Opinión

Emprender en Uruguay

El pasado miércoles 22 de agosto presentamos un nuevo trabajo del Centro de Estudios para el Desarrollo. Se trata de un panorama general de la situación del emprendedurismo en Uruguay, con un especial énfasis en revalorizar la mirada de los propios protagonistas.

Emprender economía y mercado
Emprender economía y mercado

Se realizó un abordaje teórico del tema emprendedurismo, se presentaron las principales cifras que lo describen y se llevó a cabo un trabajo de campo mediante una encuesta, con el objetivo de analizar la opinión del emprendedor uruguayo. Finalmente, se presentaron algunas propuestas de política.

Como conclusión general, podemos destacar la jerarquización que el tema tuvo en los últimos años y la necesidad de incluir otras miradas y énfasis a las políticas públicas concernientes al emprendedurismo.

Existen importantes autores que han estudiado en profundidad la promoción al emprendedurismo, Carl Schramm (2018) ha sido especialmente crítico en su libro Burn the business plan. Él enfatiza que los planes de negocios pueden ser un escollo al crecimiento de la empresa si introducen rigideces. Según él, Google, Facebook, Microsoft y Apple son ejemplos de compañías exitosas que surgieron sin escribir ningún plan de negocios.

Por otro lado, Schramm hace un punto muy importante de la edad y la experiencia del emprendedor exitoso promedio. Los medios y la promoción al emprendedurismo suelen caricaturizar a los emprendedores como jóvenes recién graduados de prestigiosas escuelas de negocios, sin embargo la realidad es distinta. Los emprendedores más exitosos suelen estar cercanos a los 40 y contar con, al menos, una década trabajando en un sector de la economía que es donde finalmente emprende. La experiencia de trabajo es la que le brinda al novel emprendedor la ventaja diferencial en cuanto a conocimiento y contactos que hace más probable el éxito. Según Schramm, las historias de Gates, Jobs y Zuckerberg aportan muy pocas lecciones útiles para el 95% de los empresarios y son ínfimamente minoritarias.

Los emprendedores consultados en el informe concuerdan mayoritariamente en que las políticas de emprendedurismo parecen estar enfocadas casi exclusivamente a jóvenes globalizados con un nivel educativo medio o alto.

Como bien muestra Schramm, emprender no es una cualidad exclusiva de millennials que recién están ingresando en el mercado laboral. Parece sensato apuntar a otros sectores de mayor edad, o gente que tenga empleo y que quiera emprender en forma part-time, mientras sigue con su empleo actual que probablemente está relacionado con su potencial emprendimiento. Algo similar sucede con el poco foco que parece haber en sectores populares, el desarrollo de un país depende en buena medida de aprovechar el potencial emprendedor de todos sus habitantes, y buena parte de la sociedad no recibe ningún estímulo que permita potenciar sus aptitudes emprendedoras.

Por otro lado, políticas eficaces de promoción del emprendedurismo deben incluir acciones concretas con un impacto real y medible. Percibimos que muchas veces algunos discursos sobre el tema y algunas de las políticas promovidas no están a tono con lo que el emprendedor vive en sus actividades diarias. En corto podríamos resumir la situación de la siguiente forma: el emprendedor promedio está mucho más necesitado de contar con trámites simples y menos costosos para abrir una empresa que en elaborar un moderno plan de negocio. En este sentido hay algunas ideas interesantes para remover escollos del camino de los emprendedores como puede ser el altísimo costo de crear algunos tipos de empresa.

Un proyecto de Ley que se encuentra a discusión del parlamento parece estar bien enfocado en ese sentido e incorpora nuevas formas jurídicas para emprender más económicas, simples y flexibles, como la "Sociedad por Acciones Simplificadas". En el trabajo también discutimos algunas otras alternativas, como una "ley de pago oportuno", que limite la discrecionalidad y el abuso en los plazos de pagos que muchas veces sufren las Pymes que actúan como proveedoras de empresas más grandes, o del propio Estado. Está idea está siendo implementada en Chile actualmente, estableciendo un límite para el pago a proveedores a partir del cual se devengarán intereses.

El ecosistema emprendedor que se ha desarrollado en nuestro país ha sido un logro muy importante y muchos emprendedores así lo valoran. Sin embargo, es necesario incluir nuevas miradas y énfasis en las políticas públicas al respecto.

El presente informe intenta realizar un aporte al entendimiento del fenómeno en nuestro país. Existen importantes sectores sociales que parecen estar siendo ignorados por las actuales políticas de emprendedurismo. Al mismo tiempo, existen algunos problemas concretos que preocupan a los emprendedores y que no están usualmente en los discursos y preocupaciones de los expertos del tema. Nuestro camino hacia ser un país desarrollado requerirá emprendedores; son ellos quienes mueven la economía. Es por eso que no podemos darnos el lujo de solo quedarnos en el emprendedurismo más romántico de charlas motivacionales para jóvenes universitarios.

Debemos ampliar la mirada y accionar sobre aquellas cosas que tendrán un impacto más eficaz en despertar el potencial emprendedor de los uruguayos.

(*) El autor es Agustín Iturralde - Msc "Political Economy of Late Development" LSE. Director Académico del Centro de Estudios para el Desarrollo. El informe completo está disponible en www.ced.uy.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º