TEMA DE ANÁLISIS

Confianza económica y aprobación de la gestión económica del gobierno

Mantenimiento de clima de optimismo en contexto del deterioro de percepción de la situación económica. 

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

En el peor momento de la pandemia, sus impactos sobre la economía real se ven reflejados en la confianza económica de los consumidores, observándose un deterioro en sus principales componentes. El clima de confianza retrocede en relación con los niveles observados durante el segundo semestre de la pandemia, pero se mantiene en niveles superiores a los registrados durante el semestre inicial. El deterioro de las percepciones relativas a las finanzas personales y del país no impacta en la imagen de la gestión económica del gobierno, la cual mantiene saldos favorables y a la cual se exime de responsabilidad sobre los problemas que cursa la economía.

Evaluación de situación económica personal y del hogar

Uno de los indicadores de confianza monitoreados refiere a la evaluación de la situación económica personal y del hogar. Como puede apreciarse en el gráfico n°1, el fuerte incremento de los contagios durante el pasado mes de abril y sus impactos sobre la movilidad afectaron las finanzas de los hogares. Durante abril de 2021, las valoraciones negativas de la situación económica personal alcanzan a un 16% de la población, decreciendo el saldo de evaluación 7 puntos porcentuales respecto al mes de noviembre de 2020, pero situándose 6 puntos porcentuales por encima de los niveles de mayo de 2020.

La confianza económica refiere al proceso subjetivo de cómo los individuos contrastan sus finanzas personales con sus expectativas, lo cual explica que el crecimiento de las valoraciones negativas no se concentre en los segmentos más vulnerables. De todos modos, puede observarse una brecha entre las evaluaciones de los distintos estratos de nivel educativo: 27,1% de valoraciones negativas entre población de nivel educativo bajo, 10,7% entre población de nivel medio y 6,3% en población con estudios universitarios.

Los cambios en las valoraciones de la situación económica de los hogares se alinean a la evolución del empleo, registrándose durante mayo de 2020 un 20,7% de la PEA que se encontraba desempleada o en seguro de desempleo, contexto que evolucionó favorablemente durante el segundo semestre de la pandemia y se reflejó en una mejora en la confianza de los consumidores durante el período (16,5% desempleado o en seguro de paro en agosto y 15,2% en noviembre de 2020).

Si bien en abril de 2021 aún no se cuenta con datos de empleo disponibles, sí es posible observar una fuerte reducción en la movilidad, registrándose, según datos del Índice GUIAD de Movilidad, una reducción media de 37,8% respecto a los niveles previos a la pandemia, menor a la movilidad ocurrida durante los meses de Agosto y Noviembre de 2020 (-20,8% y -16,1% respectivamente), pero levemente superior a los niveles de Mayo de 2020 (-41,2%).

Evaluación de la Situación económica del País

Las valoraciones de la situación económica presente y futura del país, también denominadas evaluaciones sociotrópicas, completan el mapa de expectativas económicas de la población. Dichas valoraciones presentan una mayor asociación con climas de opinión pública —fundamentalmente con la aprobación de gobierno— y con la filiación política de los individuos.

Como se puede apreciar en el gráfico n°2, las valoraciones que realiza la población acerca de la situación económica actual del país se ven afectadas por el agravamiento de la situación sanitaria. Durante el pasado mes de abril el saldo entre las evaluaciones positivas y negativas cae 8 puntos porcentuales respecto al mes de noviembre de 2020, y la evaluación general de la economía alcanza saldos muy similares a los registrados en el inicio de la pandemia (-19% en abril 2021 y -17% en mayo de 2020). Los saldos positivos de evaluación de la situación económica del país registrados durante el año electoral y en el período de transición de gobierno parecen quedar atrás a partir del comienzo de la pandemia, consolidándose saldos negativos de evaluación.

Cuando se analiza la evolución de las expectativas de la población respecto al desempeño futuro de la economía del país, los fenómenos de opinión pública mencionados juegan un papel relevante en la explicación de las tendencias observadas. Como se presenta en el gráfico nº3, se puede apreciar un escenario inmutable de expectativas optimistas respecto a la mejoría futura de la economía, inalterado por la evolución y agravamiento reciente de la situación sanitaria.

Si bien dicho fenómeno puede, en parte, interpretarse como un acontecimiento natural asociado a la perspectiva de rebote de la economía, se registra una fuerte asociación entre las expectativas de desempeño de la economía y la aprobación general de gobierno, la cual se mantiene en niveles elevados, 55% según última medición de Opción Consultores en el mes de Mayo. Mientras entre la población que aprueba la gestión del gobierno quienes creen que la economía mejorará ascienden a un 64%, entre quienes desaprueban sólo un 16% manifiesta expectativas optimistas.

Aprobación Gestión Económica del Gobierno

Si bien diversos aspectos del acontecer social y político son relevantes en la conformación de la aprobación presidencial, la literatura brinda un papel central a las valoraciones ciudadanas relativas a la situación económica.

Contemplando el deterioro respecto a la evaluación de situación económica, sería esperable una afectación en la imagen de la gestión económica del gobierno. Sin embargo, como puede apreciarse en el gráfico nº 4, los niveles de aprobación de la gestión económica del gobierno se mantienen con saldos elevados de aprobación (+18%), lo cual permite explicar el sostenimiento de un clima de optimismo con relación al desempeño futuro de la economía.

Surge naturalmente la pregunta relativa a los fundamentos que explican los altos niveles de aprobación en un contexto económico restrictivo con impactos en el empleo y en los salarios. Si bien la aprobación de gobierno es un fenómeno multicausal, una de las posibles respuestas se vincula a la atribución de responsabilidad que realiza la ciudadanía en un contexto atípico como el actual. Como se puede apreciar, un 52% de la ciudadanía manifiesta que los problemas económicos actuales se deben a los problemas mundiales a raíz del coronavirus, un 29% cree que son producto de las políticas llevadas a cabo por gobiernos anteriores y sólo un 13% cree que son responsabilidad del actual gobierno.

Concluyendo, el optimismo se mantiene en niveles elevados, a pesar de registrarse un deterioro en las valoraciones ciudadanas de la situación económica personal y del país, enmarcado ello en un contexto de agravamiento de la situación sanitaria. La población no responsabiliza a la gestión del gobierno del deterioro percibido de la situación económica, lo cual permite, probablemente junto a otros factores de la gestión económica, mantener saldos favorables de aprobación de la gestión económica, los cuáles sin dudas explican el elevado crédito ciudadano en materia de expectativas de mejora de la economía.

(*) Soc. Agustín Bonino. Director de Opción Consultores


gráficos
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error