OPINIÓN

Por qué Biden tiene que gastar a lo grande

Estados Unidos necesita gastar mucho dinero para superar la crisis y una buena opción, en este contexto, es endeudarse.

Foto: Reuters
Foto: Reuters

Este contenido es exclusivo para suscriptores

¿Cuál debería ser la política económica de Joe Biden si gana (y si los demócratas asumen el control del Senado, para que en verdad pueda promulgar leyes)? Estoy bastante seguro de saber lo que sus economistas creen que debería hacer, pero no tengo la misma certeza acerca de que todos los miembros de su equipo político lo entiendan y me preocupa que los medios de comunicación no estén preparados para el precio de lo que debería y probablemente propondrá.

Así que esto es lo que todos deberían entender: debido al estado actual y el posible futuro de la economía estadounidense, es hora de (a) gastar mucho dinero en el futuro y (b) no preocuparse de dónde viene el dinero. Por ahora, y por lo menos en los próximos años, el gasto deficitario a gran escala no solo está bien, sino que es la única cosa responsable que se puede hacer.

Primero lo primero: si Biden toma posesión como presidente en enero, heredará una nación que todavía estará devastada por el coronavirus. Trump sigue diciendo que ya estamos “dando la vuelta”, pero la realidad es que los casos y las hospitalizaciones están aumentando (y cualquiera que espere que el gobierno de un presidente saliente tome medidas efectivas contra el aumento de casos, está viviendo en un mundo de ensueño). Y no podremos tener una recuperación económica completa mientras la pandemia siga propagándose.

Será crucial proporcionar otra ronda de alivio fiscal a gran escala; en especial, la asistencia a los desempleados y a los gobiernos estatales y locales que tienen problemas de liquidez. El principal objetivo de esta asistencia será humanitario: ayudar a las familias a pagar la renta y llevar comida a la mesa; ayudar a las ciudades y pueblos a evitar recortes devastadores en los servicios esenciales. Sin embargo, también ayudará a evitar una espiral económica descendente, al evitar un posible colapso del gasto de los consumidores y los gobiernos locales.

No obstante, la necesidad de un gasto considerable no acabará con la pandemia. También necesitamos invertir en nuestro futuro. Luego de años de gasto público insuficiente, Estados Unidos necesita desesperadamente mejorar su infraestructura. En particular, debemos invertir de manera importante en la transición hacia una economía ambientalmente sostenible. Y también deberíamos hacer mucho más para ayudar a los niños a crecer y convertirse en adultos saludables y productivos; Estados Unidos gasta vergonzosamente poco en ayuda a las familias en comparación con otras potencias.

Pero, ¿cómo podemos pagar toda esta inversión? Mala pregunta.
A veces se oye a la gente decir que el gobierno debería manejarse como un negocio. Esa es una pobre analogía en muchos sentidos. Sin embargo, por si sirve de algo, piensen en lo que hacen las empresas inteligentes cuando se enfrentan a grandes oportunidades de inversión y tienen acceso a capital barato: recaudan mucho dinero.

Acabamos de ver que el gobierno de Estados Unidos necesita invertir grandes sumas en el futuro. ¿Qué hay del acceso al capital? La respuesta es que hay un exceso de ahorro mundial: las sumas que los individuos quieren ahorrar superan constantemente las sumas que las empresas están dispuestas a invertir. Y esta situación —el ahorro privado listo para salir y sin ningún lugar a donde ir— se traduce en costos de endeudamiento extremadamente bajos para el gobierno. En febrero, antes de que el coronavirus ocasionara una recesión, la tasa de interés promedio de los bonos estadounidenses a largo plazo protegidos contra la inflación era menos del 0,12%.

En estas condiciones sería realmente irresponsable que el gobierno federal no asuma préstamos a gran escala para invertir en el futuro.

¿Pero no deberíamos preocuparnos por aumentar la deuda del gobierno? No. Cuando un gobierno puede pedir prestado con tasas de interés bajas y, en particular, cuando la tasa de interés de la deuda está muy por debajo de la tasa de crecimiento a largo plazo de la economía, la deuda no es un problema importante. No supone ninguna amenaza para la solvencia del gobierno; no compite de manera significativa con la inversión privada.

Y nada más para que quede claro, no estoy tratando de promover un punto de vista radical ni heterodoxo. A estas alturas, estar a favor de un gasto deficitario a gran escala y de una actitud relajada hacia la deuda es totalmente corriente. El ex economista jefe del Fondo Monetario Internacional, los economistas de centro del gobierno de Barack Obama y (discretamente) Jerome Powell, el presidente de la Reserva Federal, son de esa opinión.

Los analistas apartidistas del sector privado también tienen una gran influencia en la economía de las propuestas de gasto de Biden. Moody’s Analytics predice que el PIB real sería un 4,5% más elevado con el plan de Biden que de continuar con las políticas de Trump; Goldman Sachs dice que sería un 3,7%. A ninguno de los dos les preocupan los efectos sobre la deuda.

Así que la mayoría apoya las políticas económicas de Biden (¡si gana!) de gastar a lo grande, primero para superar la pandemia que heredará y después para construir un futuro mejor. ¿Pero la política se interpondrá en el camino?

Es un hecho que los republicanos, que guardaron silencio sobre los déficits de Trump, de repente declararán la deuda como una amenaza existencial con un demócrata en la Casa Blanca. Las verdaderas preguntas son si los centristas y los medios de comunicación se creerán la histeria del déficit, como lo hicieron en los años de Obama, y si los miembros del equipo de Biden se acobardarán.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados