EL ANÁLISIS

Las importaciones están reflejando el ciclo electoral

Las compras de maquinaria y equipo del sector público crecen 44% en dólares en el último año.

Importaciones: sumaron US$ 671,3 millones en octubre. Foto: Reuters
Foto: Reuters

El análisis de las importaciones es de suma utilidad, ya que constituye un indicador de avance del nivel de actividad, cuyo desempeño en el tercer trimestre del presente año será divulgado en los próximos días.

Las importaciones de bienes acumuladas en los últimos doce meses a octubre de este año totalizaron US$ 9.164 millones. Se trata del mayor registro desde diciembre del 2015 y representa un incremento del 10% respecto al dato registrado un año atrás, tal cual se muestra en el gráfico que aparece en la parte alta del cuadro.

El aumento del precio internacional del petróleo tuvo mucho que ver con el valor de lo importado por el país, dada la escalada del crudo en el mercado internacional. Pero si se lo excluye, las importaciones en el año móvil a octubre se incrementaron 7,5% en dólares.

Que las importaciones no petroleras estén creciendo es un dato positivo, ya que se puede asociar a un mayor dinamismo de la economía. Pero antes de llegar a esa conclusión, conviene analizar en mayor detalle la evolución de las compras externas, atendiendo no sólo al valor en dólares de lo importado, sino también al volumen físico y los precios respectivos. El análisis se enriquece si se discrimina por el destino económico de esas compras.

Según su destino económico, las importaciones se pueden clasificar en bienes de consumo, de capital e insumos intermedios. Los fundamentos que explican el comportamiento de cada categoría difieren según de cual se trate.

El análisis
El análisis

Las importaciones cuyo destino es el consumo final responden al nivel de ingreso de la población, el comportamiento del mercado laboral y los precios relativos. Cuando el dólar se rezaga frente al peso, los bienes importados resultan más baratos que los nacionales y aumenta su consumo.

En el caso de los bienes de capital, la variable fundamental son las expectativas empresariales. Si ven positivamente la marcha futura de la economía y los costos internos son favorables habrá más inversión, y por consiguiente mayores importaciones de bienes de capital.

Por su parte, los insumos intermedios están estrechamente relacionados con la marcha de la producción doméstica. Si estas importaciones aumentan, es síntoma de mayor actividad en la industria, el agro y eventualmente la construcción.

Los bienes de consumo son el rubro que más creció en los últimos tiempos. Durante el piso de la crisis de comienzos de siglo las compras externas de este tipo de productos representaban menos del 20% del total importado. Actualmente explican el 30% de las compras externas totales. En los últimos doce meses las importaciones de bienes de consumo se incrementaron 5,5% medidas en dólares corrientes, pero en volumen físico crecieron 7,9%. Un mayor crecimiento del volumen respecto al valor significa que cayeron los precios, lo que efectivamente aconteció. Medidos en dólares los precios promedio de los bienes de consumo importados cayeron 1,7% en el último año móvil respecto al dato registrado en el mismo período un año atrás.

La caída en el precio promedio es un aliciente para que aumente este tipo de importaciones. Sin embargo, si se las descompone entre los distintos rubros que la conforman se constatan comportamientos no tan auspiciosos. Medidas en dólares corrientes las importaciones de alimentos y bebidas para el consumo crecieron en el último año 12,7%. Desde mediados de 2017 estas compras crecen a tasas de dos dígitos.

En volumen físico también aumentan a tasas de dos dígitos (ver gráfico en el medio a la izquierda) estimuladas por precios que muestran una clara tendencia a la baja. Lo que se observa es una sustitución de producción nacional hacia la importada. Hay una estrecha correlación entre el incremento de estas importaciones y el descenso que muestran los sectores manufactureros domésticos que los producen. Desde hace varios trimestres la encuesta industrial muestra caída en la producción de productos de panadería, fideerías, dulces y golosinas y bebidas en general.

En el otro extremo se ubican las importaciones de automóviles, que cayeron 4,5% en volumen en el último año móvil (ver gráfico en el medio a la izquierda). Acá influye el tipo de cambio, ya que se trata de un producto que en plaza se vende en moneda extranjera. Influyó además la entrada en vigencia del aumento de la tasa consular el pasado 1° de enero. Anticipándose a la suba de precios resultante de la nueva tasa, muchos agentes adelantaron sus compras. Es interesante observar que el precio promedio de los automóviles importados aumentó 5% en el último año móvil respecto a igual período del año anterior. Ello parece lógico, ya que quienes más sintieron el aumento del dólar son quienes compran los vehículos de menor valor.

Por su parte, las importaciones de bienes de capital de la mano del sector público continúan recuperándose desde el piso alcanzado hace exactamente un año. En los últimos doce meses las compras de maquinaria y equipos y de material de transporte por parte del sector público crecieron 44% y 76% respectivamente, ratificando el ciclo electoral que caracteriza a la inversión pública, tal como se muestra en el gráfico del medio a la derecha.

A nivel del sector privado hay indicios de una incipiente recuperación, registrando las importaciones de maquinaria y equipos un crecimiento del 3,7% en el último año móvil.

Las compras de insumos intermedios al exterior es el rubro que más creció a lo largo del último año debido al incremento del precio del petróleo a nivel internacional. Si se lo excluye, las restantes importaciones de intermedios aumentaron 10% en el último año móvil, en dólares corrientes. Es más, la trayectoria de estos rubros fue negativa hasta mediados de 2017, acelerándose las compras desde entonces, como se muestra en el gráfico de abajo a la izquierda.

Como sucede con las importaciones de consumo, aquí también es posible distinguir distintos rubros. El que más crece es el de alimentos y bebidas cuyas compras a lo largo del año en curso se incrementaron 50% con relación al año anterior. Pero el más importante es el denominado otros insumos, donde sobresalen los intermedios elaborados. El comportamiento de este rubro presenta una gran volatilidad, tal cual se observa en el gráfico de abajo a la derecha, a tono con el escaso dinamismo que muestra la industria manufacturera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)