según un informe que publicó la revista Geophysical Research Letters

Más inundaciones y sequías a causa del cambio climático

Los modelos climáticos han predicho que debido a los gases de efecto invernadero que la actividad humana lanzó a la atmósfera y el calentamiento generado en consecuencia, es probable que las zonas húmedas lo sean aún más a corto plazo. 

Cambio climático. foto: Pixabay
Cambio climático. foto: Pixabay

De acuerdo con un estudio publicado recientemente que ofreció nuevas pruebas de los efectos del cambio climático en la actualidad, cada vez se rompen más récords tanto de temporadas de lluvia como de sequía en todo el mundo, y a menudo hay consecuencias desastrosas para las personas que enfrentan esos climas extremos.

Las lluvias intensas, así como su ausencia absoluta, afectan a cantidades incalculables de personas, desafían a las economías, interrumpen la cadena de producción de alimentos, crean incertidumbre y generan migraciones. De esta manera, los factores que propician niveles excepcionales de inundaciones o sequías en ciertas zonas del mundo pueden moldear el destino de las naciones.
“Es probable que el cambio climático siga alterando la prevalencia de cifras récord en los meses de sequía y de lluvia en el futuro”, según el estudio, “con consecuencias graves para la producción agrícola y la seguridad alimentaria”.
Los episodios de lluvia intensa, con inundaciones graves, se presentan cada vez con más frecuencia en los estados del centro y el este de Estados Unidos, así como en el norte de Europa y Asia. La cantidad de meses con precipitaciones superiores a la media aumentó más del 25 por ciento en los estados del centro y del este de Estados Unidos entre 1980 y 2013.
En esas regiones, la lluvia intensa provocada por los huracanes puede ser excesivamente costosa. La empresa Munich Re, la gigante de los reaseguros, afirmó que la temporada de huracanes de 2018 ocasionó pérdidas de 51.000 millones de dólares en Estados Unidos, mucho más que el promedio anual general de 34.000 millones de dólares. En 2017, los huracanes Harvey, Irma y María produjeron un total de 306.000 millones de dólares en daños a causa de los sucesos provocados por el clima extremo en Estados Unidos.

En cambio, algunas zonas de África están teniendo más meses con una falta notable de precipitaciones. La cantidad de meses de sequía aumentó casi el 50 por ciento en África subsahariana durante el periodo de estudio.
Jascha Lehmann, científico del Instituto para la Investigación del Impacto Climático de Potsdam en Alemania y autor principal del estudio, comparó los incidentes de clima extremo con el lanzamiento de un dado. “En promedio, en una de cada seis ocasiones obtendrás un seis”, explicó. “Pero, al lanzar una gran cantidad de gases de efecto invernadero a la atmósfera, la humanidad ha cargado los dados. En muchas regiones, obtenemos seises con una frecuencia mucho mayor, con un grave impacto en la sociedad y el medio ambiente”.
Aunque la mayoría de las investigaciones respecto al cambio climático se basan en modelos complejos para realizar sus proyecciones, este nuevo trabajo interpreta información pluvial que ya se observó mensualmente desde 50.000 estaciones meteorológicas en todo el mundo. “Eso no quiere decir que los modelos no sean buenos”, dijo Lehmann en una entrevista, pero esta información observacional “coincide con lo que esperamos de la física y también con lo que muestran los modelos”.
Los modelos climáticos han predicho que debido a los gases de efecto invernadero que la actividad humana ha lanzado a la atmósfera y el calentamiento que se ha generado en consecuencia, es probable que las zonas húmedas del mundo lo sean aún más. El aire más cálido ocasiona aún más evaporación de los océanos y cuerpos de agua, además de que puede retener mayor humedad.
También hay pruebas de que los cambios en la circulación atmosférica en el verano han ocasionado que algunos sistemas meteorológicos se interrumpan. La combinación de esos factores puede ocasionar lluvias torrenciales como las que inundaron la zona de Houston durante el huracán Harvey el año pasado, y Baton Rouge en Luisiana, durante las inundaciones de 2016.
Por el contrario, se espera que las regiones con sequías constantes empeoren a medida que las temperaturas altas sequen la tierra y el aire. “El cambio climático es causante de ambos extremos en el clima”, dijo Lehmann.
Para realizar el estudio, que se publicó en la revista Geophysical Research Letters, el equipo de Lehmann analizó las bases de datos de un repositorio acreditado de medición de precipitación pluvial: el Centro Mundial de Climatología de las Precipitaciones en Alemania. Puesto que el clima natural es variable, se esperaba que hubiera algunos episodios climatológicos extremos, entonces, los investigadores intentaron determinar cuántos eventos se habrían presentado si no existiera la influencia del cambio climático.

Los investigadores determinaron que una tercera parte de los meses registrados de clima seco en las regiones africanas estudiadas no se habría presentado de no existir la influencia del cambio climático.
Los descubrimientos encajan con otro informe divulgado la pasada semana que detalló la relación entre el cambio climático y los episodios recientes de clima extremo. Ese informe, que se publicó en el boletín de la Sociedad Meteorológica Estadounidense, presentó diecisiete análisis revisados entre colegas de episodios climatológicos en todo el mundo. Los investigadores evaluaron las olas de calor, sequías, inundaciones y otros fenómenos, y determinaron, por ejemplo, que las olas de calor marinas en la costa de Australia en 2017 y 2018 habrían sido “casi imposibles” sin la existencia del cambio climático.
En el informe se afirmó que el cambio climático aumentó las probabilidades de que se presentara la sequía del año pasado en el norte de las Grandes Llanuras de Estados Unidos y un monzón de seis días de duración en el noreste de Bangladésh. De 146 descubrimientos en los documentos de la investigación, solo en un 30 por ciento, aproximadamente, no hubo una relación sólida entre un acontecimiento de clima extremo y el cambio climático.
El mensaje de los estudios es “dolorosamente claro”, dijo Heidi Cullen, científica climatológica que trabaja en el Instituto de Investigación del Acuario de Monterey Bay. “Quemar combustibles fósiles está empeorando nuestro clima en este momento”, y hay más probabilidades de que se presenten olas de calor, incendios forestales, sequías e inundaciones mortales”, explicó. “Y mientras más carbón, petróleo y gasolina quememos, peor será la situación”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)