TEMA DE ANÁLISIS

El crédito se mueve en sintonía con la economía

El análisis de la evolución del crédito al sector privado es muy relevante, ya que se trata de una de las fuentes que financian el gasto, tanto en inversiones como en consumo.

Foto: El País
Foto: El País

Pero también tiene implicancias en el campo monetario, por lo que hay que seguir atentamente su evolución para evitar impactos no deseados sobre los precios. Por todo ello, el análisis del crédito al sector privado es muy importante ya que nos brinda mucha información sobre el desempeño actual y esperado de la economía.

Al mes de mayo del presente año el saldo del crédito otorgado por el sistema financiero al sector privado ascendió a US$ 14.685 millones, un monto similar al vigente un año atrás, pero 4% inferior al registrado al finalizar 2018. Teniendo en cuenta que en el mes de diciembre se suele otorgar préstamos de corto plazo a los pasivos, por lo que siempre aumenta el saldo, la tendencia descrita refiere a un estancamiento de los préstamos, a tono con la marcha de la economía.

Si bien ello es lo que está pasando, para llegar a esta conclusión hay que realizar una serie de ajustes a los datos que divulga el BCU, ya que de lo contrario se puede arribar a conclusiones erróneas.

La economía uruguaya está muy dolarizada y los préstamos se conceden tanto en moneda extranjera como pesos, 53% y 47% respectivamente. En el último año, la cotización del dólar en el mercado doméstico se incrementó 13%, lo que distorsiona el análisis y si no se lo tiene en cuenta puede llevar a interpretar erróneamente el comportamiento del crédito. Por ello analizamos por separado la evolución de los créditos en pesos de aquellos denominados en moneda nacional.

En el último año, el saldo del crédito al sector privado en moneda extranjera se incrementó en US$ 40 millones al tiempo que el saldo en pesos cayó en US$ 4 millones, tal cual se muestra en la gráfica que aparece en la parte alta del cuadro que ilustra esta nota. La evolución de los préstamos en dólares estuvo a tono con la de la economía, ya que apenas aumentaron 0,5% a lo largo del período.

Por su parte, ajustado por el tipo de cambio y la variación del IPC, el saldo real del crédito en moneda nacional al sector privado se incrementó 4,9% en el último año. A priori esa evolución no se correlaciona con el nivel de actividad lo que amerita analizarlo en mayor profundidad.

El crédito en moneda nacional se dirige fundamentalmente a las familias (76% del total concedido en esa moneda) mientras que el denominado en moneda extranjera tiene por destino al sector productivo (96%).
Dada la importancia relativa de las familias lo primero es observar cómo evoluciona su endeudamiento. En el último año el crédito en pesos se expandió 1,5%, tasa positiva, pero más moderada que la expansión total. Ello quiere decir que son las empresas quienes se están endeudando en pesos.

Efectivamente ello es así, tal cual se muestra en el gráfico que aparece en la parte media del cuadro. Se muestra allí la evolución del crédito real en pesos, en dólares y una variable que los pondera y refleja la evolución del crédito total a las empresas. Por estar expresadas cada una de esas variables en monedas distintas se expresan como índices para poder comparar su evolución.

Se ve el fuerte incremento del crédito en pesos en el último año del orden del 18% real y la estabilidad en dólares. La evolución ponderada se asemeja a la que muestran los préstamos que le otorgó el sistema bancario en dólares, dado el fuerte peso relativo que tienen los préstamos en esta moneda (casi el 85%).

Un primer análisis de esta evolución nos muestra que las empresas no se están endeudando en dólares y sí lo hacen en moneda nacional. Suena lógico ante la aceleración del tipo de cambio.

El mayor endeudamiento en pesos se extendió a todas las ramas de actividad tal cual se muestra en el gráfico que aparece abajo a la izquierda del cuadro. En particular los préstamos crecen a tasas muy altas en la industria manufacturera y la construcción.

La industria manufacturera es responsable de la mitad del incremento de los préstamos en pesos al sector empresarial, por el equivalente a US$ 100 millones. El 70% del mismo se concentra en la fabricación de bebidas sin alcohol. Otra rama cuyo endeudamiento en pesos creció en términos absolutos es la láctea, en aproximadamente US$ 25 millones. En este caso se trata de una pesificación del endeudamiento en moneda extranjera.

Las dos ramas mencionadas explican la casi totalidad del incremento del endeudamiento en pesos del sector manufacturero con el sistema financiero. Si se las excluye del análisis el crédito igual crece, pero a un ritmo más moderado que no amerita una mayor preocupación.

En el caso de la construcción aumentaron los préstamos hacia fines del pasado año, los que están relacionados a las obras de vialidad que se están llevando a cabo.

A nivel de las familias, cuyo endeudamiento es en un 94% en pesos, el saldo de los créditos otorgados por el sistema bancario en términos reales aumentó 1,5% en el último año. No es una tasa alta, aunque a priori, dado el comportamiento del mercado laboral y el ingreso de los hogares, puede parecer un poco desalineada a los fundamentos.

El crédito a las familias tiene dos destinos principales, el consumo propiamente dicho y la vivienda, con saldos relativamente similares entre los dos.

El análisis del crédito al consumo señala que en términos reales cayó 1% en el último año. Los préstamos concedidos por las administradoras crecieron 1,8% real, pero visto en su conjunto, el crédito al consumo cayó 0,3%, más a tono con la realidad de las familias y con los resguardos que toman las empresas financieras al momento de concederlos.

Por su parte, el crédito hipotecario se incrementó 3,5% en términos reales. Este es un guarismo que sí llama la atención, ya que se trata de préstamos a largo plazo en momentos en que reina la incertidumbre. A pesar de que los préstamos para vivienda son otorgados en moneda nacional, fundamentalmente en UI, aunque resulte paradójico están muy relacionados con el tipo de cambio.

La vivienda a cuya compra se destinará el crédito se cotiza en dólares, por lo que al aumentar su cotización se necesitan más UI para comprarla. Este es el fenómeno que explica el aumento del saldo del crédito hipotecario real. Como se puede apreciar en el gráfico que aparece abajo a la derecha del cuadro, la cantidad de préstamos para vivienda que se están concediendo está cayendo, atento a la realidad de la economía. Pero el valor promedio del crédito es mayor fruto de la devaluación, lo que explica el incremento del saldo real.

gráficos
gráficos
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)