JUAN SÁNCHEZ

Las barbas del vecino

"La religión es el opio de los pueblos", frase del filósofo alemán Karl Marx nacido hace 200 años. Desde entonces las sociedades han cambiado y la democracia con sus imperfecciones ha logrado dilucidar los problemas de discriminación y desintegración más evidentes, pero nos va dejando otros.

La evolución de las sociedades globalizadas abrió grietas grandes y complejas que ni las más avanzadas lograron eliminar. En las latinoamericanas, los signos de desintegración y delincuencia son muy potentes y empezamos a advertir que el poder está tan asociado a esos males que termina constituyéndose en "el opio" de sus gobiernos, con tres consecuencias lamentables: abuso, corrupción y justificación de fines por cualquier medio. Esto afecta la credibilidad y debilita las instituciones y también la economía.

Estimaciones realizadas sobre costos de la corrupción la ubican en una magnitud similar o superior a los déficit de infraestructura y puede diferir según se consideren o no los costos directos.

La crisis se importa.

A principios de los 2000, Uruguay estudió con las multilaterales introducir cambios, hoy ya incorporados a los mercado financiero y de capitales (Fideicomisos, UI, desdolarización), a pesar de ello tuvimos que entrar en crisis para que se impusieran por la fuerza de la realidad y las condiciones de los acreedores. Resistencia al cambio y cierto chovinismo en la creencia de que lo que se vivía en la región desde fines de los ´90 nos era ajeno. El ex Presidente quiso creer que los males venían de la Argentina, pensamiento pueril. Si hoy pensamos que lo que le pasa a los vecinos es un tema también lejano, tarde o temprano nos sorprenderemos. Estos errores y omisiones más algunas irregularidades, terminaron en comisiones parlamentarias sin consecuencias. Hoy el entorno regional desborda de inestabilidad y no es un buen consejo repetir el error de minimizar el impacto de esa inestabilidad regional y menos suponer que estamos blindados.

Moctezuma.

En un diálogo poco usual en Nueva York tuvimos la oportunidad de entender un poco mejor la vinculación entre dirigentes y delincuentes a través de la historia de un colombiano con nombre épico, Moctezuma, Teniente de un cuerpo de elite de la logística del combate al narcotráfico y lavado que trabajaba conjuntamente con los servicios secretos de Estados Unidos y al que finalmente le concedieron asilo en este país. Responsable por la detención de jerarcas políticos vinculados con estos crímenes por lo que recibió condecoraciones y una extraña destitución .

La sociedad entre jerarcas, narcotraficantes y otros actores interpela la conciencia colectiva frente a la irresponsabilidad inexcusable de la ausencia de Justicia o la pasividad legislativa en algunos países.

Ley del Marconi.

En Uruguay, lejos de esa realidad, igualmente existen actividades y ciertas zonas o barrios donde se imponen otras lógicas de convivencia y no siempre la ley. La escala no es comparable, pero la lógica de los grupos es similar.

La teoría económica y la ideología política han quedado huérfanas de ideas para interpretar esta realidad y con el tiempo se desdibujaron. Hay una vinculación inexplicable entre delincuentes y dirigentes y entre actividades legales e ilegales, lo que antes era una rareza, hoy lo estamos viviendo en algunos barrios. "Líderes" a todo nivel imponen reglas de juego, dan o quitan autoridad y seguridad. No se discuten sus condiciones ni sus decisiones sobre lo que está bien y lo que está mal.

Una nota del periodista Luis Majul a la Diputada Carrió y un editorial posterior aportan cierta luz sobre las razones de la gran corrupción en la Argentina de los últimos años. Apuntan a una motivación pseudo-filosófico-política para justificar el cohecho, la corrupción y otros delitos. La muerte de Kirchner habría marcado cambios en la estrategia que hizo esto más evidente. Es la misma lógica que justifica el accionar terrorista y no es patrimonio de Argentina.

Evitar que la resignación ante la violencia y el delito se imponga en Uruguay debería ser una preocupación de los líderes políticos para no dañar la imagen de país serio y seguro que por suerte todavía tenemos. La lógica de patota de ciertos grupos que golpean un médico, un chofer de Uber o presionan al Presidente debe desestimularse.

Comienzo quieren las cosas, pero esperemos que estas conductas no sigan prosperando, por el bien de todos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)