OPINIÓN

Deuda, agoreros y dobles raseros

El déficit del presupuesto federal llegó a $ 1 billón (en realidad $ 984 mil millones, pero lo suficientemente cerca).

Foto: Reuters
Foto: Reuters

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Eso es aproximadamente US$ 300 mil millones más de lo que la Oficina de Presupuesto del Congreso estaba proyectando en el verano de 2017, antes de que se promulgara la reducción de impuestos de Trump. Y básicamente todos bostezaron.

¿Hubo discursos ardientes en el Congreso denunciando la irresponsabilidad fiscal? No. ¿Hubo una cobertura mediática intensa? No, la historia estaba escondida en los principales periódicos. ¿Hubo una reacción severa en el mercado? No, las tasas de interés son sustancialmente más bajas que antes del aumento del déficit.

Esta falta de reacción ante un déficit que habría sido considerado impactante hace solo unos años, es una especie de política fiscal equivalente al perro de Sherlock Holmes que no ladró por la noche. Nos dice mucho sobre economía, política, específicamente la hipocresía absoluta del Partido Republicano, y los medios de comunicación, que en materia económica tienen un sesgo conservador de facto.

Comencemos con la economía. El déficit presupuestario ahora se ha disparado aproximadamente al nivel en que estaba en 2012, cuando la tasa de desempleo era más del doble de su nivel actual, y la economía necesitaba desesperadamente un gasto deficitario para mantener la demanda.

En aquel entonces, sin embargo, la multitud “Inside the Beltway” (o sea el círculo de interés relacionado con estos temas, funcionarios, cabilderos y medios) estaba obsesionada con la reducción del déficit. Y no fueron solo políticos. Como Ezra Klein, ahora el editor de Vox, señaló en ese momento, "las reglas de neutralidad periodística no se aplican cuando se trata del déficit". Sobre este tema, a los periodistas se les permite animar abiertamente un conjunto particular de soluciones de políticas altamente controvertidas". Y aquellos de nosotros que argumentamos que reducir el déficit no debería ser una alta prioridad, fuimos tratados como monstruos.

Pero el déficit no era una crisis entonces, y no lo es ahora. De hecho, los principales economistas ahora nos dicen que las preocupaciones sobre la deuda del gobierno han sido muy exageradas todo el tiempo. La gente muy seria estaba completamente equivocada, y aquellos que se oponían a la austeridad han sido vindicados.

Por supuesto, mientras prácticamente todos en Washington estaban hiperventilando sobre la deuda alrededor de 2012, las advertencias más apocalípticas vinieron de los republicanos: personas como Paul Ryan (¿lo recuerdan?), quienes declararon entonces: “En esta generación, una responsabilidad definitoria del gobierno es dirigir nuestra nación libre de una crisis de deuda mientras todavía hay tiempo”. Su pose como el halcón de déficit final le ganó la adulación de los medios, lo que a su vez lo impulsó a convertirse en presidente de la Cámara.

La verdad, sin embargo, es que desde el principio era obvio que Ryan era un farsante. Todo lo que tenía que hacer era mirar el contenido real de sus "planes" presupuestarios. Pero la narrativa de los medios exigía que hubiera republicanos serios y honestos, de modo que la culpa del déficit pudiera dividirse en partes iguales entre las partes; así que Ryan fue asignado a ese papel a pesar de que no era apto para el papel.

Y luego, cuando él y su partido tuvieron la oportunidad de ejercer la responsabilidad fiscal que declararon esencial, explotaron el déficit. Los republicanos solo pretendieron preocuparse por la deuda como excusa para poner trabas al presidente Barack Obama y recortar los programas sociales. Eran y son completamente hipócritas cuando se trata de presupuestar.

Lo que me lleva a la cuestión de los dobles raseros. Cuando los progresistas proponen programas sociales nuevos o ampliados, se enfrentan a un intenso escrutinio mediático que raya en el acoso sobre cómo pretenden pagar por estos programas. Los republicanos que proponen recortes de impuestos no se enfrentan al mismo escrutinio; aparentemente son capaces de salirse con la suya de que las reducciones de impuestos se pagarán por sí mismas al impulsar el crecimiento económico, a pesar de que cada evidencia que tenemos dice que esto no tiene sentido.

Estamos hablando de grandes números. Como dije, la explosión del presupuesto de Trump, impulsada abrumadoramente por los recortes de impuestos, parece haber aumentado el déficit en alrededor de US$ 300 mil millones, o alrededor del 1,5% del producto interno bruto. En el transcurso de la próxima década, eso equivaldría a algo así como US$ 3.8 billones, sustancialmente más que, por ejemplo, el costo combinado de todas las propuestas de Elizabeth Warren que no sean Medicare para Todos, de las cuales todavía estamos esperando saber.

Y la verdad es que las propuestas como el cuidado infantil universal son mucho más propensas que los recortes de impuestos a pagar una fracción significativa de sus costos iniciales, en parte al liberar a los adultos para trabajar, en parte al mejorar la vida de los niños de manera que los haga más productivos de adultos

El punto es que los medios de comunicación se inclinan claramente por los conservadores al cubrir temas presupuestarios. Los progresistas enfrentan una intensa confrontación por el costo de programas sociales bastante modestos, mientras que los conservadores obtienen un pase virtual gratuito para recortes de impuestos que rompen el presupuesto.

Déjenme ser claro aquí: no me estoy quejando de la falta de pánico por nuestro déficit de billones de dólares. No debemos estar en pánico. El problema es la selectividad de la histeria deficitaria, que de alguna manera solo se activa cuando un demócrata es presidente o los progresistas proponen un gasto que mejoraría la vida de los estadounidenses.

Esa histeria selectiva ha hecho un daño enorme. Y aquellos que lo propagan deben ser llamados por su parcialidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)