El panorama chino no es el mismo que hace un año

COVID, Rusia y la economía ponen a prueba el 'modelo chino'

Cientos de millones de personas sufren encierro por rebrote de COVID. Los inversores extranjeros se deshacen de las acciones chinas por la incertidumbre. Y llueven críticas por la proximidad con Putin

Foto: Getty Images
Foto: Getty Images

Hace un año, mientras muchos países aún se recuperaban de la COVID-19, China parecía ser uno de los pocos lugares que prosperaban durante la pandemia. También fue la única economía importante que reportó crecimiento en 2020. Los inversionistas globales se mostraron optimistas con las acciones chinas incluso cuando la represión regulatoria de Beijing en su sector privado se volvió más como una campaña política.

Eso llevó a algunas personas en China a argumentar que su gobierno autoritario de partido único ofrecía una alternativa convincente a la democracia liberal tradicional. Estados Unidos estaba decayendo política y económicamente, dijeron, y el mundo estaba “gravitando hacia China”. Muchos chinos aplaudieron la narrativa en línea.

Un año después, el tono dentro de China es más de ansiedad, ira y desesperación. En el último mes, cientos de millones de personas han luchado bajo encierros a medida que los brotes de coronavirus se propagan por todo el país. Los inversores extranjeros se están deshaciendo de las acciones chinas por las incertidumbres geopolíticas, regulatorias y pandémicas. Y el apoyo del gobierno al presidente Vladimir Putin de Rusia mientras libra la guerra en Ucrania ha puesto en riesgo las críticas del mundo y, potencialmente, las sanciones.

Todo conduce a preguntas cada vez más ansiosas sobre el camino del país, e incluso sobre si se ha concentrado demasiado poder en manos del líder del país, Xi Jinping, quien busca un tercer mandato de cinco años en el congreso del Partido Comunista a fines de este año.

En las redes sociales, un número creciente de ciudadanos acusa al Partido Comunista de incumplir su contrato social con el pueblo. Habían tolerado, y a veces elogiado, el gobierno de un solo partido a cambio del crecimiento económico y la estabilidad social. Pero sus estrictas medidas de confinamiento, que están poniendo a prueba a ciudades enteras, y sus medidas enérgicas regulatorias les están costando empleos e ingresos a muchos de ellos y dejando su futuro mucho más incierto y sombrío que hace unos años.

Después que un periódico oficial, Guangming Daily, publicara un comentario sobre la persistencia del gobierno en la aplicación de su política "cero-COVID", que ha llevado a bloqueos severos e impredecibles, los usuarios de la plataforma de redes sociales Weibo publicaron casi 10.000 comentarios, con la gran mayoría instando al gobierno a poner fin a la estrategia. “Por favor lea estos comentarios. Mire la vida de la gente común”, escribió un usuario. Todos los comentarios desaparecieron al día siguiente después de que se desactivó esa función.

Después de que el embajador chino en los Estados Unidos escribiera un artículo de opinión para The Washington Post sobre la posición de China sobre la invasión rusa de Ucrania, decenas de miles de usuarios de las redes sociales en WeChat se apresuraron a publicar comentarios sobre una traducción al chino.

La gran mayoría de esas publicaciones criticaron la posición de China, que es pro-Rusia bajo una apariencia de neutralidad. “No hay neutralidad en la lucha entre la justicia y el mal”, decía un comentario. “A caballo entre dos botes solo terminará cayendo al agua”. Todos esos comentarios también terminaron censurados.

Y un video viral con el título “La desaparición de la gloria y el sueño de China” lamentaba el efecto desastroso de las medidas enérgicas del gobierno contra el sector privado. Fue del agrado de muchos de los principales inversores, académicos y empresarios del país, incluido un cofundador de Tencent, la compañía de Internet más grande de China, que había dejado la empresa. El vídeo ha sido borrado.

En privado, algunos académicos y empresarios están discutiendo las crecientes preocupaciones sobre el enfoque de Xi en rivalizar con Estados Unidos y demostrar la viabilidad del modelo político chino, un enfoque que a algunos les preocupa que se haya convertido en una obsesión.

Xi ha dicho que la competencia entre países es, en última instancia, competencia entre sistemas políticos. El manejo de la pandemia “hizo evidente qué liderazgo y sistema político del país es superior”, dijo a los cuadros superiores en enero de 2021. “El tiempo y el impulso están de nuestro lado”.

Los ciudadanos chinos deben tener mucho cuidado al criticar a Xi, algunos de cuyos críticos han sido condenados a hasta 18 años de prisión. Por lo tanto, algunos recurren a citar a los principales líderes anteriores para expresar su frustración porque Xi se ha alejado del camino comprobado de reforma y apertura que proporcionó al país décadas de prosperidad.

Algunos citaron al exlíder supremo del país, Deng Xiaoping, diciendo que los dos países que más se habían beneficiado de la invasión de China eran Japón y la Rusia imperial, y hasta cierto punto la Unión Soviética, una forma indirecta de decir que China debería distanciarse de Rusia.

Compartieron imágenes del expresidente Jiang Zemin bailando con Bernadette Chirac, la esposa del expresidente de Francia Jacques Chirac, en 1999. Esos eran los días en que China era más popular en el mundo. Esto se interpreta como evitar campañas políticas como la Revolución Cultural que sumió al país en el caos y la indigencia. Citar eso en el contexto actual equivale a una crítica no tan indirecta del estilo de gobierno de Xi.

Incluso usaron la Unión Soviética como ejemplo para probar el peligro de la dictadura. Una nación moderna “debería tener el sistema para evitar que una persona lleve a toda la nación al precipicio”, según un artículo publicado en WeChat.

Es probable que la ira reprimida del público no sea suficiente para influir en la toma de decisiones de Beijing o para amenazar el gobierno del Partido Comunista, que está acostumbrado a mantener a raya a la gente mediante el adoctrinamiento y la intimidación. Pero marca un alejamiento del pesado silencio que ha prevalecido bajo el gobierno de Xi.

Hace dos años, China celebró los méritos de su enfoque de decisión de arriba hacia abajo al señalar su éxito en la construcción de un nuevo hospital en solo 10 días en Wuhan y contener la propagación del coronavirus en tres meses. Hoy, muchas personas ven los centros de cuarentena improvisados como un símbolo de la obstinada insistencia de Beijing en una costosa política de coronavirus que parece servir principalmente al propósito de demostrar la superioridad de su sistema.

Las implacables medidas de control de la pandemia del país se denominan “terror blanco”, un guiño al vasto ejército de trabajadores del vecindario que usan trajes blancos para materiales peligrosos. La gente ha compartido videos y fotos de protestas en las que los manifestantes coreaban: “¡necesitamos trabajar!”, "¡tenemos que comer!"

Algunos comentaristas dijeron que Beijing desperdició su éxito inicial en el control de la pandemia porque creía que su voluntad política por sí sola sería suficiente para vencer al virus. Cuestionaron por qué el gobierno no había gastado los enormes recursos que desplegó en pruebas masivas y cuarentenas en una campaña de vacunación, especialmente entre las personas mayores. Preguntaron si Beijing fue irresponsable al no aprobar las vacunas occidentales más efectivas por el orgullo nacional.

Muchos acusaron al gobierno de no darse cuenta de los enormes sacrificios que las empresas y los individuos tenían que hacer, o se quejaron de que la gente luchaba para salir adelante y se atrasaba con las hipotecas y otros préstamos personales. Estaban enojados porque algunas personas murieron de ataques cardíacos, asma, cáncer y otras enfermedades porque los hospitales los rechazaron bajo las pautas de restricción de COVID.

Beijing se mantiene firme ante el resentimiento público.

“En los últimos dos años, China ha demostrado plenamente la ventaja significativa en su sistema político y su fuerte capacidad nacional para contener la pandemia”, decía un comentario en el periódico estatal People’s Daily el pasado lunes. La política de cero COVID es una “línea de defensa que una nación de 1.400 millones de personas tendrá que mantener”, dijo.

Beijing también parecía haberse esforzado en apoyar a Rusia al publicar una serie de comentarios oficiales que culpaban a la hegemonía estadounidense por la guerra en Ucrania. El martes, un comentario en el Diario del Pueblo llamó a Estados Unidos “el iniciador” de la guerra, a la que calificó de “crisis”. El miércoles, otro comentario en la misma página decía que Estados Unidos estaba “echando leña al fuego” al brindar asistencia militar a Ucrania e imponer sanciones a Rusia.

Eso es preocupante para muchas personas que están preocupadas de que la postura pro-Moscú de Beijing pueda acelerar la desvinculación de China de Occidente, o incluso conducir a sanciones similares a las de Rusia que tendrían enormes implicaciones en la tecnología, el comercio y los mercados de capital.

“¿Es bueno o malo si China está en el mismo lado de la Cortina de Hierro que Rusia?” preguntó el escritor nacionalista Wang Xiaodong a sus seguidores en Weibo. Su conclusión: China debería hacer todo lo posible para evitar el escenario porque tendría que pagar un precio extremadamente alto.

La única área de política en la que Beijing ha cedido un poco ha sido su represión regulatoria en el sector privado. Después de una fuerte venta masiva de acciones chinas a mediados de marzo, el zar económico de China, Liu He, instó a las agencias gubernamentales a implementar políticas favorables al mercado y mostrar cautela al introducir cualquier medida que pudiera dañar los mercados.

Pero la represión regulatoria al estilo de las campañas políticas de China ha causado daños. Los recortes masivos de empleos, que alguna vez fueron raros en China, están ocurriendo en tecnología, bienes raíces, educación y juegos en línea, algunas de las industrias que se vieron más afectadas por las medidas enérgicas. Las publicaciones sobre el desempleo se comparten ampliamente a medida que un sentimiento sombrío se apodera de la clase media educada.

“De pie en este punto de inflexión histórico, miramos hacia atrás a la Edad de Oro”, decía una publicación en línea sobre las cuatro décadas de transformación económica de China y los sueños de prosperidad individual. “Todos pensamos que sería nuestro futuro”, dijo. “Resultó ser un sueño ilusorio”.

(*) Li Yuan, columnista de The New York Times, para Asia

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados