HORACIO BAFICO Y GUSTAVO MICHELIN

El futuro se delinea en la ronda salarial

Los ajustes semestrales tienden a moderar las presiones inflacionarias.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
salarios, pesos, billetes

La actual ronda de los Consejos de Salarios es una instancia clave que tendrá implicancias muy importantes en el desempeño futuro de la economía. Ante el cambio en el ciclo no se sostienen aumentos reales de las remuneraciones como en el pasado, al tiempo que el sector exportador exige una adecuación de su rentabilidad ante el descenso de los precios internacionales.

Del tenor de los ajustes resultantes dependerá en buena medida le recomposición de la competitividad dañada y el comportamiento de un mercado laboral que muestra signos de deterioro con aumento del desempleo y caída de la ocupación.

Si no puede ver la imagen haga click aquí

El Índice Medio de Salarios (IMS) a agosto del presente año se ubicó un 9% por encima del nivel registrado un año atrás. Se trata de una variación levemente inferior al incremento del IPC en el período, lo que estaría marcando un freno a una tendencia que lleva ya varios años, de aumentos ininterrumpidos en el poder de compra de los asalariados.

Pero dado que la mayor parte de los trabajadores tienen ajustes anuales, para tener una idea más acabada de la evolución de su verdadero poder adquisitivo lo mejor es considerar promedios anuales del salario real. En los últimos 12 meses a agosto el poder adquisitivo promedio se incrementó 2,9% respecto a igual período del año anterior.

Por otra parte, varias ramas de actividad están en medio de negociaciones en el ámbito de los Consejos de Salarios y no han arribado aun a un nuevo acuerdo, por lo que esos aumentos aun no se ven reflejados en el IMS, tal cual se muestra en el set de gráficos.

De todas formas, de las informaciones que han salido a luz de esas negociaciones pueden extraerse algunas conclusiones sobre le evolución que cabe esperar de los salarios en el futuro próximo.

Al inicio de la actual ronda de los Consejos de Salarios el Poder Ejecutivo remitió unas pautas que establecen algunos cambios respecto a las de las negociaciones anteriores, fundamentalmente que los ajustes sean en función de un valor nominal preestablecido según la realidad del sector. Las eventuales pérdidas del poder adquisitivo que se pudiesen registrar recién se corregirían en el segundo año.

Pero el aspecto más novedoso es el relativo a la periodicidad de los ajustes. Hasta el momento la mayoría de los convenios lo hacía una vez por año, en tanto las nuevas pautas proponen ajustes semestrales.

Este es tal vez el aspecto que más rispideces esté generando en las negociaciones. Según ha trascendido en el sector de la bebida las empresas y los trabajadores habrían arribado a un principio de acuerdo que fue rechazado por el Poder Ejecutivo entre otras cosas porque exige ajustes semestrales y moderación en los aumentos.

Por el otro lado, el único convenio que se ha firmado es el de la salud privada, que sigue los lineamientos del gobierno, en particular los ajustes semestrales.

La periodicidad de los ajustes no es un tema menor. Los sectores que están negociando en estos momentos un nuevo convenio salarial tienen la particularidad de poder trasladar directamente a precios los mayores salarios por ser regulados (salud) o monopólicos (bebida).

En momentos en que la inflación ser acelera y el gobierno recurre a acuerdos de precios con el sector privado, no puede afectar a éste último avalando mayores costos. El convenio de la salud privada va en ese sentido. Se estableció para el primer año un ajuste del 12,5% que se va a alcanzar en dos ajustes semestrales del 6,1% cada uno.

Como el poder adquisitivo se mide como el promedio del período, el salario en promedio aumentará 9,2% en el próximo año. Esa variación nominal, en función de las proyecciones de inflación apuntan a un mantenimiento o leve crecimiento del salario real en el primer año. En el segundo y tercer año crecería por otras cláusulas.

Ante el innegable impacto que tienen los ajustes salariales en el IPC, por la facilidad que tienen muchos sectores no transables de trasladar a precios, y los problemas de competitividad que enfrenta el sector transable, la moderación que se alcance en las actuales negociaciones es clave.

El incremento promedio del salario real registrado hasta agosto (2,9%) es similar al que registró el PIB en el período (2,8% a junio). Sin embargo, si se discrimina entre salarios públicos y privados se ve que estos últimos crecen a un ritmo mayor (3,6%), lo que explica en parte el deterioro que está mostrando el mercado laboral en los últimos meses.

Una aproximación a la rentabilidad de las empresas puede ayudar a entenderlo.

En el set de gráficos adjuntos (ver página 10) se muestra la evolución de los precios de exportación que recibe la industria manufacturera en dólares y los salarios medidos en dólares que paga el sector, corregidos por la productividad. Se hicieron dos cálculos de la productividad. En ambos se excluye a la refinería, pero en un caso se considera a todo el resto del sector manufacturero y en el otro se excluye a las plantas de celulosa. Esto último debido al impacto de la última planta que explica todo el crecimiento del sector en el último año, pero con un impacto muy marginal en el empleo sectorial.

En todo caso es importante aclarar que las ganancias de productividad derivan de procesos ahorradores de mano de obra. Se ve que desde el año 2009 los costos evolucionan desfavorablemente para el sector, y si bien la suba que registró el dólar en el último año permitió abatir el costo de las remuneraciones medidas en la divisa estadounidense, los precios también cayeron de forma tal que la rentabilidad del sector se ubica en un nivel inferior a la del promedio del período.

El sector productivo demanda un ajuste de precios relativos, pero en las circunstancias actuales la suba del dólar repercute en la inflación, situación que preocupa al gobierno. En este contexto la moderación de los salarios ayuda a disminuir las presiones inflacionarias y posibilita una adecuación más rápida de los precios relativos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados