¿Qué expectativas tiene en cuanto a los medios de comunicación globales?

—En el segmento de los medios de comunicación, los hábitos de los consumidores han cambiado notablemente en los últimos años, y la televisión lineal se ha visto desbancada por el consumo de vídeos digitales. Este último segmento ha pasado de un 13 % del tiempo total de visionado en 2012 al 31 % en 2016. Por tanto, el contenido también está cambiando. Cuando Netflix vio la luz, ofrecía sobre todo películas y, sin embargo, ahora se centra en las series. Estamos observando una tendencia similar en los contenidos deportivos: los telespectadores no quieren ver partidos de fútbol americano de tres horas de duración como solían hacerlo, sino que prefieren consultar en YouTube resúmenes de los momentos más destacados, en tres minutos. Las personas buscan una experiencia intensa en un breve periodo de tiempo y la capacidad de consumir vídeos a través de una gama de dispositivos más amplia.

Estos nuevos hábitos de consumo también están afectando al gasto en publicidad: la cuota de mercado de la publicidad digital no cesa de crecer. Aun así, las empresas de medios digitales se enfrentan a cada vez más dificultades debido a la fuerza de los servicios de ventas de publicidad de Google y Facebook (ambos representaban el 64 % de la cuota de mercado de la publicidad digital en 2017).

—¿Cuáles son las principales características que distinguen el negocio de los videojuegos?

—En los últimos años, se han convertido en una temática de inversión en la estrategia de nuestro fondo Patrimoine. Hemos sacado partido de todos los segmentos de dicho sector invirtiendo en firmas de videojuegos (Activision Bli-zzard, Tencent), en la tecnología de la que se sirven (Nvidia) y en distribuidores de contenidos (Twitch a través de nuestra inversión en Amazon).

El negocio de los videojuegos arroja una facturación anual de 120.000 millones de dólares, superando así a otros medios, y supone el segmento de entretenimiento más importante de la población, no solo para los Millennials (de entre 15 y 35 años), ya que la media de edad se sitúa en 35 años. Nuestro entusiasmo por este universo se ve impulsado por la digitalización del sector. Este está pasando de un modelo basado en las unidades vendidas a otro basado en los usuarios, la participación y la monetización digital. Los nuevos niveles de participación, tanto en términos de crecimiento de los usuarios como de frecuencia, hablan por sí solos.

—¿En qué aspectos se sostiene esa expansión del sector de los videojuegos?

—La digitalización está ayudando a acercar a las empresas a sus respectivos públicos. Hace tres o cuatro años, habría sido necesario ir a una tienda a comprar el videojuego. Al estar conectados por banda ancha, empresas como Activision pueden interactuar con sus usuarios. Ahora tienen sus datos y conocen sus perfiles demográficos. El conocimiento del usuario final se está convirtiendo en la temática clave de toda la industria tecnológica. Una de nuestras principales posiciones en esta temática es Activision, una firma mundial de videojuegos. Pensamos que tiene algunos de los mejores productos y tenemos expectativas con varias de sus iniciativas en lo relativo a deportes electrónicos.

—¿Qué efecto tienen estos cambios en la diversión tradicional de las últimas décadas?

—En el segmento de los videojuegos, los deportes electrónicos —jugadores que compiten entre sí en partidas en directo— también se están convirtiendo en una sólida tendencia con dos grandes ganadores: Activision y Amazon, gracias a la adquisición de Twitch. Twitch es una plataforma de streaming cuya popularidad ha convertido los juegos recreativos en una carrera inverosímil. Todos los meses, un centenar de millones de visitantes observan a sus figuras favoritas jugando con los videojuegos en Twitch y pasan en la web una media de casi dos horas al día. Este público es lo suficientemente amplio como para situar a la web entre los veinte sitios con más tráfico de EE.UU.

Inteligencia artifical, con hincapié en el sector salud, es la gran opción

-¿Qué otras áreas vinculadas a la tecnología generan grandes expectativas de inversión a futuro?

-La próxima gran tendencia debería estar relacionada con la inteligencia artificial. Actualmente, se utiliza de una forma muy básica, sobre todo para fines publicitarios. Está claro que en el futuro, el desarrollo de la inteligencia artificial, por ejemplo, en el reconocimiento de voz o la robótica brindará múltiples oportunidades a los inversores.

En este contexto, uno de los otros segmentos en los que nos centramos es la robótica para el sector de la salud. La tecnología puede revolucionar toda la práctica médica. Las ventajas de la cirugía robótica son evidentes, ya que resulta menos invasiva para el organismo, propicia un post-operatorio más rápido y disminuye los riesgos de praxis y de infecciones. Hoy en día, menos del 4 % de las cirugías utilizan robots en Estados Unidos, por lo que el potencial a largo plazo es enorme. Así pues, en adelante el crecimiento se verá impulsado por la penetración más que por cualquier otro factor.

Los gigantes tecnológicos están acelerando sus esfuerzos para reconcebir la asistencia sanitaria con nuevas aplicaciones de seguimiento, sensores y otras herramientas. En nuestras carteras, actualmente nos centramos en la cirugía robótica quirúrgica de tejidos duros y blandos.

PERFIL
David Older. Foto: El País
David Older
Senior Fund Manager. Es el responsable del equipo de renta variable de la gestora de fondos francesa Carmignac; supervisa a todos los gestores de fondos y analistas en el marco de esta clase de activos. MBA, Columbia University, New York.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)