OPINIÓN

La confianza, un bien escaso a preservar

La industria financiera no está a la altura de las expectativas de los inversores, concluye el tercer reporte global de confianza de los inversores de CFA Institute. De hecho la brecha entre las expectativas de los inversores y su satisfacción es grande; y continuó aumentando.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

El informe señala que la industria falla en un punto fundamental: la confianza.

El mercado financiero se basa en la confianza. Sin ella las finanzas no pueden cumplir su rol fundamental: canalizar los ahorros de aquellos que tienen exceso de capital (y déficit de ideas) a quienes tienen déficit de capital (y buenas ideas). Es decir, juntar inversores con oportunidades, aspiraciones con inspiración. Y así, posibilitar el crecimiento y desarrollo económico y la creación de empleo.

La encuesta mostró que los inversionistas consistentemente identifican a la confianza como el principal factor diferenciador a la hora de contratar los servicios de una firma o un asesor.

También nota que una nueva generación de inversores está emergiendo. Sus expectativas son altas y crecientes. Y a pesar que el nivel general de confianza esta aumentando, menos de la mitad confía en la industria.

Hacerlo mejor.

El estudio, que se basa en una encuesta a nivel global de mas de 3000 inversores individuales y mas de 800 inversores institucionales en 12 mercados, halla que dentro los factores que los inversores minoristas destacaron como más importantes para mejorar el nivel de confianza de la industria se encuentran, en este orden, transparencia en cuanto a costos y comisiones, seguridad de la información, explicitar y manejar posibles conflictos de interés, proveer información y reportes que sean fáciles de entender, obtener retornos adecuados, cobrar comisiones que estén de acuerdo con el valor que se ofrece y emplear profesionales con credenciales reputadas y respetadas.

La brecha entre la importancia que los inversores asignan a estas características y el nivel de satisfacción es grande y creciente. Realmente hay mucho por mejorar.

Dónde poner el foco.

Una mala performance es citada como la principal causa por la que los inversores "dejan" a su asesor financiero. Esto seguramente explica porqué los asesores están, con frecuencia, excesivamente preocupados por metas inmediatas.

Sin embargo, al ser consultados acerca de sus objetivos, más de la mitad de los encuestados identifican el ahorro para el retiro como su objetivo prioritario. Y este es un objetivo que se alcanza con una visión de largo plazo.

Entender los objetivos y los temores y construir un portafolio enfocado en los objetivos de los clientes son formas de construir confianza y superar la incertidumbre.

A 10 años de la crisis.

En el 2008, 69% del público confiaba que los bancos harían lo correcto. En 2009 ese guarismo se redujo a 36%, según un estudio de Edelman citado por CFA Institute en 2016. La crisis financiera causó un daño serio y duradero en la confianza de los inversores.

El reciente reporte de CFA Institute muestra algunos brotes verdes: la confianza se ha ido recomponiendo, pero aún tiene niveles bajos comparados con otras empresas de servicios. También reveló que un tercio de los inversores dice que no creen que su asesor priorice sus intereses por sobre los propios. La forma de "remontarlo" es mostrando compromiso con la ética, experiencia y transparencia.

Combinación.

La confianza se obtiene a partir de la credibilidad y el profesionalismo. La creibilidad esta compuesta por factores fácilmente observables: track récord, marca, credenciales y la adhesión a un código de conducta. Profesionalismo, compuesto por competencias, conocimiento y valores, es mas difícil de evaluar pero también hace a la esencia de la confianza.

La Afap Unión Capital, al igual que cientos de gestores de activos alrededor del mundo, adoptó los Códigos de Conducta Profesional del Gestor de Inversiones y el Código de Conducta de Fondos de Pensiones de CFA Institute. Esta adopción representa un testamento a un compromiso con los más altos estándares en cuanto a valores éticos y profesionales y a comportamientos centrados en los inversores. De hecho, lo destacable no es en que ésta AFAP cumpla con dichos estándares porque ya lo venía haciendo. Lo relevante es que pone el foco en un tema fundamental: ética, confianza, profesionalismo y que explícitamente se compromete con ello. En definitiva, valor y confianza se crean construyendo credibilidad y demostrando profesionalismo.

Mucho por hacer.

Uruguay no es uno de los países considerados en el informe, pero seguramente varias de las conclusiones apliquen, también, a nuestro país. El nivel de profesionalismo en la industria ha ido en aumento. Intermediarios financieros, de la mano de una tendencia global y de exigencias del regulador, están transitando hacia una mayor transparencia. Pero también aquí resta mucho por hacer.

La industria financiera está cambiando rápidamente. Lo que no cambia es la importancia de la confianza como la base para un buen funcionamiento del mercado financiero. CFA Institute hizo del tema Confianza de los Inversores su campaña anual de 2018 y nos recuerda que está en nuestras manos restablecer la confianza, avanzando en el profesionalismo de la industria, la educación de los inversores, alinear intereses y mejorar la transparencia. El desafío sigue siendo el mismo: recuperar la confianza.

(*) Economista, CFA Charterholder

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)