Publicidad

El fantasma del sabotaje del futuro

Foto: Reuters

OPINIÓN

Un acuerdo de bases muy poco sólidas.

Este contenido es exclusivo para suscriptores

“El acuerdo de no estímulo” alcanzado por el Congreso durante el fin de semana anterior (en serio, se trata de ayuda en caso de desastre, no de impulsar la economía) no llegó demasiado pronto. En realidad, llegó demasiado tarde: la ayuda crucial para muchos estadounidenses desempleados y empresas expiró hace meses. Pero ahora parte de esa ayuda ha vuelto, por un tiempo.

Es cierto que la ayuda será menos generosa que en la primavera y el verano: US$ 300 a la semana en beneficios de desempleo mejorados, en lugar de US$ 600. Pero debido a que los trabajadores que todavía están sin trabajo como resultado de la pandemia tendían a tener bajos ingresos incluso antes de que llegara el coronavirus, recibirán, en promedio, algo así como el 85% de sus ingresos anteriores al COVID-19.

Por cierto, aunque los cheques únicos de US$ 600 para un grupo mucho más amplio de estadounidenses están recibiendo gran parte de la cobertura de los medios, representan solo un pequeño porcentaje del gasto total y son mucho menos cruciales que los beneficios por desempleo para mantener a flote a las familias. .

Entonces, ¿qué es lo que no me gusta de este paquete de ayuda? Hay algunas cosas tontas, como una exención de impuestos para los gastos de comidas corporativas: luchar contra una pandemia mortal con “almuerzos de tres martinis”. Pero el problema grave de este acuerdo es que la ayuda económica terminará demasiado pronto: las prestaciones por desempleo mejoradas durarán solo 11 semanas. Y el proceso mediante el cual se alcanzó el acuerdo tiene implicaciones siniestras para el futuro.

¿Por qué no son suficientes 11 semanas de ayuda? Porque no podremos iniciar una recuperación económica vigorosa hasta que una gran parte de la población esté vacunada, lo que podría no suceder hasta el verano o incluso principios del otoño. Y todavía estamos alrededor de 10 millones de trabajos por debajo de los niveles anteriores a COVID; incluso si podemos recuperar empleos tan rápidamente como lo hicimos durante el falso amanecer de mayo y junio (cuando la administración Trump insistió en que la pandemia estaba terminando), pasarán meses más antes de que estemos cerca del pleno empleo.

Entonces, si bien la nueva legislación proporciona una especie de puente hacia el futuro posterior a COVID, es un puente que atraviesa solo una parte del abismo que tenemos por delante. Y la forma en que se aprobó el proyecto de ley ofrece pocas razones para ser optimistas sobre la voluntad republicana de permitir que la administración Biden termine el proyecto.

Recuerde, hasta hace poco Mitch McConnell mostró poco interés en aprobar cualquier tipo de paquete de ayuda. Y no hay ningún misterio sobre lo que hizo que cambiara de opinión: todo se trataba de la segunda vuelta del Senado en Georgia. “Kelly (Loeffler) y David (Perdue) están siendo golpeados” por la falta de ayuda, dijo a sus aliados políticos.

Una vez que esas carreras terminen el 5 de enero, es seguro que McConnell volverá a perder el interés. Y a menos que los demócratas ganen ambas elecciones, él seguirá siendo el líder de la mayoría del Senado, en condiciones de obstaculizar cualquier alivio económico adicional.

Más allá de eso, los últimos obstáculos para llegar a un acuerdo fueron un recordatorio de algo que deberíamos haber aprendido durante los años de Obama: cuando un demócrata está en la Casa Blanca, los republicanos intentan sabotear la economía. Y el sabotaje no se limita a utilizar preocupaciones falsas sobre el déficit para bloquear el gasto necesario; también implica aumentar deliberadamente el riesgo de crisis financiera.

Recuerden la actitud del Partido Republicano cuando Barack Obama fue presidente fue más allá de hacerse pasar por halcones del déficit para bloquear el estímulo fiscal necesario. También implicó críticas y acoso constantes a la Fed por sus esfuerzos por rescatar la economía. Y ahora está sucediendo de nuevo.

Algunos antecedentes: aunque la recesión pandémica fue profunda y desagradable, fácilmente podría haber sido aún más desagradable. Durante algunas semanas de marzo, Estados Unidos estuvo al borde de una crisis financiera que se acercaba al colapso tras la caída de Lehman Bros. en 2008. Sin embargo, afortunadamente, esta crisis incipiente fue rápidamente contenida por la Reserva Federal, que estabilizó los mercados mediante la compra de billones de dólares en activos financieros y dejando en claro que haría aún más si fuera necesario.

Ese fue un trabajo bien hecho. Pero el riesgo de crisis financiera no ha desaparecido, por lo que queremos asegurarnos de que la Fed tenga las herramientas para enfrentar los desafíos futuros.

Sin embargo, el mes pasado, Steven Mnuchin, el afortunado secretario del Tesoro saliente, recuperó gratuitamente cientos de miles de millones de dólares en respaldo presupuestario para los programas de préstamos de emergencia de la Fed, lo que hizo que esos fondos no estuvieran disponibles para su sucesor. Y las conversaciones sobre el alivio económico casi fracasaron debido a una demanda de último momento del senador Pat Toomey, respaldado por el liderazgo republicano, de que la legislación prohíbe a la Fed reiniciar algunos de estos programas o algo parecido.

Al final, esta píldora venenosa parece haberse vuelto en su mayor parte inofensiva, con un lenguaje que salva las apariencias y evita programas de imitación exactos, pero parece dejar espacio para programas ligeramente diferentes que lograrían los mismos resultados.

Pero el episodio fue un adelanto de lo que vendrá. Si se desarrolla otra crisis, espere que los republicanos hagan todo lo posible para evitar una respuesta eficaz.

Entonces, ¿cómo deberíamos sentirnos acerca de este acuerdo de ayuda? El vaso está medio lleno: para millones de familias estadounidenses, los próximos meses serán menos infernales de lo que pensaban. El vaso está medio vacío: a menos que los demócratas ganen esos escaños en Georgia, espere una primavera desagradable y años de sabotaje económico por delante.

Publicidad

Publicidad