Internacional

El despilfarro español en obras públicas

Un informe sobre los últimos 20 años menciona la corrupción, proyectos inútiles y cálculos erróneos.

Tren de Alta Velocidad español


Las líneas de ferrocarril de alta velocidad (AVE) han supuesto un despilfarro o asignación inadecuada de dinero público de 26.240 millones de euros entre 1995 y2016 en España. Suponen más de la mitad de los 42.000 millones invertidos en este proyecto ferroviario en dicho periodo. Esa es una de las conclusiones del informe Aproximación a la geografía del despilfarro en España: balance de las últimas dos décadas, publicado en el Boletín de la Asociación de Geógrafos Españoles, y que ha sido realizado por las universidades de Barcelona, Girona, Valencia, Cantabria, Complutense de Madrid, Tenerife, Sevilla, Málaga y Alicante.

El informe calcula que en las dos últimas décadas las administraciones públicas han comprometido más de 81.000 millones de euros en "infraestructuras innecesarias, abandonadas, infrautilizadas o mal programadas", una cantidad que puede superar los 97.000 millones en un futuro próximo si se suman las obligaciones ya adquiridas.

Los autores del trabajo precisan que, a su juicio, hay cuatro formas de despilfarro: corrupción, obras infrautilizadas, proyectos inútiles y priorización inadecuada de inversiones.

El estudio considera que en el periodo 1985-1995 se "dilapidó" el equivalente al 5% del PIB, mientras que en el periodo del boom económico o década dorada (1996-2007) esta cifra se disparó hasta el 20% del PIB y desde el inicio de la crisis económica hasta ahora, en torno al 3% del producto.

De ese dinero que consideran malgastado, más de una tercera parte corresponde al AVE, en proyectos acometidos, "más allá de los casos de corrupción", que no responden a los criterios de rentabilidad social exigibles, entre los que enumeran "demasiadas estaciones millonarias, líneas cerradas, tramos abandonados a mitad, líneas innecesarias, sobrecostos". Y añade el trabajo: "todo ello sin haber realizado un correcto análisis coste/beneficio y, a menudo, con estimaciones de usuarios o ingresos influidas por una coyuntura de euforia económica tan evidente como efímera".

Tras el AVE, el informe encuentra despilfarros en aeropuertos y puertos que totalizan 9.512 millones de euros. Con "una simple lectura" de la información oficial de AENA (la operadora pública de los aeropuertos) sobre número de pasajeros en 2017 es suficiente para concluir que al menos la tercera parte del total de aeropuertos de su competencia son prescindibles. Y a ellos hay que sumar la relación de aeródromos impulsados por distintas comunidades autónomas, "sin más criterio que la supuesta rentabilidad electoral, ahora cerrados, fallidos, sin pasajeros o con un número tan reducido que seguirán siendo deficitarios durante décadas". En puertos, la mayor inversión pública fallida según este estudio es el puerto exterior de A Coruña.

En materia de carreteras, los sobrecostos ascienden a 5.952 millones de euros, siempre según los geógrafos, de los que casi 5.000 millones corresponden a las nueve autopistas de peaje construidas a partir de 2000, entre ellas las radiales de Madrid, que han tenido que ser rescatadas por el Estado por su falta de rentabilidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º