HORACIO BAFICO Y GUSTAVO MICHELIN

El dólar afectará las importaciones

Competitividad muestra una mejora que responde al encarecimiento en términos de salario de los productos de consumo del resto del mundo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
AUMENTO. Adquisición de bienes en el exterior. Foto: Archivo El País

Las importaciones de bienes son un indicador de avance sobre el desempeño a futuro de la economía. La información en volumen físico al tercer trimestre de 2014, complementada con los datos recientemente divulgados sobre el desempeño del PIB y la evolución de los distintos precios, confirman que la economía está atravesando por una senda de crecimiento más lento que en el pasado, tendencia que se acentuará en el año que está comenzando. En particular, debido al encarecimiento relativo que experimentarán los bienes de consumo importados en términos del salario de los uruguayos, ya que la economía necesita procesar un ajuste de precios relativos en el que el tipo de cambio aumente más que la inflación y los salarios.

En los doce meses finalizados a octubre de 2014 las importaciones de bienes ascendieron a US$ 11.630 millones, prácticamente el mismo valor registrado un año atrás (0,3% de incremento).

Varios son los elementos que contribuyeron a este estancamiento en el valor de las compras externas. En primer lugar las lluvias, por lo que disminuyeron las compras de petróleo casi un 20%. Si se excluye el crudo, las restantes importaciones aumentaron en su conjunto 4,6% medidas en dólares corrientes.

Otro elemento a considerar es el de los precios, que en promedio cayeron 2% (en dólares corrientes) en el período considerado. Cabe señalar que las importaciones de crudo registradas a septiembre corresponden a negocios pactados con anterioridad a la fuerte rebaja que experimentó el petróleo en los últimos tiempos, por consiguiente los menores precios promedio de importación corresponden a importaciones no petroleras, que son las que aumentan. Se desprende de lo anterior que en términos físicos, su incremento fue aún mayor.

No obstante este incremento de las importaciones no petroleras, que se puede asociar a un comportamiento dinámico de la economía, si se las analiza con detalle y se las contextualiza, se observan señales de enlentecimiento, acordes al comportamiento esperado de la economía a futuro.

El Gráfico N° 1 muestra la evolución de las importaciones según destino económico medidas en volumen físico. Si bien la tendencia general desde el año 2010 a la fecha ha sido creciente, cada uno de los grandes rubros presenta sus particularidades. Las compras de bienes de capital fueron las que más crecieron, en particular a partir del año 2013 (hasta ese momento las importaciones de consumo eran las que más crecían). El fuerte incremento que registran desde entonces está estrechamente relacionado con la construcción de la planta de Montes del Plata, que ya finalizó, y con mayores inversiones por parte de las empresas públicas, que también están culminando. En estos momentos están en marcha instalaciones de parque eólicos, pero de acuerdo a los datos de cuentas nacionales, cayó la formación bruta de capital fijo en el sector privado en el segundo y tercer trimestre de 2014. Si bien ahí pesa mucho la construcción, son señales de enlentecimiento de la inversión y por consiguiente deberían verse reflejadas también en un enlentecimiento de las importaciones de bienes de capital. De hecho, en el gráfico se nota una tendencia al estancamiento en los últimos meses.

Si no puede ver la gráfica, haga click aquí.

Consumo.

Por su parte, las importaciones de bienes de consumo han sido más estables en su tendencia, siempre crecientes. Una simple función del consumo lo explica en base al precio y al ingreso del comprador. El Gráfico N° 2 nos muestra la evolución de ambas variables, lo que nos ayuda a entender su desempeño pasado y proyectar el futuro. Se ven allí las variaciones trimestrales de los precios promedio de importación de bienes de consumo y el salario promedio, ambas expresadas en dólares corrientes. Es claro que el factor dominante ha sido el incremento de los salarios, que más que compensó el aumento que experimentaron los bienes importados.

Si no puede ver la gráfica, haga click aquí.

El mayor ingreso medido en dólares abarató relativamente el consumo de bienes importados. A su vez, una vez que los ingresos alcanzaron un determinado nivel, permitieron a la población consumir bienes duraderos. El ejemplo más ilustrativo es el de los automóviles, cuyas ventas han batido récords.

Pero a raíz del aumento que experimentó el tipo de cambio en el último año, los salarios dejaron de crecer en la moneda estadounidense. Y si bien los precios de importación están cayendo, el abaratamiento relativo ya no es tan grande como en el pasado.

Globalmente las importaciones de bienes de consumo en volumen físico se están frenando (crecieron 9% en el último trimestre de 2013, 12% en el primero de 2014, 8% en el segundo y 2% en el tercero), pero en esa evolución pesan significativamente las compras de automóviles, que se frenaron en el año 2014, registrando una caída en el tercer trimestre.

El enlentecimiento, y hasta retroceso en las ventas de automóviles no debería llamar la atención. El nivel de ventas registrado en los tres últimos años fue muy elevado, y ya se habría procesado la recomposición de un parque automotor que había quedado envejecido por la crisis de comienzos de siglo.

Producción. Las restantes importaciones se enlentecieron en el tercer trimestre, en particular las de otros consumos duraderos, tras un primer semestre muy dinámico, en el que el mundial de fútbol tuvo mucho que ver. Las importaciones son adelantos de consumo futuro, y el enlentecimiento que mostraron en el tercer trimestre puede estar reflejando expectativas de un menor ritmo de incremento del gasto de los uruguayos en el futuro. Los datos de cuentas nacionales muestran que trimestre a trimestre se enlentece el gasto de las familias. Si se une a esa tendencia el encarecimiento relativo que en términos del ingreso experimentarán los bienes de consumo importados (se proyecta un incremento del dólar superior al de los restantes precios de la economía para el presente año) cabe esperar una menor demanda por ellos, consistente con el enlentecimiento que están experimentando las importaciones.

El otro gran rubro de importación (excluido el petróleo) es el de los insumos intermedios. En el Gráfico N°3 se muestra su variación trimestral, tanto en volumen físico como de precios. También en este caso la tendencia en volumen es a un ritmo más lento, al tiempo que los precios, de la mano del descenso de las materias primas, muestran una marcada tendencia a la baja.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Este tipo de importaciones está asociado al agro y la industria y son un indicador a priori del comportamiento de esos sectores. El menor crecimiento que están experimentando en los últimos trimestres, son un reflejo de las perspectivas a mediano plazo de esos sectores. Es interesante destacar que en un marco de fuerte caída de precios, las compras físicas se enlentecen, lo que puede interpretarse como un descenso del bien final a producir (dado el contexto internacional) y por consiguiente expectativas de menor rentabilidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)