Entrevista

La economía crece con fuerza, a pesar de Trump

Con Roberto Chang, Doctor en Economía en la Universidad de Pennsylvania e investigador en la Universidad de Rutgers (Nueva Jersey).

Roberto Chang, Doctor en Economía en la Universidad de Pennsylvania. Foto: El País
Roberto Chang, Doctor en Economía en la Universidad de Pennsylvania. Foto: El País

Dado que el sostenido crecimiento de la economía de Estados Unidos responde a motivos que van bastante más allá de las políticas de Donald Trump, el resultado de las elecciones de medio tiempo de la pasada semana, donde hubo un crecimiento importante del Partido Demócrata en desmedro del gobernante Partido Republicano, no va a generar distorsiones importantes en la actividad económica.

Así lo entiende Chang, quien apunta a que los estadounidenses advierten que la economía está mejor, pero muchos de ellos entienden que no va por el mejor camino. Chang, peruano de nacimiento, es además Investigador Asociado en National Bureau of Economic Research (NBER) y asesora a bancos centrales y organismos internacionales en temas como economía monetaria y política cambiaria. A continuación, un resumen de la entrevista.

—¿Cómo se deben interpretar los resultados de la elección de medio término en relación con la economía de EE.UU.?

—Si miramos la macroeconomía, sin pensar en lo que está pasando política y socialmente, está muy fuerte. Todos los indicadores son sumamente favorables, el crecimiento sin ser espectacular es bastante sostenido, el desempleo se ha ubicado por debajo de 4% y la inflación se mantiene alrededor del 2%, y hay mucha confianza en los inversionistas y en los consumidores. Mientras tanto, estamos en momentos de mucha rispidez, tensiones políticas, sociales, un presidente impulsivo que ha faltado el respeto a muchos colectivos de este país y de esa forma, él mismo creó la reacción política que se ha plasmado en las elecciones de medio término, con un importante crecimiento demócrata.

—¿No se le reconoce al Partido Republicano el mérito de que la economía esté bien?

—La gente está reaccionando más a lo que recibe todos los días desde lo político y social, que a la economía. Normalmente, en un país que crece, el partido que está en el poder es el más beneficiado. Acá no ocurrió eso.

Una encuesta divulgada el día de la elección en National Public Radio, mostró que dos terceras partes de los votantes consultados entendía que la economía estaba muy bien, pero cuando le preguntaron si el país estaba yendo en la dirección correcta, el 55% dijo que no. Mi visión personal es que la economía sigue estando fuerte, mayormente a pesar de Trump, y no por Trump. Basta mirar las cifras y cómo posterior a la crisis, en la última década, la economía ha venido consolidándose. Ya estaba bastante fuerte la economía antes de las elecciones de 2016.

—¿El fortalecimiento del consumo es la señal más clara de la firmeza de la economía?

—Últimamente, el crecimiento de indicadores como los salarios ha sido bastante notorio. Creación de empleo y mayor salario indica que muchas familias en Estados Unidos estén en una posición bastante mejor que en los últimos años. Y eso se refleja en el consumo que es el principal motor de la economía. Especialmente, hay un crecimiento muy importante en el consumo de bienes durables.

—Más empleo y más salarios en la economía, pero surgen dudas sobre la calidad del empleo…

—Sobre todo si se miran los números correspondientes a la productividad, son bastante decepcionantes. No ha crecido lo suficiente como uno se podía imaginar dados los cambios que se han radicado en los sectores productivos, fundamentalmente a partir de la revolución tecnológica. Es un tema de debate hoy día en el país, inclusive hacia el interior de la Reserva Federal.

—¿Qué responsabilidad tiene en ese crecimiento la estrategia de reducción de costos corporativos dispuestos por Trump?

—El recorte impositivo ha servido para estimular un poco la inversión en algunos sectores. Ha favorecido mucho a los beneficios de las empresas y a la gente rica, pero el efecto en la inversión no sé si ha sido tan fuerte como los aspectos negativos que por otro lado las actitudes de Trump han traído al país. Me refiero fundamentalmente a la incertidumbre respecto a su política comercial, que ha pegado negativamente a la inversión.

Pero volviendo a los beneficios impositivos, cabe decir que las empresas no tenían necesidad de esos beneficios que recibieron, hay mucho crédito en el país y no es sencillo interpretar que darles más liquidez fuera a impulsar la inversión en gran medida.

Roberto Chang, Doctor en Economía en la Universidad de Pennsylvania. Foto: El País
Roberto Chang, Doctor en Economía en la Universidad de Pennsylvania. Foto: El País

—¿Este resultado electoral modificará el rumbo de alguna de las políticas de Trump?

—Es una interrogante. Se podría esperar que el control demócrata en la Cámara de Representantes pueda poner freno a algunas iniciativas de Trump. Sobre todo en el aspecto comercial, la suba de aranceles y demás. Pero no está muy claro cómo se puede actuar en ese ámbito. Es probable que lo más importante de este cambio en la relación de fuerzas se manifieste a través del control en el congreso, la fuerza de chequeo y denuncia que se pueda tener de todo aquello que se entienda que no le hace bien al país. De todos modos, no hay indicios de que se amilane…

—¿Cuán sostenible es el crecimiento económico, que según la primera estimación del tercer trimestre, parece confirmar las expectativas de un alza de 3% para el año?

—No hay razón para pensar que en promedio no se mantenga el buen crecimiento económico de EE.UU. para los próximos dos o tres años. La última minuta de la Reserva Federal, en cuanto al crecimiento a largo plazo, refleja un crecimiento proyectado de 2%-2,5%. Esto es en promedio. No esperamos que la economía se mantenga creciendo 3% en el mediano plazo, pero los promedios que proyecta la Fed resultan una tasa muy satisfactoria para la economía de Estados Unidos.

—¿Puede decirse que el QE (Quantitative Easing) fue una buena estrategia?

—Lo fue, claro que sí. Fue una medida oportuna en su momento, probablemente podía haberse levantado antes, pero no por eso debe considerarse un error que se mantenga hasta nuestros días.

—¿La retirada de la liquidez no afecta a la economía?

—Realmente no. Medidas como el QE deberían tener poco impacto cuando los mercados financieros funcionan normalmente, como ahora.

— "La política monetaria es la principal amenaza para la economía", dijo Trump. ¿Es así?

—Lo que él estaba tratando de hacer cuando dijo eso es influir para que la Fed mantuviera las tasas bajas de manera que la economía siguiese fuerte; ahora que pasaron las elecciones, seguramente dejará de hablar de la Reserva hasta las próximas elecciones.

—La semana pasada la Fed dejó sin cambios las tasas de interés. Se anuncia un nuevo incremento para diciembre y tres más en 2019. ¿Cuál es el horizonte buscado?

—Las proyecciones de la Fed para finales de 2019 apuntan a una tasa de interés en 3,1% y 3,4% para 2020. Es consistente con una tasa de interés real del 1%, teniendo en cuenta una inflación del orden del 2%. Eso es lo que están pensando.

FED haría dos o tres subas más de las tasas de interés en 2018. Foto: archivo El País
Foto: archivo El País

—Algunos economistas han hablado de posibilidades de recalentamiento de la economía. ¿Lo ve posible?

—Si por recalentamiento queremos decir que la economía está creciendo demasiado rápido y con riesgo de generar una alta inflación, eso no lo veo probable. La otra advertencia está en el frente comercial. Las tensiones de Trump con China, Europa, Canadá, son un problema.

—¿Qué consecuencias reales está teniendo la guerra comercial con China?

—Hay sectores que ya están perdiendo, por ejemplo ha pegado en las exportaciones de soja a China; totalmente paradójico porque son los grupos empresariales que Trump pretendía favorecer con sus medidas. En términos generales, el fuego aún está contenido, pero si nos planteamos qué cosa puede ser una catástrofe para EE.UU., sin dudas que esto puede serlo.

—Si tuviera que definir otros riesgos a afrontar por parte de la economía de Estados Unidos a mediano plazo, ¿cuáles identificaría?

—Los riesgos más importantes pueden estar por el lado de los mercados financieros; una de las preguntas que se plantean aquí es si el valor de los stocks no está demasiado alto. Un indicador que hay que seguir con atención es la estructura de la tasa de interés. Uno de los indicadores más importantes para ello es la curva de rendimiento por plazos. Históricamente cuando la tasa de interés a largo plazo ha caído por debajo de la tasa de interés a corto plazo, casi siempre ha habido una recesión. Ahora se ha revertido, pero hace algunos meses teníamos ese panorama. Por otro lado, se sigue muy de cerca el PER (price-earnings ratio). Este indicador ha subido y eso encendió alguna alarma, pero no a niveles tan alarmantes de los que se veían antes de la crisis de 2008.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)