ESPACIO SURA

Expectativas y perspectivas económicas para el 2020

Recomendaciones para tomar las mejores decisiones financieras.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

En un año signado por el cambio de autoridades en el gobierno nacional, los analistas pronostican para Uruguay un aumento magro en el Producto Bruto Interno cercano al 1,7%, que implicará una leve mejoría respecto al 2019. Este empuje se explica en gran parte, por la instalación de la nueva planta de UPM en el país y las obras asociadas a dicho emprendimiento, así como un leve repunte de la actividad, en línea con el crecimiento global. Sin embargo, debemos de estar a la expectativa de la repercusión del brote viral en China y su impacto, tanto en la economía del gigante asiático, como en el resto del mundo.

El empleo y el déficit fiscal figuran entre los temas que mayor inquietud generan en la ciudadanía y los gobernantes, y en ambos casos los augurios son moderados. La tasa de desempleo para el 2019 fue de 8.9%, ubicándose medio punto porcentual por encima del guarismo del año anterior. Si bien hay expectativas de reducir levemente esa cifra, gracias al crecimiento de la actividad, las dificultades en el mercado laboral posiblemente puedan continuar.

El déficit, en tanto, se mantuvo constante toda la mitad del 2019 cerrando el año en 4.7% del PBI, y constituyéndose, como uno de los principales desafíos a encarar por la próxima administración. Se prevé que este indicador pueda comenzar a descender en la medida en que se mejoren los ingresos tributarios, se trace un plan certero para reducir el gasto y se introduzcan reformas para lograr un ajuste sostenible.

En otro orden, la inflación en Uruguay cerró a 8.79% el año pasado, y no se prevé un descenso pronunciado para 2020. Se estima que se mantendrá por encima del 8%, ya que la reducción más pronunciable se comenzará a ver recién a partir de 2021. En el primer mes del corriente año, el dato inflacionario fue de 2.09% reduciendo levemente la cifra en 12 meses. El tipo de cambio, en tanto, se proyecta que continuará con tendencia devaluatoria, aunque a menor ritmo, y se vaticina que la cotización del dólar cierre en el entorno de los 41pesos a fin de este año.

Por todo lo mencionado anteriormente, en moneda local la preferencia es a la inversión en Unidades Indexadas, y la inclinación es a una posición neutral respecto a los plazos de inversión. En este contexto, es posible invertir las disponibilidades en pesos en nuestros fondos de inversión de moneda local (Fondo Protección, Fondo Conservador y Fondo Ahorro Básico) para erradicar la pérdida de poder de compra, siempre teniendo en cuenta el perfil de inversor de cada uno de los mencionados fondos. Se mantiene, en tanto, una preferencia por la moneda extranjera - en plazos más largos de inversión- si se comparan inversiones en moneda nacional y en dólares. En este punto también contamos con fondos de inversión en moneda extranjera, que se adaptan a diversas necesidades financieras (Fondo Ahorro Dólar, Fondo Estrategia Internacional y Fondo Renta Dólares) y con estrategias variadas que procuran hacer crecer el capital.

Por otra parte, si bien en 2019 el escenario mundial estuvo marcado por una creciente desaceleración económica y una gran incertidumbre producto de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, se logró cierta estabilidad en dicha tensión sobre fin de año, y el balance para las inversiones y los mercados fue positivo, con altos rendimientos que es poco probable mantengan el ritmo en el 2020.

Las instituciones internacionales vaticinan una recuperación moderada del mercado global gracias a la aceleración en el crecimiento de las utilidades de las compañías, así como una mejora en las relaciones entre ambas potencias globales. De todos modos, debido al reciente brote de la enfermedad surgida en Asia, las expectativas han sido revisadas a la baja, principalmente en el gigante asiático. No obstante, también podrían afectar a los mercados globales.

El 2020 es año electoral para Estados Unidos y en ese sentido, ya ha comenzado el proceso en etapas preliminares, con algunas sorpresas en el Partido Demócrata. Habrá que estar atento a los mensajes que puedan enviar los distintos candidatos a ocupar el sillón presidencial en la Casa Blanca. Los estímulos monetarios y fiscales contribuirán al crecimiento al alza de la economía mundial en 2020, que se espera que sea levemente superior al del 2019.

En el viejo continente, en tanto, el Banco Central Europeo se vio obligado a asumir una política monetaria expansiva durante el 2019 debido al retroceso en la producción industrial y las ventas minoristas, llevando la tasa de referencia a -0.50% y los estímulos monetarios fueron acompañados con compras de activos por 20.000 millones de euros al mes. Este año se aguarda un crecimiento de 1.0% gracias a un mejor nivel económico a instancias de una recuperación en los indicadores de confianza empresarial y del mercado laboral.

Si en América Latina se mantienen las políticas expansivas, las economías de la región podrían mostrar un leve avance durante el primer semestre con un crecimiento próximo a 1.8 puntos porcentuales. Se pronostica un mejor desempeño de países como México y Brasil.

Para los próximos meses se prevé un panorama de estabilización en la actividad económica mundial con avances en las utilidades. Si bien sobresalen expectativas sobre los resultados corporativos en las regiones de Asia Emergente (15%), Latinoamérica (15.2%) y Estados Unidos (10.5%), el panorama para la Renta Variable se mantiene complejo y desafiante. Dado que su desempeño en 2020 se relacionará a la evolución de los principales riesgos globales y a la reacción de las compañías frente a esa situación, es que SURA Inversiones recomienda adoptar una postura neutral y equilibrada entre la Renta Fija y la Renta Variable. Para ello tenemos el desarrollo de portafolios modelo que se adaptan al perfil inversor de nuestros clientes y son optimizados según estas recomendaciones, para acceder a los mismos es importante contar con la indicación personalizada de nuestros asesores de inversión.

Por otro lado, es probable que la Fed mantenga o incluso reduzca su tasa de interés durante el primer semestre del año. De todos modos, se estima que las tasas a diez años de los bonos de gobierno en dólares finalicen el año en niveles de 2.0%, en línea con el crecimiento del país.

En un escenario de cambio de gobierno y con múltiples desafíos a encarar por la próxima administración, así como un panorama global de leve recuperación de las economías, asesorarse para tomar las mejores decisiones resulta crucial.

La administración del dinero requiere manejarse con cautela y una correcta orientación. En Corredor de Bolsa SURA contamos con un equipo de expertos en inversión con experiencia en toda América Latina, capaces de brindar estrategias a medida y personalizadas en función de las necesidades, objetivos y perfiles de riesgo de cada cliente.

* Vicepresidente de Wealth & Asset Management de SURA Asset Management Uruguay

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados