TEMA DE ANÁLISIS

Empleo juvenil se ubica en el nivel más bajo

Cerca de 20.000 jóvenes abandonaron el mercado de trabajo en los tres últimos años.

Una persona busca trabajo en el Gallito Luis. Foto: Gerardo Pérez.
Foto: Gerardo Pérez

Elcomportamiento del mercado laboral no varió en los últimos meses y refleja el enlentecimiento que muestra el nivel de actividad.

La noticia buena es que la tasa de desempleo se estabilizó hace ya varios trimestres y dejó de aumentar. La mala es que ello no responde a una estabilidad laboral ya que los puestos de trabajo siguen cayendo, sino a la salida del mercado laboral de muchos uruguayos, fundamentalmente los más jóvenes.

También en este caso puede haber dos lecturas, una buena y una mala. La buena es que esos jóvenes dejan de buscar trabajo para estudiar y capacitarse, lo que a mediano plazo contribuye a incrementar la productividad y el crecimiento económico. Algo de eso puede haber, pero la principal razón parece estar en las dificultades de encontrar un empleo, lo que desalienta seguir buscándolo.

Mercado laboral by ElPaisUy on Scribd

Las dificultades también alcanzan a los mayores de 25 años ya que si bien en términos absolutos el empleo total en estos estratos no cae, tampoco se crean los puestos necesarios para absorber al incremento de la población, aumentando en consecuencia su desempleo.

Los últimos datos conocidos sobre el desempeño del mercado laboral son a junio del presente año y señalan que la tasa de desempleo se ubicó en el 7,9% de la población económicamente activa, es decir aquellos mayores de 13 años que tienen voluntad de trabajar. Si se lo compara con el mes anterior se constata una disminución de dos décimas y si se lo hace frente al dato de un año atrás, una suba de una décima. Visto de esta forma, se podría concluir que el mercado de trabajo muestra una relativa estabilidad.

Pero este razonamiento no es correcto. La tasa de desempleo refiere a la población que desea trabajar y esta cambia a lo largo del tiempo no sólo por razones demográficas, sino por la actitud de los ciudadanos al respecto. Según la facilidad relativa de encontrar un trabajo, las remuneraciones vigentes y el costo de oportunidad, sea por estudio u ocio, habrá más o menos gente buscando trabajo.

Lo relevante al analizar el mercado de trabajo es observar la evolución de los puestos efectivos de empleo que existen en la economía. Esa información la brinda la tasa de empleo que refiere al total de empleos en relación a la población mayor de 13 años, que por convención se considera la edad de trabajo. Fíjese la diferencia de denominador entre esta tasa y la de desempleo. En la tasa de empleo se compara en relación a la población total (acotada por la edad), mientras que la tasa de desempleo refiere a un subgrupo de esta población, que varía a su vez según las actitudes que adopten sus integrantes. Y estas actitudes o comportamientos son muy importantes para explicar el comportamiento actual que está mostrando el mercado laboral.

En efecto, si bien la tasa de desempleo se presenta relativamente estable, la tasa de empleo viene cayendo ininterrumpidamente desde el año 2014. La explicación a esta aparente contradicción se da por el hecho de que mucha gente abandona el mercado laboral y deja de buscar trabajo. Como hay menos gente buscando trabajo, los que no lo encuentran no suben tanto. De ahí la relativa estabilidad de la tasa de desempleo.

El verdadero problema esta en la pérdida de puestos de trabajo. La tasa de empleo del segundo trimestre del presente año se ubicó en el 57,1%, similar a la del trimestre anterior pero inferior en 7 décimas a la del mismo período de 2017. Tras alcanzar un pico máximo en el año 2014, la ocupación viene descendiendo trimestre a trimestre y puede estimarse que se han perdido aproximadamente 45.000 puestos de trabajo desde entonces, considerando promedios anuales móviles.

Si se analiza esa evolución discriminando según la edad de los trabajadores, se constata que todo el descenso recayó sobre los más jóvenes. El gráfico que aparece arriba en el cuadro que acompaña esta nota muestra no sólo que el empleo de los menores de 25 años es el que cae, sino también que en términos absolutos el empleo juvenil se ubica por debajo de los niveles del año 2006, cuando comenzó a divulgarse la encuesta de alcance nacional (los datos anteriores referían al país urbano).

Por otra parte, el que el empleo de los mayores no aumente en términos absolutos es otra señal de dificultades en el mercado laboral, ya que a lo largo de estos dos últimos años la población aumentó. Quiere decir que las empresas no están contratando nuevos trabajadores, quienes en general son los más jóvenes. De ahí la fuerte caída del empleo en este colectivo, que también se ve afectado por la irrupción de nuevas tecnologías ahorradoras de mano de obra en aquellas tareas que requieren menos calificación, las que en general son desarrolladas por los más jóvenes sin preparación.

El descenso de los puestos de trabajo y su contracara, la dificultad para acceder a uno nuevo, llevó a que mucha gente se retirara del mercado laboral. Básicamente los jóvenes, que no tienen tantas responsabilidades. En los gráficos que aparecen en la parte media del cuadro se muestra la evolución de la tasa de actividad, es decir la oferta laboral de los menores de 25 años y los mayores. En el caso de estos últimos no se observan mayores cambios y es lógico ya que necesitan mantenerse a sí mismos y si tienen familia con mayor razón aún. En el caso de los más jóvenes, siguiendo al descenso del empleo cae el deseo de trabajar.

Del comportamiento anterior se pueden extraer algunas conclusiones. En primer lugar, si la tasa de actividad a nivel de los mayores de 25 años no varía y el número absoluto de puestos de trabajo tampoco, esto quiere decir que el número absoluto de desocupados mayores de 25 años está aumentando. Ello debido a que la tasa de actividad refiere a la población que desea trabajar, la que aumenta por el incremento vegetativo.

Por otra parte, si el número de desocupados se mantiene relativamente estable en los últimos trimestres, ello quiere decir que no aumentó el número absoluto de desempleados menores de 25 años. Ello se debe a que un número importante de jóvenes abandonó el mercado laboral. Se puede estimar en aproximadamente 20.000 al número de jóvenes que dejaron de manifestar su deseo de trabajar desde el año 2015 a la fecha. La evolución del desempleo por edades se muestra en el gráfico que aparece abajo a la izquierda.

Como corolario de esa evolución, disminuyen las condiciones requeridas para acceder a un empleo. Parece lógico que si disminuye la participación de los jóvenes sean menos las condiciones exigidas. A medida que pasa el tiempo el trabajo pasa a ser una necesidad, más aún si se tiene una familia que mantener. Eso se ve reflejado en el gráfico que aparece abajo a la derecha del cuadro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º