Opinión

Cianobacterias y derrames de petróleo

Es clave que las instituciones que velan por el medioambiente sean fuertes y cumplan su rol. Y fiscalicen. Y penalicen.

Cianobacterias en playas uruguayas. Foto: Leonardo Mainé
Cianobacterias en playas uruguayas. Foto: Leonardo Mainé

Los costes económicos y sociales que se derivan del uso de los recursos ambientales comunes se deben reconocer de manera transparente y tienen que ser sufragados totalmente por aquellos que lo causaron, y no por otros o por las futuras generaciones.

A mayor contaminación, menor productividad

La contaminación afecta la productividad de los trabajadores. Hasta el momento, esta relación se había constatado sólo en los obreros que ejercían actividades manuales (exposición a C02 por reparar aceras cercanas a calles muy transitadas, por ejemplo). El profesor Tom Y. Chang, de la University of Southern California, acaba de demostrar que la contaminación también afecta la productividad de los trabajadores que se desenvuelven en actividades cognitivas. El citado investigador junto a tres colegas, dan a conocer sus resultados en la edición de febrero del American Economic Journal: Applied Economics, bajo el título The Effect of Pollution on Worker Productivity: Evidence from Call Center Workers in China.

El sector servicios también se ve afectado

El profesor Chang estudia los efectos de la contaminación sobre los call centers, utilizando una base de datos donde sigue la productividad diaria de los trabajadores de una empresa en sus oficinas de Shanghai y Nantong, China. Esta empresa monitorea continuamente las llamadas que reciben o hacen sus empleados, dando así una medida precisa de cuán productivo es cada uno. Los empleados trabajan sentados en un escritorio, a puertas cerradas, con clima interno controlado, etc., ¿qué contaminación los puede estar afectando? Se trata de contaminación a través de partículas, que entran fácilmente dentro de las casas y oficinas. Este tipo de contaminación es muy prevalente en China, y puede afectar la productividad por diversas vías: cambios en el funcionamiento pulmonar y cardiovascular; irritación de oídos, nariz y garganta; y a través de impactos directamente sobre la performance cognitiva.

No terminemos como China

China ha experimentado un crecimiento económico enorme desde hace algunas décadas, pero este fenómeno ha sido acompañado de un crecimiento dramáticos en los niveles de contaminación. China se encuentra dentro de los peores países en el ranking internacional de calidad medioambiental, pelando los últimos puestos con India que ha sufrido también un gran declive ambiental como consecuencia de su rápida industrialización y urbanización. China le dio prioridad al crecimiento económico por encima del cuidado del medioambiente. Pero si ese menor cuidado medioambiental pega sobre la productividad de sus trabajadores, la economía se va a resentir.

Más contaminación, más cortes

Los resultados de la citada investigación son contundentes. La contaminación baja la productividad de los call centers de esta empresa de viajes –una de las más grandes de China. Y al observar los movimientos en la oficina, los investigadores detectan que la contaminación hace que los trabajadores tengan que hacer un mayor número de cortes en el trabajo, y eso hace caer el número de llamadas atendidas.

Escuela de cuidado del medioambiente

Es clave que las instituciones que velan por el medioambiente sean fuertes y cumplan su rol. Y fiscalicen. Y penalicen. De no ser así, les abrimos camino a los que únicamente tienen la lógica de maximizar las ganancias o los votos: aparecen como benefactores, y se sienten autorizados a no cumplir ciertas normas. Luis Aubriot, doctor en Ciencias Biológicas, PEDECIBA, especialista en cianobacterias tóxicas, señaló en una reciente entrevista que las cianobacterias responden a un modelo de producción: los fertilizantes utilizados por el sector agroindustrial son arrastrados por las lluvias a los cursos de agua. Esto sumado al estancamiento del agua y al calor arman el ambiente ideal para las cianobacterias. El contacto con las cianobacterias tiene efectos tóxicos para la salud según la Comisión Administradora del Río Uruguay. En suma, los que ocasionaron ese costo económico y social lo deben reconocer y pagar. De no ser así, lo terminan sufragando los más débiles –los que no se pueden defender- o las futuras generaciones.

Construir un estilo de vida, de respeto al medioambiente, empieza por casa. Como dice un pensador contemporáneo, en la familia se aprende a pedir permiso sin avasallar, a decir «gracias» como expresión de una sentida valoración de las cosas que recibimos, a dominar la agresividad o la voracidad, y a pedir perdón cuando hacemos algún daño. Estos pequeños gestos de sincera cortesía ayudan a construir una cultura de la vida compartida y del respeto a lo que nos rodea.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)