El alejamiento de la canciller alemana

Mientras Merkel contempla su salida, la UE se pregunta quién será su relevo

Puede que el escenario europeo que Angela Merkel dominó durante tanto tiempo y con tanta eficacia se esté agrietando, si no es que está al borde del colapso.

Angela Merkel Foto: AFP
Angela Merkel Foto: AFP

Merkel ha sido la imagen pública del centro democrático de Europa, pero el centro se está desmoronando. Ella y Alemania han sido un símbolo de estabilidad, pero ahora incluso Alemania se considera políticamente inestable.
Sin embargo, con todo, la posibilidad de que se retire —anunció que no se postulará a otro periodo como canciller de Alemania— ha creado un estado de pánico en el núcleo de la Unión Europea.
Merkel quizá esté perdiendo popularidad en su país, y tal vez su influencia en los demás esté mermando, pero para aquellos que creyeron en el sueño —y trabajaron para alcanzarlo— de una unión aún más cercana, Merkel era considerada fundamentalmente confiable, decente y comprometida con Europa y sus valores. Permaneció como un bastión en contra de los populistas arrogantes que ahora dirigen países tan variados como Italia, Hungría y Polonia.

La pregunta de qué hará Europa sin Merkel no es nada sencilla, en especial cuando el nacionalismo está en aumento y la política europea parece estar reorganizándose no en torno al espectro habitual de izquierda-derecha, sino respecto de quién está a favor de Europa y quién está en contra.
“Ella daba la impresión de ser alguien que tenía las cosas bajo control y con quien podías contar”, dijo Jan Techau, director en Berlín del programa europeo para el Fondo Marshall de Alemania. “Tenía la certeza de que Alemania era la potencia fiable de reserva en Europa. Cometía errores, pero podías confiar en Merkel, aunque no te cayera bien”.
De pronto, la cuestión de quién podrá contrarrestar las fuerzas que están destruyendo la unidad del bloque en su ausencia —Merkel dijo que terminaría su periodo, que culmina en 2021, pero es bastante cuestionable— se ha vuelto urgente.
Tomas Valasek, director de Carnegie Europe, dijo que Merkel “creó un consenso europeo de la nada”, y ahora todos se preguntan: “¿quién hará su trabajo?”.
Emmanuel Macron, el presidente joven de Francia, es “ahora el líder predeterminado de Europa, la gran esperanza”, dijo Techau. “Él es el último que tiene un mandato firme y un instinto para hacer lo correcto”.
Sin embargo, al menos por ahora, antes de las elecciones parlamentarias del próximo mayo en Europa, Macron, quien no es muy querido en su país, no tiene representantes en el Parlamento Europeo, y las ideas de reformar el bloque y la eurozona, que expuso con tanta algarabía en septiembre de 2017, han cobrado poco o nada de impulso.
El problema de Macron fue, y sigue siendo, que no tiene la fuerza suficiente por sí solo para impulsar su ambiciosa visión de “más Europa”. Necesita el apoyo de Alemania.

En papel, Merkel se ha comprometido a apoyar algunas de las ideas de Macron para reformar la eurozona y su llamado para un nuevo comienzo en Europa. Si bien se mostró indiferente ante algunas de sus otras propuestas— como la idea de empoderar a un ministro de Finanzas europeo— Merkel fue una compañera con una ideología razonablemente parecida a la suya en la base europea.
Es poco probable que cualquiera que suceda a Merkel apoye las ideas de Macron con tanto ahínco, y tendrá una presencia mucho menor en Bruselas a la que la canciller se ha ganado tras las casi 100 cumbres europeas desde que asumió el cargo en 2005.
De cualquier forma, no habrá mucho progreso en lo que resta del año, afirma Josef Janning del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores en Berlín, porque “ella tiene las manos atadas hasta que se elija un nuevo líder de partido, sin ninguna carta blanca que usar en Europa”.
Todo esto es un mal augurio para el apuntalamiento de la maquinaria de la UE que podría ayudar al bloque a evitar otra crisis financiera, o al menos sobrevivirla. “Se suponía que el 2018 fuera el año de la reforma”, comentó Janning. “Pero no ha habido muchos cambios, excepto por la resolución de una crisis tras otra”.
En estos años, Merkel no logró hacer más para asegurar el futuro institucional del euro y eso será una marca duradera en su contra, opina Techau.
No obstante, su pragmatismo basado en los consensos fue crucial para el Tratado de Lisboa que rige las relaciones del bloque, la decisión de conservar a Grecia dentro de la eurozona pese a una fuerte oposición, y la reacción occidental ante la adhesión de Crimea a Rusia y las sanciones consecuentes.
A pesar de ser una líder reticente, Merkel les ha respondido de manera digna pero firme tanto al presidente ruso Vladimir Putin como al presidente Donald Trump, quienes han intentado provocarla.
Por supuesto, algunos líderes europeos la despedirán con gusto. Los detractores de Merkel señalan que la dura postura que tomó al imponer la austeridad durante la crisis financiera y su decisión de dejar que millones de migrantes entraran a Alemania quizá contribuyeron a la reacción violenta y populista que ahora representa el desafío más grande de Europa.

La incertidumbre sobre cuánto tiempo podrá Merkel fungir como canciller seguirá presente, pese a su profundo deseo, como dijo Janning, “de delegarle el cargo a alguien que se lo haya ganado en una elección”. Merkel, que se postuló para un cuarto término renuentemente luego de la elección de Trump, “le dejará su lugar con dignidad a un sucesor electo para no ser expulsada por su partido”, mencionó.
Sin embargo, las nuevas elecciones podrían suceder antes de lo que espera.
En un artículo para Süddeutsche Zeitung, Mattias Kolb escribió que dados los desafíos que se ciernen sobre la UE, “solo podemos esperar que la canciller Merkel y su nuevo socio, el director del partido conservador, puedan trabajar juntos y esclarecer lo que está en riesgo para Alemania” en la siguiente elección europea.
“Con su salida”, escribió, “estamos despidiendo a una figura política que fue capaz de hablar de frente con los presidentes Xi, Trump y Putin, y que siempre representó la posición de la UE. A su sucesor le tomará tiempo dar esa talla”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)