Publicidad

Las señales sobre política monetaria que deja Jackson Hole

Foto: AFP

Simposio de la Fed

Jerome Powell advirtió que la Reserva Federal podría ralentizar las compras de bonos este año.

Dieciocho meses después de la pandemia, Jerome Powell ofreció la señal más clara hasta ahora de que la Reserva Federal está preparada para retirar pronto una parte del apoyo que ha estado brindando a la economía a medida que las condiciones se fortalezcan. Pero el presidente de la Fed también dejó en claro que los aumentos de las tasas de interés siguen estando muy lejos y que el banco central está observando de cerca los riesgos que plantea la variante delta del coronavirus.

La Fed ha estado tratando de impulsar la actividad económica comprando US$ 120 mil millones en bonos respaldados por el gobierno cada mes, lo que ayuda a mantener baratos muchos tipos de préstamos, y los funcionarios están debatiendo activamente cuándo comenzar a desacelerar esas compras. Antes de hacerlo, han dicho que les gustaría hacer “avances sustanciales” hacia una inflación estable y pleno empleo.

Powell, señaló que “cree” que la Fed ha progresado lo suficiente en lo que respecta a la inflación y "un progreso claro hacia el máximo empleo".

El presidente de la Fed dijo que, a partir de la discusión de política de julio, "opinaba, al igual que la mayoría de los participantes, que si la economía evolucionaba ampliamente como se anticipó, podría ser apropiado comenzar a reducir el ritmo de compras de activos este año".

Pero Powell subrayó que la Fed está observando de cerca los riesgos relacionados con la variante delta, lo que determinó que su conferencia fuera virtual y no en persona en Jackson Hole en Wyoming, subrayando la amenaza que representa no solo para la salud pública, sino también para la actividad económica, ya que impide la vuelta a la vida normal.

La Fed quiere evitar reaccionar de forma exagerada ante un reciente estallido de la inflación que cree que probablemente resultará temporal en un momento en que se avecinan riesgos, porque hacerlo podría dejar a los trabajadores al margen y consumir el potencial de la economía.

"Hoy, con una holgura sustancial en el mercado laboral y la pandemia continua, tal error podría ser particularmente dañino", dijo Powell, después de analizar las razones que el banco central espera que se desvanezcan los recientes aumentos rápidos de precios y que vuelvan las tendencias de baja inflación.

La variante delta está coloreando el telón de fondo contra el que habla Powell: los economistas no están seguros de cuánto va a desacelerar el crecimiento, pero a muchos les preocupa que pueda hacer que los consumidores y las empresas retrocedan, ya que frustra los planes de regreso a la oficina y amenaza cerrar escuelas y guarderías. Eso podría llevar a una recuperación más lenta de los empleos en un momento en que todavía faltan unos 6 millones de puestos en comparación con los niveles de empleo antes de la pandemia.

Los economistas creen que el banco central podría comenzar a desacelerar la compra de bonos en noviembre o diciembre, un proceso que comúnmente se llama tapering. El retroceso anticipado sería el primer paso del banco central para alejarse de las políticas de dinero barato que ha estado utilizando para impulsar el crecimiento y ayudar a la economía a recuperarse del golpe que recibió al comienzo de la pandemia. Los responsables de la formulación de políticas de la Fed también han mantenido su tasa de interés de política en cerca de cero desde marzo de 2020, pero han señalado que el listón para subir las tasas es más alto que para desacelerar las compras de bonos.

Powell dejó en claro que la desaceleración de las compras de bonos no significa una señal de que la Fed esté preparada para subir pronto a las tasas. “Tenemos mucho camino por recorrer para alcanzar el máximo empleo, y el tiempo dirá si hemos alcanzado el 2% de inflación de manera sostenible”, subrayó.

Powell había anunciado en la conferencia de Jackson Hole el año pasado, que ya no subirían la tasa de fondos federales solo porque el mercado laboral se estaba acelerando y se esperaba que la inflación también se acelerara, como parte de una renovación del marco de políticas de la Fed. Desde entonces, los funcionarios han dejado en claro que quieren que el mercado laboral vuelva al pleno empleo antes de subir las tasas desde el punto más bajo, un hito que la mayoría de los funcionarios esperan lograr para fines de 2023, según sus proyecciones económicas de junio.

“Las condiciones del mercado laboral están mejorando pero son turbulentas, y la pandemia continúa amenazando no solo la salud y la vida, sino también la actividad económica”, dijo Powell el viernes.

Los banqueros centrales están poniendo a prueba su paciencia debido a un conjunto inusual de condiciones económicas. El gasto del gobierno en respuesta a la pandemia ha ayudado a los consumidores a acumular grandes reservas de ahorros y han estado gastando de manera constante. La gran demanda de bienes y servicios ha chocado con cadenas de suministro restringidas, que se han visto interrumpidas por bloqueos pandémicos y escasez de mano de obra en industrias clave. Esas condiciones se combinan con las peculiaridades de los datos para impulsar la inflación al alza, al menos temporalmente.

El indicador de precios preferido de la Fed, el índice de gastos de consumo personal, subió un 4,2% el mes pasado en comparación con el año anterior, según los datos del Departamento de Comercio publicados el viernes. El aumento fue más alto que el salto del 4,1% que habían proyectado los economistas en una encuesta de Bloomberg, y el ritmo más rápido desde 1991. Eso es mucho más alto que el objetivo del 2% del banco central, que intenta alcanzar en promedio a lo largo del tiempo.
"La rápida reapertura de la economía ha traído un fuerte aumento de la inflación", dijo Powell, calificando las lecturas recientes como "muy por encima de nuestro objetivo del 2% a largo plazo".

Los funcionarios de la Fed están debatiendo cómo interpretar el estallido actual de precios. Debido a que provienen de categorías de bienes y servicios que obviamente se han visto afectados por la pandemia y las interrupciones de la cadena de suministro, incluidos los autos usados y los boletos de avión, la mayoría espera que la inflación más alta de hoy se desvanezca con el tiempo. Pero a algunos les preocupa que el proceso demore lo suficiente como para que las expectativas de los consumidores sobre la inflación futura aumenten, lo que los incitará a exigir salarios más altos y conducirá a aumentos de precios más rápidos a largo plazo.

A otros funcionarios les preocupa que, probablemente, los altos precios de hoy den lugar a ganancias más lentas una vez que se resuelvan las interrupciones relacionadas con la pandemia, y que las tendencias a largo plazo que han arrastrado la inflación a la baja durante décadas, incluido el envejecimiento de la población, vuelvan a tener efecto. Advierten que si la Fed reacciona de forma exagerada al estallido inflacionario de hoy, podría terminar con una inflación permanentemente débil, como lo han hecho Japón y Europa.

Los aumentos lentos de precios suenan como una buena noticia para cualquiera que compre leche de avena y huevos, pero puede desencadenar un círculo vicioso a la baja. Las tasas de interés incluyen la inflación, por lo que cuando se desacelera, los funcionarios de la Fed tienen menos espacio para abaratar el dinero con el objetivo de impulsar el crecimiento en tiempos de problemas. Eso hace que sea más difícil para la economía recuperarse rápidamente de las recesiones, y los largos períodos de demanda débil arrastran los precios aún más bajos, creando un ciclo de estancamiento.

“Si bien es probable que los factores desinflacionarios globales subyacentes evolucionen con el tiempo, hay pocas razones para pensar que se hayan revertido o disminuido repentinamente”, dijo Powell. "Parece más probable que sigan pesando sobre la inflación a medida que la pandemia pase a la historia".

También ofreció una explicación detallada de lo que la Fed está observando en lo que respecta a los precios, y enfatizó que la inflación "hasta ahora" proviene de un grupo reducido de bienes y servicios. Los funcionarios están atentos a los datos entrantes para asegurarse de que los precios de los bienes duraderos como los automóviles usados, que han despegado recientemente, sean lentos e incluso caigan.

Powell dijo que la Fed ve "poca evidencia" de aumentos salariales que puedan amenazar una inflación alta y duradera. Y señaló que las medidas de las expectativas de inflación no han subido a niveles no deseados, sino que han protagonizado una "reversión bienvenida" de su anterior declive insalubre.

Sin embargo, sus comentarios tenían un tono de vigilancia. "Nos preocuparían las señales de que las presiones inflacionarias se están extendiendo más ampliamente a través de la economía", concluyó.

(*) Jeanna Smialek and Madeleine Ngo, reporteras.

Publicidad

Publicidad