Publicidad

Elogios para Janet Yellen

Foto: Reuters

OPINIÓN

Es inmensamente reconfortante saber que la política económica la hará alguien que sepa lo que está haciendo.

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Es difícil exagerar el entusiasmo entre los economistas por la selección que hizo Joe Biden de Janet Yellen como la próxima secretaria del Tesoro. Parte de este entusiasmo refleja la naturaleza innovadora de su nombramiento. No será solo la primera mujer en ocupar el puesto; será la primera persona en haber ocupado los tres puestos principales tradicionales de política económica de los Estados Unidos: presidenta del Consejo de Asesores Económicos, presidenta de la Reserva Federal y ahora secretaria del Tesoro.

Y sí, hay un poco de venganza para Donald Trump, quien le negó un segundo mandato bien merecido como presidenta de la Fed, supuestamente en parte porque pensó que ella no calzaba los puntos.

Pero las buenas noticias sobre Yellen van más allá de su carrera ridículamente distinguida en el servicio público. Antes de ocupar el cargo, era una investigadora seria. Y fue, en particular, una de las figuras destacadas de un movimiento intelectual que ayudó a salvar la macroeconomía como una disciplina útil cuando esa utilidad se encontraba bajo asalto, tanto externo como interno.

Antes de llegar allí, unas palabras sobre el tiempo que Yellen pasó en la Reserva Federal, especialmente su tiempo en el directorio de la Fed a principios de la década de 2010, antes de que asumiera la presidencia.

En ese momento, la economía estadounidense se estaba recuperando lentamente de la Gran Recesión, una recuperación impedida —no por casualidad— por los republicanos en el Congreso, que pretendían preocuparse por la deuda nacional e impusieron recortes de gastos que perjudicaron significativamente el crecimiento económico. Pero el gasto no fue el único tema de debate; también hubo fuertes discusiones sobre política monetaria.

Específicamente, hubo muchas personas de derecha que condenaron los esfuerzos de la Fed para rescatar a la economía de los efectos de la crisis financiera de 2008. Entre ellos, dicho sea de paso, estaba Judy Shelton, el truco totalmente incondicional que Trump todavía está tratando de instalar en la junta de la Fed, quien advirtió en 2009 que las acciones de la Fed producirían una "inflación ruinosa"; y no fue así.

Incluso dentro de la Reserva Federal, había una división entre "halcones" preocupados por la inflación y "palomas" que insistían en que la inflación no era una amenaza en una economía deprimida y que la lucha contra la depresión debería tener prioridad. Yellen fue una de las principales palomas, y un análisis de 2013, realizado por The Wall Street Journal, descubrió que había sido la pronosticadora más precisa entre los formuladores de políticas de la Fed.

¿Por qué lo hizo bien? Parte de la respuesta, diría yo, se remonta a su trabajo académico en la década de 1980.

En ese momento, como he sugerido, la macroeconomía útil estaba siendo atacada. Lo que quiero decir con "macroeconomía útil" fue el entendimiento, compartido por economistas desde John Maynard Keynes hasta Milton Friedman, de que la política monetaria y fiscal podría usarse para combatir recesiones y reducir su costo económico y humano.

Esta comprensión no falló en la prueba de la realidad; por el contrario, la experiencia de principios de la década de 1980 confirmó firmemente las predicciones de la macroeconomía básica.

Pero la economía útil estaba amenazada.

Por un lado, los políticos de derecha se alejaron de la economía basada en la realidad en favor de doctrinas excéntricas, especialmente la afirmación de que los gobiernos pueden conjurar un crecimiento milagroso recortando los impuestos a los ricos. Por otro lado, un número significativo de economistas rechazaron cualquier papel de la política en la lucha contra las recesiones, alegando que no habría necesidad de ese papel si la gente actuara racionalmente en su propio interés, y que el análisis económico siempre debería asumir que la gente es racional.

y allí entró Yellen; fue una figura prominente en el surgimiento de la economía "nueva keynesiana", que se basaba en una idea clave: la gente no es estúpida, pero no es perfectamente racional ni egoísta. E incluso un poco de realismo sobre el comportamiento humano restaura los argumentos a favor de políticas agresivas para combatir las recesiones. En un trabajo posterior, Yellen demostraría que los resultados del mercado laboral dependen en gran medida no solo de cálculos puros de dólares y centavos, sino también de las percepciones de justicia.

Todo esto puede parecer abstruso, pero puedo dar fe de mi propia experiencia que este trabajo tuvo un gran impacto en muchos economistas jóvenes, básicamente dándoles una licencia para ser sensatos.

Y me parece que hay una línea directa entre el realismo disciplinado de la investigación académica de Yellen y su éxito como formuladora de políticas. Siempre fue alguien que comprendió el valor de los datos y los modelos. De hecho, el pensamiento riguroso se vuelve más, no menos importante, en tiempos de locura como estos, cuando la experiencia pasada ofrece poca orientación sobre lo que deberíamos hacer. Pero tampoco olvidó nunca que la economía se trata de personas, que no son las máquinas de calcular hiperracionales y sin emociones que los economistas a veces desearían ser.

Ahora bien, nada de esto significa que las cosas vayan necesariamente bien. La carrera no es para los veloces, ni el pan para los sabios, ni el éxito para los legisladores del entendimiento, pero el tiempo y el azar les suceden a todos. El gabinete de Trump fue un mal espectáculo, posiblemente el peor gabinete en la historia de Estados Unidos, pero no fue hasta 2020 que las consecuencias de la incompetencia de la administración se hicieron completamente evidentes.

Aún así, es inmensamente reconfortante saber que la política económica la hará alguien que sepa lo que está haciendo.

Publicidad

Publicidad