ENTREVISTA

EE.UU. solo dejará de aumentar la presión cuando comience a sentir el dolor de la guerra con China

Es claro que Estados Unidos tiene la ventaja del tamaño, pero ¿tendrá la paciencia estratégica que sí tienen los chinos?

Andrew Sheng - Docente en Universidad Tsinghua, Beijing; experto en temas financieros; Miembro del grupo asesor externo del FMI. Foto: cortesía
Andrew Sheng - Docente en Universidad Tsinghua, Beijing; experto en temas financieros; Miembro del grupo asesor externo del FMI. Foto: cortesía

Andrew Sheng, reconocido académico chino, hoy en la universidad de Hong Kong y Tsinghua de Beijing, afirmó que los chinos no pueden ser acusados de manipulación de divisas y advirtió que Estados Unidos “solo dejará de aumentar la presión (hacia China) cuando comience a sentir el dolor” ante una posible recesión. Advirtió que la guerra comercial desacelerará la economía global y cuando le toque el turno a Estados Unidos, el próximo año, el mundo entrará en recesión. Para el experto, si EE.UU. anuncia otra suba de aranceles, no sorprendería que el tipo de cambio supere los 7 dólares por yuan. Apuntó que un tipo de cambio más débil “está completamente de acuerdo con los fundamentos y la lógica económica”. A continuación, un resumen de la entrevista.

—¿Cómo describiría la situación generada por la devaluación del yuan?

—La situación actual debe considerarse dentro del contexto más amplio de la rivalidad entre Estados Unidos y China, pero deriva en gran medida de la política de “America First” y las medidas adoptadas para abordar los déficit comerciales de Estados Unidos. El problema comercial se ha extendido a la moneda, porque todo el mundo sabe que cualquier aumento de las tarifas puede mejorarse mediante una depreciación. Los chinos han estado interviniendo para mantener el yuan frente al dólar, no para depreciarlo. Un tipo de cambio estable es del interés de todos. Si hay una crisis en una economía, tener un tipo de cambio flexible le permite a la economía absorberla mejor. Entonces, si Estados Unidos anuncia de repente otra suba de aranceles, no sorprendería que el tipo de cambio supere los 7 dólares por yuan.

—¿Cuáles son los fundamentos en los que se basa la depreciación de la moneda china?

—El CNY (yuan renmimbi) no es un tipo de cambio fijo, por lo que rebotar alrededor de cualquier cifra no es sorprendente. En general, el dólar se ha apreciado un tanto frente al euro, la libra esterlina y muchas monedas EME (economías emergentes), pero se ha depreciado un poco frente al yen, durante el período posterior a la última reunión de la Fed. La estabilidad del CNY frente a la canasta de monedas es un dato más relevante que solo frente al dólar.

Además, el superávit en cuenta corriente de China se ha reducido del 10% del PIB en 2009 al 2% en la actualidad, y con el shock comercial de aranceles más altos, no es sorprendente que el saldo de la cuenta corriente se reduzca incluso a una posición de déficit. Por lo tanto, un tipo de cambio más débil está completamente de acuerdo con los fundamentos y la lógica económica normal. Como Paul Krugman declaró en el New York Times, los chinos no pueden ser acusados de manipulación de divisas en las condiciones actuales.

—¿Qué efectos tiene esta medida en la evolución de la economía china y sus empresas endeudadas en dólares y dependientes de materias primas nominadas en esa moneda?

—La economía china se está desacelerando debido a los ajustes estructurales para hacer frente al exceso de apalancamiento interno desde hace dos años, ya que existe la necesidad de reequilibrar la economía hacia el consumo interno. Por tanto, la disputa comercial empeoró la demanda agregada en ausencia de un mayor gasto de inversión. Esto era de esperar. Cierta consolidación no es algo malo. La cadena de suministro global, una gran parte de la cual se encuentra en China, está cambiando en respuesta a las nuevas tecnologías, mayores costos salariales en China y también el aumento de los patrones de consumo no estadounidenses. El reciente aumento del comercio mundial chino se debió principalmente a los mercados no estadounidenses: Europa, África, Asia y América Latina. Por lo tanto, el proceso de adaptación a estas tendencias mundiales ha estado en vigor durante varios años.

Pero el dólar seguirá siendo importante en las transacciones. Los chinos todavía tienen US$ 3 trillones de reservas, de los cuales más de un trillón están en bonos del Tesoro de EE.UU. La posición de inversión internacional neta (excluyendo la deuda externa) sigue siendo de alrededor del 11% del PIB, que es mucho mejor que el déficit NIIP (posición internacional) de EE.UU. de poco menos del 50% del PIB. Estas reservas son más que suficientes para liquidar los pasivos en dólares de las empresas chinas, muchas de las cuales están cubiertas contra las exportaciones en dólares, de todos modos.

—¿Cómo impacta la economía global?

—La guerra comercial desacelerará a la economía global: todos ya se están desacelerando, excepto Estados Unidos. Entonces, cuando Estados Unidos se desacelere el próximo año, el mundo entrará en recesión. La pregunta es qué tan malo será.

—¿Cómo afecta el aumento de la volatilidad a los países emergentes?

—La volatilidad es un síntoma de problemas fundamentales con la economía y los mercados. Aumenta cuando hay choques significativos en el sistema. Los aumentos arancelarios están impulsados políticamente y, por lo tanto, afectan el precio de los bienes globales. La demanda agregada ya está comenzando a reducirse, a medida que el crecimiento de la inversión se desacelera y si el comercio también se desacelera, el crecimiento mundial se verá afectado, más las economías pequeñas que las grandes.

—¿Qué reacción se espera de EE.UU.?

—La política económica de EE.UU. está ahora impulsada políticamente, más que por pura lógica económica. Los mercados de valores todavía están en alza, básicamente debido a un exceso de QE (quantitative easing —liquidez—), y la Reserva Federal todavía está impregnada por un “Greenspan Put” (el enfoque monetario de Alan Greenspan): cada vez que los mercados se tambalean, reducen las tasas de interés. Pero si las ganancias básicas de las compañías que cotizan en bolsa se ven afectadas, y lo harán porque ganan mucho con el comercio y la venta de China dentro de China, el mercado de valores bajará. Las empresas que cotizan en bolsa no pueden seguir comprando sus propias acciones para mantener los precios altos. Si Wall Street se cae, tendremos las condiciones para una recesión como en los años '30.

—¿La estrategia de inyección de liquidez de Fed y BCE seguirá funcionando?

—QE es como un medicamento: funciona bien en pequeñas dosis. Después de un tiempo, pierde su efecto. El riesgo real es que las economías avanzadas se estén quedando sin opciones de política. No quieren participar en reformas estructurales a través de políticas fiscales dolorosas: trabajo, infraestructura, etc., por lo que eligieron la opción más suave de la política monetaria. Los banqueros centrales advierten que existen límites para las herramientas de política monetaria y su efectividad. ¿Cómo puede funcionar un interés negativo en una condición donde ya no tiene ahorros y está muy endeudado? Pides prestado más, por tanto, sos demasiado grande para fallar. Esta es la condición macro que enfrentan los países ricos.

—¿A su juicio, dónde está la salida al conflicto entre Estados Unidos y China?

—Mi opinión es que Estados Unidos solo dejará de aumentar la presión cuando comience a sentir el dolor. Los chinos se dan cuenta de que Estados Unidos tiene la ventaja en términos de tamaño, pero ¿tienen la paciencia estratégica cuando el dolor comienza a golpear? Los chinos quieren paz y estabilidad: no comenzaron la guerra y prefieren una situación en la que todos salgan ganando sin amenazas de una escalada repentina. Están tratando de restablecer una tregua estratégica y confiar en esa tregua. Si Estados Unidos persiste en una guerra comercial de perder-perder, entonces todos pierden: la pregunta es cuánto y quién sufre más. La guerra comercial ha dado más incentivos para que China se reforme más rápido, pase al consumo interno, actualice la tecnología, la I+D, racionalice la administración, reequilibre el apalancamiento, etc. Esto es exactamente lo que se necesita para demostrar al mundo que quieren lograr una mayor inclusión social. También han reducido las emisiones de carbono y la contaminación del aire. Queda mucho por hacer.

Por otro lado, se puede ver que la política está en ruinas en todas partes, con los políticos luchando entre sí y no se está enfocando tanta atención en la inclusión social y el cambio climático, esencialmente en la entrega de promesas electorales. Este conflicto comercial definirá la diferencia en la visión del mundo: ¿desea solo promesas políticas o la entrega de buenos resultados? La mayoría de la prensa occidental calificó el conflicto comercial como un falso binario: democracia versus autocracia. En realidad, el problema no se trata de estas ideologías, sino de qué sistema mixto ofrece para qué economía en términos de resultados positivos. Ahora sabemos que hay muy pocas democracias o autocracias "puras": hay rasgos de cada una en cada sistema.

Como señaló Andre Gunder Frank, una visión centrada en el euro no es necesariamente la visión correcta cuando el mundo se mezcla entre sí. La realidad es que el mundo ya está en un modo híbrido, cada país buscando la fórmula correcta. Deben entenderse, empatizar con los sufrimientos de las personas y pensar en cómo entregar a todos, en lugar de culpar a los extranjeros y a todos los demás. Necesitamos más humildad y auto-introspectiva. ¿Dónde nos equivocamos? ¿Es nuestro paradigma equivocado el que creó todos estos puntos ciegos de desigualdad y daño climático? Todos hablan de confianza, pero ¿quién está entregando? Todos estamos hirviendo ranas en el cambio climático. Algunos piensan que la forma de resolver el problema de ebullición es luchar entre ellos, en lugar de trabajar juntos para resolver problemas mutuos. Sólo el tiempo dirá.

—El juego ya está cambiando, porque siempre estamos en transición de un orden a otro, con el caos como una propiedad emergente. El orden unipolar se está fragmentando en un orden multipolar. No será necesariamente chino. Los chinos tienen demasiados problemas internos para querer ser el número uno, pero quieren un entorno externo estable para poder hacer sus propios ajustes. Estados Unidos sigue siendo el número uno en muchas áreas, pero el debate es más sobre cómo coexisten con otras potencias. Ya sea que los elefantes luchen o hagan el amor, la hierba se pisoteará. Y cuanto más grande es el elefante, más grandes son las ondas de choque, ya sea para bien o para mal. Poner a todos sus principales socios comerciales en la lista de vigilancia de manipuladores de divisas no es una buena forma de ganar amigos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)