OPINIÓN

Medioambiente en la agenda del nuevo gobierno

La contaminación que sufre un niño mientras se está gestando tiene efectos para toda la vida. Por tanto, es necesario actuar ya.

Foto: El País
Foto: El País

Las industrias emplean componentes químicos tóxicos para fabricar sus productos. A pesar de que se logra que muchos de esos tóxicos no se liberen, hay accidentes y, a veces, también las empresas no cumplen las normativas medioambientales. Gran parte de esos residuos tóxicos se acumulan en puntos de las ciudades que terminan siendo lugares de alto riesgo. Por ejemplo, uno de cada cuatro personas en Estados Unidos vive a menos de 5 kilómetros de lugares de acumulación de residuos tóxicos. Y once millones –incluyendo cuatro millones de niños– viven a menos de un kilómetro y medio de estos lugares altamente tóxicos.

Existen un buen número de investigaciones que encuentran que la contaminación durante la gestación aumenta la mortalidad infantil, el bajo peso al nacer y las anomalías congénitas. Un ejemplo cercano: Ana Balsa, Juanita Bloomfield y Marcelo Caffera, de la UM, demuestran que la contaminación que sufrieron las madres uruguayas por las cenizas de las erupciones del volcán Puyehue que llegaron a nuestro país, hizo que aumentara la prevalencia de bajo peso al nacer (estudio publicado en Environmental Health Perspectives, 2016). Pero, ¿qué efectos tiene la contaminación en el largo plazo? Porque la contaminación podría tener efectos en el desarrollo cerebral que son difíciles de observar al nacer. Precisamente en este tema se centra David Figlio, de Northwestern University, y dos colegas de American University y University of Florida, en una investigación que acaban de publicar en el Journal of Labor Economics.

Nacimientos y registros educativos

Figlio y sus colegas, en el estudio titulado “The Developmental Consequences of Superfund Sites”, logran conectar los registros de nacimientos y los registros de educación en el Estado de Florida, Estados Unidos. Comparan a los niños que se gestaron antes y después de una ley que ordenaba la eliminación (limpieza) de los puntos de acumulación de residuos tóxicos de la ciudad. Estudian el efecto de haber sido gestado cerca de esos puntos tóxicos (antes de la ley que obligaba a limpiarlos) sobre la performance académica de los niños en la escuela. Emplean los datos de todos los niños nacidos en el Estado de Florida entre 1994 y 2002. Nunca antes hubo un estudio sobre los efectos de largo plazo de vivir cerca de lugares de acumulación de residuos tóxicos.

Resultados

Los autores encuentran que los hijos gestados por madres que viven a menos de tres kilómetros de los puntos de acumulación de residuos tóxicos de la ciudad, tienen mayor probabilidad de repetir, peor conducta, y peores calificaciones en los test, en comparación con hermanos que fueron gestados lejos de los puntos tóxicos. También demuestran que los puntos tóxicos causados por plomo no son los únicos que tienen estos efectos tan adversos: nacer expuesto a otros tóxicos también resultó peligroso para el desarrollo cognitivo.

Análisis costo- beneficio

Gastar en limpiar o eliminar los puntos de acumulación de residuos tóxicos en la ciudad ha sido objeto de un gran debate en Estados Unidos. La investigación liderada por Figlio agrega información importante que se debe tener en cuenta a la hora de explorar el costo y beneficio que tiene la limpieza de este tipo de lugares: limpiar aumenta el rendimiento académico de largo plazo y no se estaba teniendo en cuenta. Figlio señala que, en diez años, cerca del 30% del costo de limpieza se recuperaría por la reducción de costos en la educación de los niños (habría menos niños con discapacidades cognitivas). Y reduciría la tasa de problemas de conducta (en la educación, en el trabajo, y también en términos de delito).

Trabajo para el próximo gobierno

El estudio de Figlio y sus colegas demuestra que la contaminación que sufren los niños durante la gestación afecta su desarrollo cerebral y nos pasa factura también en el largo plazo. La parte buena de la conclusión de Figlio es que, si el nuevo gobierno trabaja en serio en la eliminación de puntos tóxicos en el país, recogeremos beneficios de largo plazo que no se tenían en cuenta antes del estudio de Figlio. Si los niños nacen en contextos de mejor calidad del medioambiente, los logros educativos futuros serán mayores. Vale la pena aumentar la apuesta al cuidado del medioambiente. Y recordar que la multa es eficaz. Es una herramienta que tienen los diseñadores de políticas medioambientales: multas que sean mayores al dinero que se ahorró el empresario por tirar el tóxico al río.

(*) Decano de la Facultad de Ciencias Empresariales y Economía de la Universidad de Montevideo

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)