Publicidad

Cuatro reglas que deberían guiar la "bidenomia"

Foto: Reuters
U.S. President-elect Joe Biden adjusts his face mask as he speaks about his plan to administer coronavirus disease (COVID-19) vaccines to the U.S. population during a news conference at Biden's transition headquarters in Wilmington, Delaware, U.S., January 15, 2021. REUTERS/Kevin Lamarque
KEVIN LAMARQUE/REUTERS

OPINIÓN

Biden puede ser más audaz que Barack Obama.

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Por segunda vez en 12 años, un presidente demócrata recién elegido está heredando una economía en profunda angustia. Y aunque es difícil concentrarse en esas cosas después del golpe de Estado trumpista de la semana pasada, mucho depende de si el plan de Joe Biden para lidiar con nuestros problemas económicos es efectivo.

El estrecho margen demócrata en el Congreso significa que los objetivos progresistas más ambiciosos tendrán que ser suspendidos. Pero el paquete de rescate que Biden dio a conocer el jueves pasado ya indica que no exhibirá la excesiva cautela que inhibió la respuesta del presidente Barack Obama a la crisis económica. Aún así, en caso de que alguien en el equipo de Biden se sienta cauteloso, permítanme ofrecer cuatro reglas, basadas en la experiencia, que deberían alentarlos a ser audaces al enfrentar el lío en el que estamos.

Regla n. ° 1: no dude del poder del gobierno para ayudar. La última vez que los demócratas tomaron la Casa Blanca, todavía estaban en una especie de estremecimiento reflexivo, aceptando a medias el dogma conservador de que el gobierno siempre hace más daño que bien. Pero todo lo que ha sucedido desde 2009 dice que el gasto público puede ser enormemente beneficioso. ¿Recuerdan cómo los republicanos denunciaron el Obamacare, y algunos lo compararon con la esclavitud? Al final resultó que, a pesar de sus fallas, la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio llevó a una disminución drástica en el número de estadounidenses sin seguro médico, y dio a muchas personas una nueva sensación de seguridad al saber que no podían ser excluidas debido a condiciones preexistentes. Los intentos republicanos de derogar la ACA Ley de protección del paciente y atención asequible (Patient Protection and Affordable Care Act) fue una de las principales razones por las que los demócratas ahora controlan el Congreso.

Más recientemente, la Ley Cares, que proporcionó ayuda a las empresas, amplió los beneficios por desempleo, entregó cheques y alivió en gran medida el daño de la pandemia; la pobreza puede incluso haber disminuido mientras la ley estaba en pleno efecto. Biden está buscando otro paquete de ayuda importante, incluido un nuevo esfuerzo para reducir la pobreza infantil, y pronto podría actuar para hacer que la ACA sea más generosa y cubrir a más personas. Debería presionar duro en ambos frentes: la experiencia reciente muestra que el gasto gubernamental inteligente puede hacer mucho para mejorar la vida de los estadounidenses.

Regla número 2: no te obsesiones con las deudas. Las constantes advertencias sobre los peligros de los préstamos gubernamentales obstaculizaron la agenda de Obama casi desde el principio. Biden no debería permitir que eso vuelva a suceder. El hecho es que las nefastas predicciones de las reprimendas del déficit nunca se hicieron realidad, y ahora hay un acuerdo generalizado entre los economistas de que la deuda es un problema mucho menor de lo que afirma la sabiduría convencional. Entre otras cosas, si bien el nivel de deuda federal puede parecer alto, las tasas de interés bajas significan que la carga del servicio de esa deuda es en realidad muy baja según los estándares históricos. Ah, y no se debe dar crédito alguno a lo que todos sabemos que se avecina: falsos vendedores ambulantes del déficit de los republicanos que gritaron sobre la deuda bajo Obama y luego se apresuraron a realizar una enorme reducción de impuestos sin fondos bajo Donald Trump.

Regla n° 3: no se preocupe por la inflación. Las constantes advertencias sobre el aumento de los precios, combinadas con afirmaciones falsas de que el gobierno estaba ocultando la verdadera tasa de inflación también marcaron los años de Obama; pero la inflación nunca despegó. No obstante, los sospechosos habituales están aumentando para volver a intentarlo. Así que este es un buen momento para enfatizar una lección clave de los años de Trump: podemos hacer funcionar una economía “caliente”, con bajo desempleo y grandes déficits presupuestarios, sin una inflación galopante. Y Biden debería hacer todo lo posible para que la economía estadounidense vuelva a estar caliente. Pero no debería esperar ninguna ayuda de la oposición.

Regla No. 4: No cuente con los republicanos para gobernar. El pecado original de la política económica de Obama fue el estímulo sin poder suficiente de 2009. La Ley de Recuperación y Reinversión de Estados Unidos ayudó a estabilizar la economía, pero fue demasiado pequeña dada la profundidad de la crisis. Esto no es retrospectiva; algunos de nosotros nos estábamos arrancando los pelos en público en tiempo real. Una de las razones por las que el plan era demasiado pequeño era que Obama estaba tratando de obtener apoyo bipartidista, en lugar de utilizar la reconciliación para impulsarlo con los votos demócratas (que es la forma en que los republicanos aprobaron la reducción de impuestos de 2017). Pero ese apoyo nunca llegó; en cambio, una lenta recuperación ayudó a los republicanos a tomar la Cámara en 2010, preparando el escenario para años de sabotaje de políticas.

Biden no debe cometer el mismo error. Está bien que pase unos días dando a algunos republicanos la oportunidad de participar, pero no puede permitir que la búsqueda del apoyo de todos los partidos lleve a políticas diluidas. El hecho triste es que Biden no puede esperar ninguna ayuda significativa para gobernar del Partido Republicano moderno, un partido que en su mayor parte pasó dos meses negándose a aceptar resultados electorales claros, con muchos miembros del Congreso todavía votando para rechazar las elecciones. votos incluso después de que una turba saqueara el Capitolio. Y no debe permitir que la falta de bipartidismo descarrile su agenda. A los votantes no les importa el proceso; se preocupan por los resultados.

Poniendo todo esto junto, el mensaje es " adelante a toda velocidad". No se debe permitir que ni una ideología difunta, ni preocupaciones económicas falsas, ni la vana esperanza de cortesía se interpongan en el camino de la implementación de las políticas que Estados Unidos necesita.

Publicidad

Publicidad