Tema de análisis

Déficit de EE.PP. presagia un ajuste de tarifas

El sobreprecio del gas oil respecto a la paridad de importación se redujo al 4% en septiembre.

Los sindicatos de las empresas públicas dicen que la falta de inversión resiente los servicios. Foto: Archivo
Foto: Archivo El País

Las empresas públicas (EE.PP.) cumplen un rol muy importante en la economía uruguaya, lo que amerita su análisis particular. En primer lugar, porque se trata de un tema muy sensible para la población, que está muy pendiente de los posibles ajustes de las tarifas y cómo le impacta en el bolsillo.

A su vez, porque el tipo de bienes y servicios que producen impactan en la competitividad del sector productivo, a través de la calidad y precio de lo que ofrecen. Por otra parte, inciden en el resultado global del sector público y no en pocas veces se apela a las tarifas para mejorar los ingresos globales, a costa de un deterioro de la rentabilidad del sector privado.

No menos importante es su rol en la inversión, acompañando al crecimiento y la aparición de nuevas tecnologías, pero prestando también atención a las restricciones presupuestales y la posibilidad de financiarlas.

El resultado global de las EE.PP. acumulado en los últimos doce meses a septiembre del presente año fue deficitario en el equivalente al 0,2% del PIB, tal cual se muestra en el gráfico que aparece en la parte alta del cuadro que ilustra la presente nota. Se muestra allí como evolucionó dicho resultado desde el año 2014, cuando el déficit era importante (superior al 1% del PIB) y el ajuste implementado a partir de 2015, que llevó a un superávit del 1% a mediados de 2016. Desde entonces disminuye paulatinamente hasta llegar al dato levemente negativo del presente.

Antes de arribar a conclusiones apresuradas respecto al deterioro exhibido a lo largo de los dos últimos años, es conveniente analizarlo con mayor detalle y aunque parezca paradójico, en el marco del ajuste implementado a partir de 2015.

El gráfico que aparece en la parte media del cuadro ayuda a entender mejor esa evolución. Se muestra allí el comportamiento del que podríamos denominar el resultado primario verdadero de las EE.PP., que difiere del que publica mensualmente el MEF, ya que no se le restan los aportes a la Tesorería. Es una definición más acorde al resultado operativo. También se grafica la evolución de los aportes al gobierno y las inversiones.

La historia que cuenta el gráfico es la siguiente: ante un resultado negativo, el ajuste consistió en disminuir las inversiones y mejorar el primario (vía tarifas). Cuando disminuyó el peso de las inversiones se aflojó en la exigencia de un primario tan alto (comienza a disminuir), pero no todo lo que eventualmente podría, ya que se le exige a las EE.PP. mayores aportes al gobierno.

De todas formas, se ve en el gráfico que en lo que va del presente año ni las inversiones ni los aportes variaron sustancialmente, pero sí se deterioró el resultado primario. Ello es debido al incremento en los costos de las empresas. Ante los mayores costos, fundamentalmente por el petróleo, el ajuste de las tarifas parece ser el resultado natural.

En todo este proceso el precio del petróleo jugó un rol fundamental. Al comienzo del ajuste en 2015 se ubicaba en niveles relativamente bajos, lo que no se trasladó a precios y le permitió a Ancap alcanzar un resultado primario "verdadero" equivalente al 0,7% del PIB.

Como contrapartida, ese sobreprecio de los combustibles tuvo un impacto negativo en la competitividad, ya que en Uruguay se pagan los precios más elevados por el combustible de la región. El gráfico que aparece a la izquierda en la parte baja del cuadro es muy ilustrativo al respecto. Se muestra allí el diferencial entre el precio que paga efectivamente el consumidor y el teórico que pagaría si hubiese libre importación de combustibles refinados. En el caso del gas oil el sobreprecio promedio teórico se situó entre 2015 y 2017 por encima del 40%, cayendo a menos del 20% promedio en lo que va del presente año. Es más el dato puntual a septiembre señala un sobreprecio de apenas el 4%.

Cambios: definir portafolio, mejorar división de roles entre gobierno, Ancap y regulador y definir estructura de precios de combustibles. Foto: Fernando Ponzetto.
Foto: Fernando Ponzetto.

En la nafta súper el sobreprecio nunca fue tan alto y en el caso del supergás el precio al consumidor se ubica por debajo de la paridad de importación. Pero incluso en este caso, el subsidio entre 2015 y 2016 (cuando el superávit primario de Ancap se situó en niveles históricamente) fue relativamente menor al de los otros años.

La disminución de la brecha a lo largo del presente año explica el deterioro que muestran las cuentas de Ancap, cuyo resultado primario se ubica desde el pasado mes de mayo en terreno negativo.

La explicación del déficit primario no es otra que la de la evolución del precio del crudo que se aceleró este año y llegó a superar la barrera de los US$ 80 en septiembre. El mayor valor del petróleo elevó los costos de producción, lo que se ve reflejado en el gráfico que aparece en la parte baja a la derecha. Se muestra allí la evolución del ratio entre la compra de bienes y servicios (donde sobresale el crudo) y los ingresos de la petrolera estatal. Este ratio es una aproximación a la rentabilidad de la empresa. Si sube, como acontece en la actualidad, quiere decir que los costos aumentan a un ritmo más acelerado que los ingresos, deteriorándola. El mayor precio del crudo es el responsable de tal deterioro.

En tal sentido, el ajuste de tarifas parece inminente, sobre todo teniendo en cuenta el elevado déficit global del sector público y su reticencia a la baja. De hecho, en los últimos días se discutió sobre la posibilidad de ajuste en los combustibles. No se concretó, y la cotización del crudo Brent a nivel internacional dio un respiro. Se optó por posponerlo, pero en enero sí habrá ajuste de las tarifas.

El resultado primario no cae sólo en Ancap, sino que también lo hace en UTE y Antel, también por mayores gastos por compra de bienes y servicios.

La oposición cree que la reestructura que se impulsa ahora es ilegal. Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto

Cabe destacar el incremento que registran las inversiones de Antel, la única empresa que lo hace en forma significativa. En los últimos doce meses a septiembre del presente año las inversiones totales no petroleras de las EE.PP. ascendieron a US$ 536 millones, incrementándose en US$ 24 millones respecto al dato observado un año atrás. Las inversiones de Antel ascendieron en el período a US$ 173 millones, incrementándose en más de US$ 50 millones en el período analizado. Ello quiere decir que otras empresas disminuyeron sus inversiones, caso ANP. Esas mayores inversiones de la empresa telefónica corresponden entre otros destinos a la construcción del Antel Arena, pronto a inaugurarse.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)