ENTREVISTA

Bonos en pesos siguen siendo una gran opción

"Ningún inversor en títulos uruguayos plantea preocupación por un eventual ruido electoral, como sí ocurre con Argentina", explicó Carlos Saccone (especialista en mercados financieros y gerente de inversiones en HSBC en Uruguay).

Carlos Saccone, especialista en mercados financieros. Foto: Leonardo Mainé.
Carlos Saccone, especialista en mercados financieros. Foto: Leonardo Mainé.

El 2019 será “un buen año” para los inversores en mercados financieros, aunque puede haber sobresaltos provenientes de Argentina. El Cr. Carlos Saccone, Gerente de Inversiones de HSBC en Uruguay, advierte que “no hay que asustarse”, dado que para aquellos que planifican inversiones a largo plazo, esa volatilidad factiblemente no les afecte. Saccone destacó a los bonos uruguayos -preferentemente en pesos- como una buena oportunidad, afirmando que el año electoral en Uruguay no es un factor de incertidumbre para los inversores globales que tienen posiciones en esos activos. A continuación, un resumen de la entrevista.

-Después de un 2018 difícil para los inversores, ¿como será 2019?

-El año pasado hubo un fuerte episodio de volatilidad en el cierre del tercer trimestre que hizo bajar mucho los activos. Después lentamente la situación fu cambiando. De la mano del cambio de perspectiva de la Reserva Federal en su reunión de diciembre, que anunció que no subirían las tasas y el consenso de que no habrá ninguna suba de tasas este año. Eso hizo bajar las tasas a largo plazo, lo que repercute directamente en los bonos soberanos uruguayos. Al aplanarse la curva, con la tasa overnight a 2,25% y las tasas largas a 2,50%, luego de la volatilidad se recuperaron condiciones atractivas para los bonos uruguayos. En este momento pensamos en estabilidad…

-¿Será un año menos volátil que el anterior?

-El actual va a ser el nivel promedio. Me cuesta decir que será menos volátil, especialmente por el ruido que está viniendo de Argentina. Pero sí podemos esperar que en promedio, tengamos un año en los niveles actuales en que nos ubicamos ahora.

-¿Cuánto puede afectar Argentina?

-El dólar ha subido mucho, y Argentina tiene una cadencia de vencimientos de deuda muy desafiante. Entre marzo y abril vencen 10 mil millones de dólares, en dólares. La disyuntiva es pagar o refinanciar, y el desafío es importante. Por tanto no podemos descartar episodios de volatilidad puntual provenientes de lo que ocurre en Argentina. De todas formas, pensando en niveles promedio y especialmente a mediano y largo plazo, la deuda uruguaya nominada en dólares y particularmente la denominada en pesos, como los bonos 2022 y 2028, resultan atractivos. Es un buen retorno (10% anual en pesos para el bono 2028), y más allá de algún “susto” que pueda generarse este año, seguramente se va a normalizar.

El 2019 será “un buen año”, dijo el gerente de inversiones en HSBC en Uruguay. Foto: Leonardo Mainé.
El 2019 será “un buen año”, dijo el gerente de inversiones en HSBC en Uruguay. Foto: Leonardo Mainé.

-¿Las señales que dio la Fed son determinantes para generar calma en los mercados?

-Totalmente. A veces no se visualiza lo suficiente, pero la evolución de las tasas, no solo la overnight sino también las largas, nos permiten hablar de cierta “estabilidad global”, y eso a nosotros nos beneficia. Claro que hay otros temas que pueden “sacudir” esa realidad. Mientras la cuestión de tarifas entre Estados Unidos y China parece comenzar a encaminarse, podrían disiparse algunos riesgos. Pero si hay alguna sorpresa negativa enseguida impacta en los mercados. Lo mismo con los resultados del Brexit, a pocos días del vencimiento de las negociaciones.

-Ese contexto, se inclina la balanza por la opción de invertir más en renta fija…

-Hablábamos de los bonos uruguayos como principal opción. En cuanto a los bonos del Tesoro de Estados Unidos, el activo sin riesgo para quienes tienen de referencia el dólar, un retorno a 10 años de 2,5% en dólares quizá no resulte tan atractivo. Además, el inversor uruguayo debe pagar impuestos sobre ese retorno, cosa que no ocurre con los bonos de nuestro país.

-De todos modos, los integran en los portafolios que ofrecen a los potenciales inversores...

-Es que pensando en un portafolio de inversiones diversificado, a cinco años, los bonos estadounidenses son imprescindibles componentes de una cartera de ese tipo. Pero también los bonos uruguayos que hoy tienen mayor rendimiento. Y en ambos casos, son inversiones de bajo riesgo. Estamos hablando de largo plazo, recibiendo el valor nominal principal al vencimiento, sin detenerse en las fluctuaciones que habrá en medio.
En el corto plazo siempre hay volatilidad; podemos inferir retornos de mediano y largo plazo, pero en el muy corto plazo es muy difícil. Hay que distinguir la inversión de la especulación. Son dos cosas diferentes.

-La referencia a la deuda uruguaya en pesos como una inversión atractiva es algo destacable de la realidad actual…

-Le costó mucho tiempo a Uruguay llegar a colocar deuda en pesos nominales. Y es uno de los factores a destacar en relación al trabajo de quienes están al frente de la gestión de deuda en nuestro país. Han sido oportunos a la hora de emitir, puntualmente, en cada operación que han realizado en los últimos quince años. En el caso de las colocaciones en pesos nominales, logrando captar la atención de inversionistas que demostraron un gran apetito por esos títulos. Son cosas que claramente nos diferencian de otros países de la región.

-¿Qué aspectos debemos rescatar para entender por qué la deuda uruguaya es un activo que logra tanta demanda?

-No hay un gran volumen de deuda uruguaya en el mercado, en relación con los volúmenes de colocación que se dan en el mercado internacional. Esa cuestión de escala es importante; Uruguay “no inunda la plaza”. Es una buena opción, da un buen rendimiento y es confiable. Tanto como para que los fondos de inversión de bonos de mercados emergentes tienen tenencias de bonos uruguayos y participan activamente en las colocaciones. Por otro lado, las instituciones uruguayas son fuertes y respetadas. Y la imagen de Uruguay es tan fuerte que, mientras alertamos del “ruido” que puede producirse como consecuencia del proceso electoral en Argentina, para quienes invierten en Uruguay no es un dato relevante que estemos ante un proceso eleccionario con un escenario abierto en cuanto a su resultado. No es un factor de incertidumbre, y no hay nadie que nos consulte y plantee dudas a la hora de mantener o no su posición en deuda pública uruguaya. Es una muy buena cosa que habla bien del país.

-¿Cuáles son las condiciones de inversión en la actualidad para la renta variable global?

-Tiene que haber en cualquier portafolio, porque es lo que da mayor retorno a largo plazo. En los últimos 100 años, los índices norteamericanos más conocidos, como Dow Jones o el Santard and Poor´s 500 han rendido alrededor de 5 puntos más inflación; la inflación promedio en ese período está algo por debajo del 3%. Hablamos de un 8%, que se puede esperar como retorno de largo plazo en ese tipo de inversiones. Claro que eso depende de “cómo se entra”, de cómo se construye la cartera, cómo se escalonan las compras, etc. Con un buen plan, implementado, digamos, en seis meses de operaciones, se construye una posición pensando en un horizonte de cinco años. Es una buena opción.

-¿De qué forma se estructuran las distintas opciones para el inversor?

-En HSBC tenemos construidos cinco portafolios estándar, para cinco tipos de inversores diferentes. Desde menor a mayor riesgo. En todos hay presencia de renta variable, que en el de mayor riesgo puede llegar al 80% del total del portafolio. Apuntamos a fondos de acciones norteamericanas, europeos y asiáticos. Cuando un cliente tiene interés en ser asesorado, el proceso se inicia tomando en cuenta sus necesidades. Hay un cuestionario de seis preguntas que evalúa condiciones como el apetito al riesgo, horizonte temporal, sofisticación del cliente, etc. y califica al cliente de 0 a 5. Si la calificación es 0, no hay ningún lugar al riesgo, por tanto lo mejor es mantenerse “a la vista” y no probar suerte en otro tipo de inversiones. A partir del 1, empiezan los cinco portafolios que mencionamos antes.

-¿Qué activos son los más ponderados en la actualidad?

-La deuda de los mercados emergentes, por ejemplo. Monedas, acciones, bonos, es un buen momento para estos activos. Es lo que le pasa con la deuda uruguaya hoy. Además, tenemos una estrategia con el sector inmobiliario global, que se construye a través de lo que se llama real estate investment trust, o sea fideicomisos de inversión inmobiliaria. Al haber bajado las tasas largas, el mercado inmobiliario en países desarrollados, que tiene una alta correlación con las tasas a 30 años ya que se mueve en base a hipotecas, es una buena inversión. Es otro de los activos sobreponderados en este momento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)