OPINIÓN

Elizabeth Warren contra los pequeños plutócratas

¿Recuerdan cuando los expertos solían argumentar que Elizabeth Warren (senadora demócrata, aspirante a la Casa blanca) no era lo suficientemente agradable para ser presidenta? 

Elizabeth Warren, senadora demócrata. Foto: Reuters
Elizabeth Warren, senadora demócrata. Foto: Reuters

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Siempre fue una postura perezosa, con un fuerte elemento de sexismo. Y ahora parece ridículo ver a Warren en la campaña. No importa si es alguien con quien te gustaría tomar una cerveza, definitivamente es alguien con quien miles de personas quieren tomarse selfies.

Pero hay algunas personas a las que realmente les disgusta Warren: los ultra ricos, especialmente en Wall Street. Les disgusta tanto que, según los informes, algunos donantes demócratas desde hace mucho tiempo están considerando respaldar a Donald Trump, la corrupción, la colusión y todo, si Warren es la candidata presidencial demócrata.

Y el éxito de Warren es una posibilidad seria, porque el aumento constante de Warren la ha convertido en una verdadera contendiente, tal vez incluso la favorita: aunque todavía sigue un poco a Joe Biden en las encuestas, los mercados de apuestas actualmente le dan aproximadamente un 50% de posibilidades de asegurarse la nominación.

Pero, ¿por qué Warren inspira un nivel de odio y miedo entre los muy ricos que no creo que hayamos visto dirigido a un candidato presidencial desde los días de Franklin D. Roosevelt?

En la superficie, la respuesta puede parecer obvia. Ella propone políticas, en particular un impuesto sobre las fortunas que exceden los US$ 50 millones, que harían que los extremadamente ricos sean un poco menos. Pero profundiza en la cuestión un poco más profundamente, y el odio de Warren se vuelve considerablemente más desconcertante.

Las únicas personas que se verían directamente afectadas por sus propuestas impositivas son aquellas que literalmente tienen más o menos dinero de lo que saben con qué hacer. Tener un millón o dos menos no arruinaría sus estilos de vida; la mayoría de ellos apenas notaría el cambio.

Al mismo tiempo, incluso los muy ricos deberían temer mucho la posibilidad de una reelección de Trump. Cualquier duda que haya tenido sobre sus instintos autoritarios debería haber sido aplacada por su reacción a la posibilidad de juicio político: amenazas de muerte implícitas contra denunciantes, advertencias de guerra civil y afirmaciones de que miembros del Congreso que lo investigan son culpables de traición.

Y cualquiera que imagine que una gran riqueza los salvaría de la ira de un autócrata, debería mirar la lista de oligarcas rusos que cruzaron a Vladimir Putin y ahora están arruinados o muertos.

Entonces, ¿qué haría que los muy ricos, incluso algunos multimillonarios judíos, que deberían tener una muy buena idea de las posibles consecuencias del dominio de la derecha, apoyen a Trump sobre alguien como Warren?

Hay, diría, una pista importante en la "ira de Obama" que se extendió por Wall Street alrededor de 2010. Objetivamente, la administración de Obama fue muy buena con la industria financiera, a pesar de que esa industria acababa de llevarnos a la peor crisis económica desde la década de 1930. Los principales actores financieros fueron rescatados en términos indulgentes, y mientras que los banqueros fueron sometidos a un aumento en la regulación desde hace mucho tiempo, las nuevas regulaciones han resultado bastante fáciles de manejar para las empresas de buena reputación.

Sin embargo, los magnates financieros estaban furiosos con el presidente Barack Obama porque se sentían irrespetados. En verdad, la retórica de Obama fue muy suave; todo lo que hizo fue sugerir que algunos banqueros se habían portado mal, algo que ninguna persona razonable podría negar. Pero con una gran riqueza viene una gran mezquindad; las suaves reprimendas de Obama provocaron furia y un gran cambio en las contribuciones políticas de la industria financiera hacia los republicanos.

El punto es que muchos de los súper ricos no están satisfechos con vivir como reyes, lo que continuarán haciendo sin importar quién gane las elecciones del próximo año. También esperan ser tratados como reyes, ser elogiados como creadores de empleo y héroes de la prosperidad, y consideran cualquier crítica como un acto imperdonable.

Y para esas personas, la perspectiva de una presidencia de Warren es una amenaza de pesadilla, no para sus billeteras, sino para sus egos. Pueden tratar de descartar a alguien como Bernie Sanders como un revoltoso. Pero cuando Warren critica a los malhechores de gran riqueza y propone frenar sus excesos, su evidente sofisticación política hace que su crítica sea mucho más difícil de descartar.

Si Warren es la nominada, entonces un número significativo de magnates irá por Trump; es mejor poner en riesgo la democracia que enfrentar un desafío a su autoestima imperial. ¿Importará?

Tal vez no. En estos días, las elecciones presidenciales estadounidenses están tan inundadas de dinero que ambas partes pueden contar con recursos suficientes para saturar las ondas.

De hecho, los ataques exagerados de los ricos a veces pueden ser una ventaja política. Ese fue sin duda el caso de Franklin D. Roosevelt, que se deleitaba con su oposición plutocrática: "Son unánimes en su odio por mí, y agradezco su odio".

Hasta ahora, Warren parece estar siguiendo el mismo libro de jugadas, tuiteando artículos sobre la hostilidad de Wall Street como si fueran endosos, que en cierto sentido lo son. Es bueno tener los enemigos correctos.

Sin embargo, me preocupa cómo lo tomarán en Wall Street si hacen todo lo posible para derrotar a Warren y ella gana de todos modos. Washington puede rescatar sus balances, pero ¿quién puede rescatar sus psiques dañadas?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)