Incertidumbre por los planes de asistencia

Millones de estadounidenses enfrentan la pérdida de la ayuda por desempleo 

Casi 4 millones de estadounidenses están recibiendo beneficios bajo el programa de compensación pandémica.

Foto: Reuters
Foto: Reuters

Dos programas críticos de desempleo expirarán a fin de año, lo que podría empujar a millones de estadounidenses vulnerables al desalojo y el hambre y amenazar con provocar un cortocircuito en una recuperación económica que ya ha perdido impulso.

Hasta 13 millones de personas están recibiendo pagos en virtud de los programas que el Congreso creó la primavera pasada para expandir y extender el sistema de desempleo regular durante la pandemia de coronavirus. Los líderes de ambos partidos principales han expresado su apoyo a la renovación de los programas de alguna forma, pero el Congreso no ha podido llegar a un acuerdo para hacerlo. No está claro cómo los resultados de las recientes elecciones afectarán las perspectivas de un acuerdo.

Eso significa que por ahora, al menos, personas como Randy Williams deben prepararse para la posibilidad de que estén a semanas de perder su único ingreso. Williams, de 56 años, perdió su trabajo como gerente en un Cracker Barrel del área de Memphis, Tennessee, en las primeras semanas de la pandemia. Sus beneficios estatales por desempleo se agotaron el mes pasado, dejándolo depender de una extensión de 13 semanas bajo el programa federal de Compensación por Desempleo de Emergencia Pandémica, que finaliza a fines de diciembre. Williams ya está luchando para arreglárselas con su cheque de beneficios semanales de 275 dólares, el máximo permitido en Tennessee. Se ha atrasado en el alquiler, acumuló miles de dólares en deudas de tarjetas de crédito y se dirigió a una despensa de alimentos administrada por una iglesia.

Los programas de desempleo expandidos son algunos de los últimos vestigios de los billones de dólares en ayuda que el Congreso brindó a través de una serie de medidas de emergencia en la primavera. Ese gasto, que incluyó cheques directos a la mayoría de los hogares de EE.UU., 600 dólares por semana en beneficios de desempleo suplementarios y cientos de miles de millones de dólares en apoyo a las pequeñas empresas, compensó el costo financiero de la pandemia para muchas familias y ayudó a impulsar una recuperación económica que inicialmente fue más fuerte que muchos pronosticadores esperaban.

Sin embargo, gran parte de esa ayuda expiró durante el verano. Las ganancias económicas se han desacelerado significativamente desde entonces, y los estudios han encontrado que millones de estadounidenses cayeron en la pobreza cuando la ayuda se agotó. Los últimos datos de empleo publicados mostraron que el número de personas sin trabajo durante más de seis meses, el umbral estándar para el desempleo de larga duración, subió 1.2 millones en octubre, a 3.6 millones.

El abismo de los beneficios de fin de año podría ser aún más perjudicial. Muchas familias han agotado los ahorros que acumularon cuando el suplemento de US$ 600 estaba disponible. Una moratoria federal de desalojo parcial está programada para expirar a fin de año, aunque podría extenderse. Y los cheques de beneficios no solo se reducirán, como lo hicieron durante el verano; sino que desaparecerán.

“La red de seguridad se ha mantenido hasta ahora, y creo que tal vez nos hemos adormecido en una sensación de complacencia”, dijo Andrew Stettner, experto en prestaciones por desempleo de la Century Foundation, un grupo de investigación de políticas progresistas. “Simplemente estamos poniendo a la gente en esta posición financiera realmente precaria donde el daño del desempleo puede golpear muy fuerte”.

Casi 4 millones de estadounidenses están recibiendo beneficios bajo el programa de compensación pandémica. Ese número se ha duplicado en el último mes y se espera que siga aumentando a medida que más personas lleguen al final de sus beneficios estatales, que duran 26 semanas en la mayor parte del país.

Si el programa finaliza al final del año, algunos trabajadores podrán seguir recibiendo beneficios bajo un programa federal que no esté vinculado a la pandemia. Pero esos beneficios no están disponibles en algunos estados, incluido Tennessee, y no cubren a algunos tipos de trabajadores, como los autónomos.

La primavera pasada, el Congreso creó un programa de emergencia separado, Asistencia por desempleo pandémico, para cubrir a las personas que quedaron fuera del sistema de desempleo normal, como trabajadores autónomos, así como aquellos que no pueden trabajar debido a problemas de cuidado infantil relacionados con la pandemia y obstáculos similares. Había 9.3 millones de personas en ese programa a mediados de octubre, según datos federales, aunque algunos expertos en el sistema de desempleo creen que esa cifra es exagerada.

En cualquier medida, millones corren el peligro de perder sus beneficios. Muchos economistas advierten que el daño se extenderá no solo a los trabajadores individuales sino también a la economía en general.

"Esos hogares tienen que recortar drásticamente sus gastos, luego se atrasan más en el alquiler, y eso significa que sus propietarios sufren y los negocios en los que habrían estado comprando sufrirán", dijo Jesse Rothstein, economista de la Universidad de California, Berkeley.

Los economistas conservadores han sostenido durante mucho tiempo que las prestaciones por desempleo pueden ser contraproducentes porque desalientan a los beneficiarios de buscar o aceptar trabajos. Ese argumento ha sido persuasivo para muchos legisladores republicanos, que lucharon para poner fin a los beneficios extendidos durante la última recesión hace una década y que se han mostrado escépticos a la hora de ofrecer beneficios más generosos durante la crisis actual.

Los progresistas, incluido Rothstein, han respondido que los efectos desincentivos de los beneficios son pequeños, especialmente cuando los trabajos son escasos, y que darles a los trabajadores un salvavidas les permite buscar mejores trabajos. En los últimos años, los investigadores también han utilizado nuevas fuentes de datos para estudiar qué sucede cuando se agotan los beneficios y han encontrado evidencia más clara de que perder beneficios crea dificultades significativas para las familias.

La amenaza de perder beneficios aumenta durante una pandemia. Matt Weis, director de programas de National Able Network, una organización sin fines de lucro con sede en Chicago, dijo que durante mucho tiempo había aconsejado a los solicitantes de empleo que buscaran un "trabajo de supervivencia", uno que pagara las facturas mientras buscaban un trabajo más permanente. Pero ese es un argumento más difícil de hacer cuando muchas fuentes de trabajo temporal, como el comercio minorista de temporada y la comida rápida, podrían conllevar riesgos para la salud.

"Simplemente está poniendo a la gente en una situación realmente complicada", dijo Weis. “¿Conservo mi salud y la salud de mi familia si me quedo en casa y no trabajo? Vale, bien, ¿cómo hago eso? Tengo facturas que pagar".


Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados