JUAN SÁNCHEZ

Frente a la "ante última" oportunidad

Ya el año pasó y más allá de los temas de coyuntura, en las últimas dos columnas nos hemos ocupado de lo que entendimos son temas sensibles, subestimados, poco comprendidos y mal resueltos, lo que genera controversias entre distintos actores y en la opinión pública, tal el caso de la seguridad y el del relacionamiento del Estado con grupos corporativos.

La corrupción enquistada en el poder, también ahora en gobiernos democráticos (lo hemos descubierto en toda Latinoamérica), tiene ya una historia, pero estamos todavía lejos de un abordaje comprensivo que sea confiable. En particular el funcionamiento los grupos de poder y las corporaciones, su vinculación con el resto de los actores y con los gobiernos y cómo se conecta con las necesidades de los ciudadanos, es un tema crítico que incide en los espacios de poder y libertad que para bien o desventura, se ganan o pierden.

Ridículo al extremo.

Casi todo lo que uno desde la lógica de la sociología y la economía imagina imposible, en nuestro país encuentra su oportunidad. Nuestro territorio parece fecundo para expresiones extremas y contradictorias y dos de los más representativos suelen ser el ámbito del fútbol y el transporte.

La Intendencia de Montevideo presentó un estudio comparativo de alternativas de localización para la ampliación portuaria en Capurro o Sayago, para canalizar la expansión de la producción forestal con las nuevas inversiones proyectadas en el sector (1). Hay cierta dificultad para valorar en su justo término el gran impacto del tránsito que se va a generar y derivar en el eje de la Ruta 5 de Tacuarembó a Montevideo. De hecho habrá una multiplicación del tránsito que inviabiliza los ineficientes cruces a nivel y esto a la IM le impone algunas disyuntivas que no entendemos. Funcionarios de la IM y exjerarcas (incluido el Director de Movilidad Urbana) han hecho advertencias difíciles de comprender: "el cierre de calles significa una pérdida de los niveles de servicio de las vías afectadas y la conectividad urbana", "los cruces a desnivel suelen ocasionar otro tipo de impactos urbanos, territoriales, sociales y ambientales que deberán ser valorados", "dar viabilidad a este modelo significaría la consolidación de una brecha entre uno y otro lado de la trama urbana". Convivimos con una gran subinversión y una infraestructura urbana somera, por tanto existe cierta tendencia a rechazar cualquier inversión de cierta complejidad.

Es probable que la designación del Dr. Ramón Méndez en el Gabinete de la IM se traduzca en líneas de acción inspiradas en una visión de largo plazo y que los objetivos en el tránsito vayan mucho más allá que la modesta tarea de articular intereses como los de Cutcsa, asegurándole su sostenibilidad en el tiempo y un coto de caza.

Parecen recibirse señales contradictorias, ya que también se han verificado otros cambios que generan ciertas dudas. La sustitución de la Directora de Movilidad Urbana no es de fácil lectura, una ingeniera con antecedentes en el área logística (2) por un funcionario idóneo (ex directivo de Adeom e inspector de tránsito) puede tener consecuencias difíciles de prever, pero es seguro implica un riesgo para la gestión municipal, en un área clave y en un momento crítico que requiere de más gestión de la información, más tecnología y menos "corporación". Un área lo suficientemente relevante para evitar contradicciones, como sucede en el ámbito nacional y que no difieren en su naturaleza y generan un efecto corrosivo de la capacidad de gobernar y la imagen del Gobierno.

Bueno, malo y feo.

Es tiempo de balance y no podemos obviar los ciclos electorales. Ya han transcurrido casi dos años de los ejercicios de los gobiernos Nacional y Departamentales y vemos a Uruguay con enlentecimiento de su Economía, pero habiendo evolucionado, contando hoy, todavía, con mejores indicadores de bienestar que otros países. Esta perspectiva sin embargo es poco desafiante si se compara con que la lógica de hurgar en nuestras debilidades e identificar áreas de mejora.

El desvío en el tipo de cambio es una piedra en el zapato (3), lo que las autoridades disimulan, en aras de alinear la inflación a la trayectoria deseada. Esto obliga a un esfuerzo extraordinario para seguir creciendo y puede acumular pérdidas de competitividad que no se recuperan automáticamente y con secuelas permanentes.

Los equilibrios macro deben mantenerse, minimizando los riesgos de shocks externos negativos por demanda o inversiones, sosteniendo la capacidad para captar y afincar inversiones, manteniendo reglas de juego y normativas específicas en áreas clave (PPP, Zonas Francas, etc.).

No hay espacio para innovar en esto y tampoco están dadas las condiciones para cambiar el marco normativo sectorial, ese tiempo de mutar prioridades pasó. Deben mantenerse los niveles de inversión e impedir que la competitividad se deteriore más y deben sostenerse las condiciones negociadas en los acuerdos regionales para no recibir el impacto de medidas discriminatorias que perforan los Acuerdos (ej.: Programa Innovar-Auto Brasil año 2013).

Por último y principal: el Gobierno está necesitando recuperar el centro de la escena si puede y la capacidad de propuesta de políticas públicas con independencia de los grupos de presión que hasta ahora lo han condicionado.

(1) Ver en Artículo de N.Uval en referencia a Informe de IMM citado por La Diaria y Búsqueda 10-nov sobre el impacto en Montevideo de la Infraestructura proyectada para dar respuesta a la expansión de la producción forestal de los próximos años y en particular de la proyectada nueva Planta de Celulosa ya anunciada.

(2) Estas disciplinas de la Movilidad Urbana y Logística suponen conocimientos y se apoyan en modelos matemáticos y estadísticos que hacen a su esencia.

(3) Según evolución del TCR tipo de cambio real, ver informe Deloitte nov-16.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)